Formato de impresión


Arrastra la PGR una estructura obsoleta, acusa Murillo Karam


2012-12-18

JESÚS ARANDA Y JOSÉ ANTONIO ROMÁN, La Jornada

El gobierno de Enrique Peña Nieto descalificó la política de seguridad en el sexenio de Felipe Calderón, al señalar que existe "un alto nivel de violencia" y falta de confianza de la sociedad en sus autoridades.

Al hacer un diagnóstico de la situación que vive el país, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, y el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, aseveraron que pese a que se incrementaron más del doble los recursos destinados a la seguridad, también aumentaron los delitos.

Agregaron que la captura y el abatimiento de grandes líderes del narcotráfico "provocó un proceso de fragmentación de grupos", cuyos capos son "más violentos y mucho más peligrosos", y que debido a la violencia relacionada con el crimen organizado "las ejecuciones son la segunda causa de defunción en México".

Al hablar en la segunda sesión extraordinaria del Consejo Nacional de Seguridad Pública, realizada en Palacio Nacional, ambos señalaron que la primera tarea del gobierno de Enrique Peña Nieto será recuperar la confianza de los ciudadanos en sus autoridades y "mover al gobierno y a la sociedad, para el restablecimiento del orden y la paz".

Osorio Chong aseveró: "existe entre la sociedad la percepción de corrupción e impunidad, de que quienes lastiman a la sociedad no son castigados".

Al dar a conocer un diagnóstico sobre la situación actual, el titular de Gobernación sostuvo que la población percibe la criminalidad como el problema más importante que se debe combatir, ya que siete de cada 10 mexicanos se sienten inseguros ante el incremento de homicidios, extorsiones, secuestros, robo con violencia y otros delitos.

Murillo Karam aseguró que la Procuraduría General de la República (PGR) "arrastra a través de los años una estructura que no corresponde a la realidad actual, porque fue acondicionándose de manera desordenada para responder a la coyuntura", lo cual afectó su capacidad para cumplir con sus obligaciones.

"Efectos perversos"

La "ausencia de objetivos generales, permanentes y sistémicos" entre las instituciones de seguridad e impartición de justicia derivó en falta de coordinación e investigación de los delitos, lo que abonó "a la impunidad y falta de resultados", afirmó.

En alusión a la controvertida figura del arraigo, comentó que "las medidas extraordinarias" produjeron un efecto perverso, al convertirse casi en el único mecanismo de consignación, "violentando con frecuencia derechos fundamentales, situación que nos muestran claramente las dramáticas estadísticas sobre el tema".

Afirmó que, a pesar de que se incrementó el número de policías y agentes del Ministerio Público, éstos fueron incapaces de enfrentar una delincuencia creciente en posibilidades y recursos.

Mencionó que la reforma constitucional de 2008, para implementar el sistema penal acusatorio y los juicios orales, lleva en el ámbito federal "avances ínfimos", ante la falta de leyes que reglamenten el nuevo modelo constitucional.

Lamentó que el sistema penitenciario, además de insuficiente, haya perdido su misión de reinserción social.

A su vez, el titular de Gobernación sostuvo que los niveles de violencia en regiones del país están relacionados con el mercado del narcotráfico y con variables estructurales, como pobreza, deficiente cultura de la legalidad, falta de coordinación y debilidad institucional.

Osorio Chong descalificó también la postura recurrente del ex presidente Calderón en materia de asesinatos, al precisar que si bien su promedio por cada 100 mil habitantes es similar al de otros países del continente, "el dato significativo es la tasa de crecimiento de homicidios, que se ubica como una de las mayores en el mundo".

En materia de derechos humanos, el funcionario señaló que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos registra 8 mil 902 quejas por tortura, tratos crueles, inhumanos o degradantes de 2005 a 2011.

Agregó: "no creemos en el discurso que reparte culpas, justificaciones, ineficiencias o pretextos. Entendemos que el éxito o fracaso es responsabilidad de todos", lo que también contrastó con el discurso de Calderón, quien en varias ocasiones cuestionó la labor de los gobiernos de los estados.



PCesar


Copyright ElPeriodicodeMexico.com