Formato de impresión


Kazajistán, un ejemplo de civilización y valentía: Papa Francisco


2022-09-21

Adriana Masotti - Vatican News

Francisco dedicó la catequesis de la Audiencia General al reciente viaje apostólico al país asiático: Encontré un lugar donde se valora la paz y la fraternidad, donde la política y la religión tienen la misma dignidad, y donde se han tomado decisiones positivas, como el rechazo de las armas nucleares desde el principio.

En su catequesis el Papa Francisco repasó las principales etapas de su reciente viaje a Kazajistán para subrayar el significado de los momentos vividos y agradecer al Presidente de la República, a las autoridades, a los obispos y a todos los que colaboraron en su acogida en el país.

Kazajstán, un lugar de convivencia y encuentro

El Papa recordó que el motivo principal de su visita fue su participación en el VII Congreso de Líderes de las Religiones Mundiales y Tradicionales, promovido en la capital Nursultán por el gobierno local, que desde hace 20 años quiere presentar su país al mundo "como un lugar de encuentro y diálogo, en este caso a nivel religioso y por tanto protagonista en la promoción de la paz y la fraternidad humana".

“Esto significa poner a las religiones en el centro del esfuerzo por construir un mundo en el que nos escuchemos y respetemos en la diversidad. Y esto no es relativismo, no: es escuchar y respetar. Y el mérito es del gobierno kazajo que, habiéndose liberado del yugo del régimen ateo, propone ahora una vía de civilización que mantiene unidas la política y la religión, sin confundirlas ni separarlas, condenando claramente el fundamentalismo y el extremismo. Es una posición equilibrada de unidad”.

La Declaración, fruto de un largo viaje

El Papa Francisco destaca la continuidad de la Declaración Final aprobada por el Congreso con la firmada en Abu Dhabi en febrero de 2019 sobre la Fraternidad Humana y señala este paso como el "fruto de un camino que comenzó desde lejos":
    
“Pienso, por supuesto, en el histórico Encuentro Interreligioso por la Paz convocado por San Juan Pablo II en Asís en 1986, tan criticado por personas poco previsoras; pienso en la mirada clarividente de San Juan XXIII y San Pablo VI; y también en la de grandes almas de otras religiones -sólo mencionaré a Mahatma Gandhi. Pero ¿cómo no recordar a tantos mártires, hombres y mujeres de todas las épocas, lenguas y naciones, que han pagado con su vida su fidelidad al Dios de la paz y la fraternidad? Lo sabemos: los momentos solemnes son importantes, pero luego es el compromiso diario, es el testimonio concreto que construye un mundo mejor para todos”.

El no de Kazajstán a las armas nucleares

El viaje fue también una oportunidad para reunirse con las autoridades de Kazajistán y la comunidad eclesiástica, continuó Francisco, subrayando la vocación de ese país, donde conviven ciento cincuenta etnias y más de ochenta lenguas, de ser un "país de encuentro, de culturas, de lenguas"'. Una vocación, dice, que hay que fomentar y apoyar.

“También esperaba que pudiera continuar la construcción de una democracia cada vez más madura, capaz de responder eficazmente a las necesidades del conjunto de la sociedad. Es una tarea ardua, que lleva tiempo, pero ya hay que reconocer que Kazajstán ha tomado decisiones muy positivas, como la de decir "no" a las armas nucleares y la de las buenas políticas energéticas y medioambientales. Esto fue valiente. En un momento en el que esta trágica guerra nos lleva a que algunos piensen en las armas nucleares, esa locura, este país ya está diciendo "no" a las armas nucleares”.

Una Iglesia pequeña pero llena de alegría

De la Iglesia local, el Papa destaca la alegría y el entusiasmo. Los católicos son una minoría, dice, "pero esta condición, si se vive con fe, puede dar frutos evangélicos". Y continúa señalando algunas de ellas:

"En primer lugar, la bendición de la pequeñez, de ser levadura, sal y luz, confiando únicamente en el Señor y no en alguna forma de relevancia humana. Además, la escasez numérica invita a desarrollar las relaciones con los cristianos de otras confesiones, y también la fraternidad con todos. Así que rebaño pequeño, sí, pero abierto, no cerrado, no a la defensiva, abierto y confiado en la acción del Espíritu Santo, que sopla libremente donde y como quiere".

Los numerosos mártires de esta Iglesia

En Kazajistán, muchos fueron los hombres y mujeres que dieron su vida por el Evangelio durante el período de persecución de la Iglesia, añade el Papa Francisco:

““Los mártires: los mártires del pueblo santo de Dios, porque sufrieron décadas de opresión atea, hasta su liberación hace 30 años, hombres y mujeres que sufrieron mucho por la fe durante el largo período de persecución. Asesinado, torturado, encarcelado, por la fe”.”

La Cruz de Cristo, el ancla de la salvación que nunca defrauda

Un recuerdo y una imagen más: "la explanada de la Expo 2017, rodeada de arquitectura ultramoderna" donde el Papa presidió la misa en la fiesta de la Exaltación de la Cruz.

Francisco comenta: "En un mundo en el que se entremezclan el progreso y el retroceso, la Cruz de Cristo sigue siendo el ancla de la salvación: un signo de esperanza que no defrauda porque se funda en el amor de Dios".

La reflexión del Papa concluye con la esperanza de que el camino realizado dé frutos para Kazajistán y para la vida de esa Iglesia.
 



aranza


Copyright ElPeriodicodeMexico.com