Formato de impresión


Ambicioso plan de López Obrador, con siete mega proyectos


2018-07-25

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 24 JUL - El presidente electo de México, Andrés López Obrador, anunció un ambicioso plan de infraestructura para los seis años de su gestión que inician en diciembre próximo, sobre los que busca basar el crecimiento económico y reducir la fuerte desigualdad social.
    
La estrategia consta de siete megaproyectos, que incluyen un nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México, que está en marcha pero será sujeto a revisión y podría inclusive cambiar de sede.
    
También contempla obras para unir la franja más angosta del territorio nacional, el Istmo de Tehuantepec y un tren entre Cancún y Palenque, al sureste del país.
    
Se prevé, además, la construcción de 300 caminos rurales, con el uso intensivo de mano de obra en los sureños estados de Oaxaca y Guerrero para crear unos 50,000 empleos en una de las franjas más pobres del país.
    
El plan contempla comunicar a todo el país por medio de Internet y reconstruir los inmuebles dañados por los sismos de septiembre de 2017.
    
Finalmente, se incluyen acciones para cambiar el rostro en los arrabales de las ciudades fronterizas y turísticas, así como de la zona metropolitana de la Ciudad de México.
    
Por ahora, López Obrador evitó dar cifras específicas pero sólo para 2019 se prevé destinar unos 25,000 millones de dólares en estos "programas prioritarios". Algunos analistas consideran que el politólogo de centroizquierda de 64 años, que arrasó en las urnas con el 53% de los votos, se inspiró en un plan similar lanzado por el ex presidente brasileño Luiz Inazio Lula da Silva al inicio de su gestión.
    
Aunque no lo mencionó en el anuncio oficial de la iniciativa, el sucesor del presidente Enrique Peña anunció que construirá una refinería y rehabilitará otras seis que funcionan muy por debajo de su capacidad. Gerardo Esquivel, futuro viceministro de Finanzas, se encargará revisar cuánto dinero necesita cada proyecto específico.
    
López Obrador también planteó durante su campaña la intención de aumentar el número de represas hidroeléctricas, fomentar la creación de azoteas solares en casas y empresas y reducir las importaciones de gas natural provenientes de Estados Unidos.
    
Se prevé además incentivar, mediante estímulos tributarios y acceso a créditos, a industrias locales para fabricar partes para plantas de energías renovables y crear las condiciones para que, al término de su gobierno, en todo el país circulen unos 100,000 autos que funcionen con energía solar. "La inversión en infraestructura es la palanca más efectiva para impulsar el desarrollo económico, considerando su efecto multiplicador en diversas ramas productivas", señaló López Obrador en su Proyecto de Nación 2018-2024 publicado antes de iniciar su campaña política.
    
Sus rivales criticaron duramente sus planes durante uno de los tres debates cara a cara que fueron televisados.
    
Por ejemplo, el ex candidato conservador Ricardo Anaya, le echó en cara que el proyecto para crear un corredor "transístmico" en Tehuantepec. López Obrador admitió que, en efecto, existe un corredor, pero desde la época del dictador Porfirio Díaz, a principios del siglo XX, pero argumentó que está "en el abandono".
    
"Estoy planteando unir a los países de Asia con los de la costa este de Estados Unidos. Será un corredor para la comercialización de productos y hacer una vía férrea para el traslado de contenedores de carga con un tren de carga", respondió el candidato.
    
El aeropuerto de la capital es otro de los proyectos que suscita controversias, pues López Obrador cuestiona que el actual, impulsado por Peña Nieto, y a un costo de unos 13,000 millones de dólares, es demasiado costoso y recaerá sobre las arcas públicas.



Jamileth


Copyright ElPeriodicodeMexico.com