Formato de impresión


El futuro económico de Latinoamérica está en sus propias manos


2019-02-21

Por: Javier Ordovàs 

Respetando las leyes naturales

Dos grandes datos macroeconómicos:

- 27 millones de jóvenes trabajando de manera informal en Latinoamérica.

- Las pensiones de más de 80 millones de latinoamericanos peligran si no se reforma el sistema

Latinoamérica tiene su propia historia y cultura, no necesita imitar a Europa pero, inteligentemente debe aprender de las experiencias vividas ya por los europeos para no tropezar en la misma piedra.

En estos dos grandes temas Europa ha fallado.

El descenso de la tasa de natalidad europea hasta llegar, en algunos países a tasas negativas de crecimiento poblacional, es uno de los factores que está influyendo en el estacionamiento y recesión económica generando, entre otros,  dos graves problemas:

- Los jóvenes en Europa no encuentran empleo

- Los ancianos europeos no tienen asegurada su pensión, o está congelada.

Temas, ambos, que están directamente relacionados entre si.  Sin mencionar otros problemas derivados como la necesidad de contar con los inmigrantes en los ciclos de coyuntura económica de alza para luego, en los ciclos coyunturales de baja, tener un grave problema social y económico con esos mismos inmigrantes.

En América Latina y el Caribe hay poco más de 20 millones de jóvenes que no estudian ni trabajan.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) informó que al menos 27 millones de jóvenes trabajan en condiciones de informalidad en América Latina y el Caribe, e hizo un llamado para adoptar medidas urgentes de transición a la formalidad con el fin de garantizarles un futuro mejor y aprovechar su aporte para el progreso social y económico de los países.

“El desempleo juvenil es muy elevado, pero es apenas la punta del iceberg del problema de falta de oportunidades para quienes recién inician la vida productiva”, dijo Elizabeth Tinoco, Directora Regional de la OIT para América Latina y el Caribe, en el marco de una reunión regional sobre este tema que se inició en la capital peruana.

El envejecimiento de la población amenaza con incrementar el gasto de las pensiones en América Latina y el Caribe.

No se puede considerar que hay un crecimiento económico, si no va acompañado de equidad social. Sólo un 45% de los trabajadores aportan a un plan de retiro.

Tres organismos multilaterales exhortaron recientemente a los gobiernos latinoamericanos a abordar cuanto antes reformas en el manejo de las pensiones para evitar la pobreza en la tercera edad, en un continente en el que la población adulta es cada vez mayor.

Al difundir un informe sobre el panorama regional de las pensiones elaborado junto al Banco Mundial y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Luis Alberto Moreno calificó el manejo de las pensiones como el "desafío principal" para construir un sistema de protección social a largo plazo.

Moreno subrayó la urgencia de las reformas ya que la porción de latinoamericanos mayores de 65 años pasará en 30 años del 7% actual a casi el 20%, pero actualmente sólo un 45% de los trabajadores aportan a un plan de retiro.

"Sin reformas, entre 63 y 83 millones de personas carecerán de pensión", advirtió Moreno. "En este momento estamos disfrutando de un bono demográfico que no podemos desaprovechar".

América Latina tiene que respetar el crecimiento natural de la población y mantener la equidad para no caer en el mismo fracaso europeo.


 



regina


Copyright ElPeriodicodeMexico.com