Salud

México tendrá que apañarse con menos de 250,000 vacunas en diciembre

2020-12-04

Está previsto que el plan de vacunación se dé a conocer el próximo...

Elías Camhaji | El País

México.- Las vacunas contra el coronavirus llegarán a cuentagotas a México. El país latinoamericano cerró esta semana un contrato con Pfizer para comprar 34,4 millones de dosis, que inmunizarán a 17 millones de personas, pero menos de 250,000 inyecciones estarán disponibles para este mes, ha reconocido el Gobierno. Está previsto que el plan de vacunación se dé a conocer el próximo martes, pero se ha adelantado que se dará prioridad al personal de salud que atiende la pandemia. El prototipo de la farmacéutica estadounidense necesita de dos aplicaciones, por lo que la primera ola de vacunas cubrirá menos que los 151.857 trabajadores sanitarios que se han contagiado en el país, según datos oficiales. Las autoridades esperan paliar la escasez con la llegada de los suministros de la china CanSino y de la británica AstraZeneca, prevista para los primeros meses del próximo año, de acuerdo con la Secretaría de Relaciones Exteriores.

El optimismo tras la consecución del acuerdo con Pfizer y BioNTech se ha empezado a topar con las dificultades logísticas de una vacuna altamente demandada en el mundo y con una capacidad de producción limitada. La farmacéutica ha tenido problemas en su cadena de suministros y producirá solo 50 millones de vacunas antes de que termine el año, la mitad de lo que había previsto, adelantó The Wall Street Journal.

Al tratarse de una emergencia sanitaria, el Gobierno ha prometido una autorización expedita para el prototipo, que aún no se ha aprobado para venta y distribución, un escollo que busca superarse mientras los reguladores de otros países den su visto bueno. El presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha dicho este jueves que está previsto que Estados Unidos apruebe la comercialización el próximo 10 de diciembre y que México lo hará “unos días después”.

El próximo martes será un día clave porque será cuando las autoridades expliquen el reparto de la vacuna en esta primera etapa. El plan, dicen las autoridades, ya está listo, pero no se ha dicho cómo, cuándo y dónde se distribuirá. Se dará a conocer también una estrategia de comunicación que tendrá que lidiar con la ansiedad y las expectativas de 127 millones de habitantes, así como una estrategia para vigilar síntomas y efectos secundarios en el terreno. Con el anuncio del contrato de Pfizer han empezado a surgir dudas sobre la posibilidad de que surja, incluso, un mercado negro de dosis, que el Gobierno espera combatir con la promesa de que cada mexicano tendrá acceso gratuito a la vacuna.

El cálculo inicial de vacunar hasta 2,6 millones de personas este mes parece una meta cada vez más lejana, a la espera de que se logre cerrar un acuerdo sorpresivo con las farmacéuticas. Aun así, las autoridades ya tenían previsto un inicio complicado, con pocas vacunas disponibles en el inicio. Conforme avancen los meses el reto se invertirá: lo difícil será administrar un portafolio que incluya a Pfizer, CanSino, AstraZeneca y, probablemente, Moderna, por medio del mecanismo Covax. Pendiente también está la Sputnik V, de la que las autoridades sanitarias aún no han tenido información contrastada por fuentes de fuera de Rusia sobre su eficacia, según se dijo en los informes diarios sobre el avance del virus.

Esa cifra de 2,6 millones de personas vacunadas para diciembre sale de una declaración en octubre de Arturo Herrera, secretario de Hacienda. Se trata solo de dosis compradas a Pfizer y CanSino, con un margen de que lleguen hasta enero. El número de personas inmunizadas al finalizar marzo de 2021, según Herrera, será de alrededor de 20 millones de mexicanos. Todo esto depende de que empiecen a llegar los suministros, de que sean aprobados y de la logística para hacer el reparto, sobre todo por las condiciones de ultracongelación que requiere la vacuna de Pfizer. La vacuna china puede acelerar el proceso: se aplica en una sola dosis.

Otro tema relevante son los precios. México apostó por el prototipo de AstraZeneca y la Universidad de Oxford, con un acuerdo de intención para producir y distribuir alrededor de 250 millones de dosis junto a Argentina, para distribuir a otros países. Es una vacuna cinco veces más barata que la de Pfizer y siete veces menos cara que la de Moderna, según las propias compañías. Las autoridades mexicanas han dicho que hay cláusulas de confidencialidad que impiden dar detalles del convenio firmado con Pfizer, aunque el precio fijado por la farmacéutica ronda los 40 dólares por paciente inmunizado, es decir, tras recibir dos dosis.

López Obrador dijo esta semana que se destinarán 20,000 millones de pesos (unos 1,000 millones de dólares) solo para adquirir vacunas. En aquella presentación de Herrera en octubre, sin embargo, se calculó que si México lograba amarrar las 198 millones de dosis que había negociado con los laboratorios —34,4 millones de dosis de Pfizer; 77,4 millones de AstraZeneca, 35 millones de CanSino y 51,5 millones a través de Covax— el costo total sería de más de 35.150 millones de pesos (1.659 millones de dólares). Esa diferencia se saldaría al concluir el próximo año en pagos mensuales contra entrega, según las autoridades.

“El primer lote con 250,000 dosis llegará en los próximos días. La fecha exacta todavía no la podemos comunicar, porque dependerá de cómo camine el cronograma de actividades que se tiene”, explicó José Luis Alomía, director de Epidemiología, en la conferencia de este martes. Con muchas decisiones difíciles en puerta, sobre todo de quién recibirá la vacuna primero, el mensaje desde el Gobierno es pedir paciencia y cautela, ante una salida a la pandemia que apunta a tomar todavía varios meses.



Jamileth