Formato de impresión


Alberto Vilar


2008-01-08

Wall Street Inversiones

Alberto Vilar nació en Cuba. Su padre fué uno de los más grandes empresarios azucareros con inmensas plantaciones de caña en la isla. Desde pequeño amó la musica y la opera. Su padre temia que el niño terminara siendo cura... o algo peor aún. De alli que su decición fuera rápida. Lo obligó a estudiar matemáticas y finanzas.

Todo transcurría perfectamente en el mundo de la familia hasta que Fidel entró a la Habana. Cuando llegó Castro, salieron disparando de la isla. Y como se puede ver, al joven Alberto no le fué tan mal. Con el correr del tiempo y en base a mucha experiencia y talento, se transformó en un inversor exitoso.

Durante 1981 pegó el gran salto en Wall Street. En poco tiempo su cuenta bancaria se incrementó en dos millones de dolares. Logró realizar muchas inversiones en empresas que resultaron ser la gallina de los huevos de oro.

Fué el primer inversor que compró papeles de Oracle, Microsoft y otras perlas similares. En Nueva York se hizo famoso por su olfato. Adquirió los títulos de Cisco por solo 60 centavos de dolar, compró AOL a 30 centavos de dolar. Las cotizaciones se dispararon y ganó una fortuna formidable.

Como es normal en éstos casos, creó su propia firma de inversiones y los dólares comenzaron a llover. Su empresa, Amerindo Investment Advisors, administra el dinero de inversores institucionales asi como la riqueza de grandes inversores privados, quienes confian ciegamente en su buen olfato.

De millonario se transformó en super-multimillonario. La vida le sonreía. Solo le faltaba una cosa: palmeras y mulatas caminando por las espléndidas playas de Varadero. Pasa la mitad de su tiempo en el Viejo Continente. Su debilidad son las grandes capitales europeas. Salzburgo, Milan, Viena, pero principalmente en Londres, donde la firma tiene su filial europea.

Cuando se encuentra en Nueva York sus dias son monótonos. Se levanta a las 5 de la mañana y entre las 6 y 7 se lo puede ver tomando café en los locales de Starbucks. De 7 a 8 lee los diarios en su oficina y a partir de esa hora comienza "su guerra" en Wall Street. Despúes de 12 horas de trabajo abandona su oficina y va a cenar al "Alberto Vilar Grand Tier", un exquisito restaurant que lleva su nombre.

Actualmente vive en Nueva York, donde posee una penthouse de 30 habitaciones. Sus pasiónes son la musica clásica y la opera. Y naturalmente, ganar millones de dolares en la bolsa. Y tiene tantos Greenbacks que en los últimos años se permitió ayudar (con más de 200 millones de dolares) a poner en escena distintas obras alrededor del mundo. Cientos de ellas y en todas las capitales operísticas del planeta.

Pero sus dolares no fueron a parar solo a la opera en Salzburgo, la Scala de Milan, la Metropolitan Opera de Nueva York o el Teatro Mariinski en San Petersburgo. Tambien patrocina la formación de cantantes y ayuda a renovar salas, financia proyectos, fomenta las producciones e impulsa la cooperacón entre instituciones culturales.

Alberto Vilar es considerado uno de los mejores profesionales del sector de fondos de inversiones tecnológicos y maneja un volumen de inversiones de más de 2,000 millones de dolares. Vilar se a ganado una muy buena fama en el sector de internet. Muchos inversores han obtenido estupendas ganancias con el fanático de la opera.

Hasta no hace mucho consideraba que los tiempos dorados de empresas como Cisco Systems e Intel ya pasaron, como en su momento sucedió con IBM. Tambien opina que la importancia de la PC se reducirá en el futuro y que la telefonía móvil será cada vez más importante. Una de sus favoritas era AOL, quien como empresa multimedios jugaría un rol determinante en la comunicación y el entretenimiento.



EEM


Copyright ElPeriodicodeMexico.com