Formato de impresión


Estudia López Obrador otorgar medios a Iglesias 


2019-04-19

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO, 19 ABR - El gobierno del presidente Andrés López Obrador abrió un nuevo frente de polémica cuando anunció que estudia la posible entrega de concesiones a las Iglesias, incluyendo la evangélica y la católica, para que operen medios de comunicación a fin de difundir sus mensajes.
    
El mandatario izquierdista dijo esta semana que el ministerio de Gobernación realiza un análisis para determinar la factibilidad de que las asociaciones religiosas "puedan tener acceso a los medios de comunicación".
    
Para ello, dijo que instruyó al viceministro de esa cartera Zoe Robledo a determinar "la certeza de que no existe ninguna objeción legal que impida esta apertura".
    
El aviso de inmediato suscitó suspicacias entre expertos y líderes políticos por cuanto temen que ello conduzca a erosionar el Estado laico y aumente la creciente influencia política de poderosos grupos religiosos, en particular protestantes, con quienes el mandatario ha tenido un fuerte acercamiento.
    
El catedrático del Colegio de México y experto en religiones Roberto Blancarte afirmó que el contenido de los medios de comunicación "debe ser inclusivo y algunas asociaciones religiosas pueden no serlo".
    
Otorgarle (espacios en medios de comunicación) en forma "corporativa o clientelar" a un grupo de evangélicos "no reflejará la posición de otras asociaciones religiosas, porque será sólo un pequeño grupo" quienes tendrán acceso a esto, expuso el especialista.
    
La coordinadora del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD), Verónica Juárez, dijo que "no se puede permitir que el Estado dé concesiones a grupos religiosos porque se violentaría el laicismo en el país".
    
Por su parte, la activista por los derechos humanos Angélica de la Peña consideró "peligroso" que las iglesias quieran "imponer al Estado formas de pensar, actuar y asuntos relacionados con la gobernanza". El pasado 21 de febrero, el jefe de Estado recibió en Palacio Nacional a 20 líderes cristianos, quienes le solicitarán formalmente concesiones para poder "promover la Biblia en los tiempos oficiales del gobierno", establecidos por la ley como una forma de impuesto en especie. El pastor Arturo Farela, presidente nacional e internacional de la Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice), celebró que por primera vez un presidente reciba a organizaciones protestantes.
    
Este hecho fue ampliamente destacado en los medios locales pues ocurre en el segundo país más católico del mundo, en el cual sin embargo los evangélicos cada vez ganan más terreno sobre todo en el empobrecido sureste del país.
    
López Obrador dijo que recibió "a pastores de la comunidad evangélica al igual que lo hago con católicos, judíos, personas de otras religiones, ateos, no creyentes y librepensadores". El jefe de Estado con frecuencia invoca en sus discursos mensajes de tinte teológico y hasta citas bíblicas, pero no se conoce cuál es su religión.
    
Las Iglesias tienen prohibido desde hace décadas, pero sobre todo desde 1992 cuando se aprobó una Ley de Asociaciones Religiosas, aspirar a una concesión de medios de comunicación. La primera vez el tema saltó a la palestra fue durante los preparativos de la visita del Papa Francisco a México en febrero de 2016, durante la cual miembros de la jerarquía católica formalizaron la petición de que la Iglesia católica tuviera acceso a emisoras de radio y televisión. Las religiones dominantes aspiran a seguir el modelo de Estados Unidos, donde existe la cadena de TV religiosa más grande del mundo, la Trinity Broadcast Network, o de Brasil, con el caso de la Iglesia Universal del Reino de Dios, de Edir Macedo.
    
"Las iglesias evangélicas han tomado ventaja sobre la Iglesia católica en varios países y actualmente sienten que en México tienen ventaja política sobre la Iglesia católica, dadas las creencias del Presidente, y lo quieren aprovechar", alertó el experto en comunicaciones Javier Tejado.
    
Para la Iglesia católica una autorización legal podría ser un arma de dos filos: por un lado les beneficiaría pero por otra perderían ventaja frente al poder creciente de los evangélicos.
    
"En lo social, sería un duro golpe para la Iglesia católica, que no se ha preparado para esta confrontación, pudiendo perder millones de feligreses", advirtió Tejado.



regina


Copyright ElPeriodicodeMexico.com