Formato de impresión


México teme que Trump abandone el TLC


2019-03-13

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO.- El Tratado de Comercio México-Estados Unidos y Canadá, (T-MEC), antes conocido como NAFTA, podría ser ratificado en el mejor de los casos el tercer trimestre del año, para que entre en vigencia el 1 de enero de 2020, de acuerdo con empresarios.
    
Eugenio Salinas, representante del sector empresarial durante la renegociación, dijo que si alguno de los países involucrados sugiriera abrir uno de los temas acordados "se abriría la Caja de Pandora".
    
Salinas indicó que a mediados de abril se difundirá un estudio en Estados Unidos de la Comisión de Comercio Internacional sobre el impacto del T-MEC sobre la economía y a partir de ahí "existe la oportunidad" de que Trump lo envíe al Congreso.
    
Sin embargo, los mismos hombres de negocios y el propio gobierno temen que se hagan realidad los peores pronósticos sobre el futuro de este instrumento, que triplicó el comercio trilateral durante los 25 años de vigencia.
    
El peor escenario sería que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decida cualquier día abandonar el antiguamente llamado TLCAN, dejando en vilo el intercambio regional.
    
La medida podría ser adoptada como una forma de presionar a la oposición demócrata para que ratifique la nueva versión del instrumento, suscrita el último día de noviembre pasado por Trump con el entonces presidente Enrique Peña Nieto y con el primer ministro canadiense Justin Trudeau, en Buenos Aires.
    
Por ahora, el llamado USMCA o T-MEC se mantiene operando en su versión antigua, en medio de dudas de que los demócratas, que reconquistaron la mayoría en la Cámara de Representantes en las elecciones de noviembre pasado, ratifiquen el convenio modernizado después de más de año de tensas negociaciones.
    
La jefa de los demócratas en la Cámara Baja, Nancy Pelosi, ha dicho que no ratificaría el T-MEC a menos que incluya reformas laborales, pero el mecanismo de "fast track" no prevé introducir modificaciones sino sólo rechazarlo o aprobarlo.
    
Una de las salidas "salomónicas" que podría haber para superar este escollo es que el gobierno mexicano acepte esas enmiendas en los anexos del acuerdo, pero los demócratas podrían no quedar satisfechos con esta fórmula.
    
Moisés Kalach, coordinador del Consejo Consultivo Estratégico de negociaciones Internacionales en la renegociación, señaló que se reunió con Alfonso Romo, el poderoso jefe de la Oficina del presidente Andrés López Obrador.
    
En el encuentro, al que asistió Antonio del Valle, presidente del Consejo Mexicano de Negocios, se admitió que está "latente el riesgo de" cancelación del acuerdo, pero se convino "trabajar en subir el costo de salida con los aliados, sobre todo con el sector empresarial público y privado en Estados Unidos".
    
"Creo que hemos sido muy exitosos todos en hacerlo y la formación de esta coalición es un símbolo más de que estamos en este juego y podemos ser muy efectivos", afirmó Kalach, sobre la formación de una coalición informal de empresarios para defender el tratado.
    
Para el dirigente empresarial, mientras exista "el tratado original, hay garantías de reglas claras en el comercio entre los tres países" pero no se descarta que Trump decida usar su "arma secreta" y echar mano del artículo 2205 para intentar poner contra la pared a los demócratas.
    
La cláusula permite a cualquiera de las partes abandonar el tratado, previa notificación por escrito con seis meses de anticipación.
    
El temor de México y Canadá y de empresarios estadounidenses no es infundado pues apenas regresó Trump de participar en la cumbre del G-20 en Argentina, donde firmó el nuevo acuerdo, anunció que sacaría a Estados Unidos del acuerdo para presionar a los demócratas a fin de que ratifiquen rápido el documento.
    
Durante su regreso de Buenos Aires, Trump señaló que "voy a terminar formalmente el NAFTA dentro de poco tiempo" porque "ha sido un desastre para Estados Unidos", pero hasta ahora no ha cumplido esta amenaza.
    
En ese escenario, los tres países volverían a las reglas previas a 1994, bajo las pautas de la Organización Mundial del Comercio (OMS) cuando el tratado original entró en vigencia.



Jamileth


Copyright ElPeriodicodeMexico.com