Formato de impresión


Refuerzan seguridad personal de López Obrador


2019-04-22

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO.- Las medidas de seguridad personal en torno al presidente Andrés López Obrador y su familia fueron reforzadas tras las amenazas de muerte que formuló una organización criminal dedicada al robo de combustible en el estado central de Guanajuato. El mandatario dijo que estas advertencias no afectan su trabajo porque "el que lucha por la justicia no tiene nada que temer" aunque admitió que "yo soy como ustedes, un ser humano y tengo miedo" pero "no soy cobarde".
    
Al mismo tiempo, afirmó que las medidas contra la delincuencia y en general "la transformación" del país "van en serio" y "no vamos a dar ni un paso atrás ni siquiera para tomar impulso".
    
El viernes pasado, el mafioso José Antonio Yépez, "El Marro", uno de los hombres más buscados por las fuerzas del orden, firmó un gran cartel colocado en una transitada avenida de la ciudad de Celaya, Guanajuato, en el cual se amenaza a López Obador.
    
El mensaje afirmó que "seguirá la violencia en Guanajuato si no se retira a marinos y militares" y advirtió si esto no ocurre que sería dejado "un regalo" frente a la casa del mandatario, en el barrio de Tlalpan, al sur de la capital, como el que se colocó frente a la refinería de Salamanca el 31 de enero pasado.
    
En esa fecha, fuerzas de seguridad descubrieron una camioneta llena de explosivos a las afueras de esa planta de la petrolera gubernamental Pemex, los cuales sin embargo no llegaron a detonarse.
    
Apenas se difundieron las amenazas se prohibió estacionar frente a la entrada de la vivienda del presidente, donde vive con su esposa Beatriz Gutiérrez y su hijo menor y varios vehículos policiales fueron dispuestos para vigilar permanentemente la calle, aunque en forma discreta.
    
Según constató el diario local Reforma, las medidas de seguridad abarcan en las cuatro calles circundantes de la vivienda.
    
Otro mensaje intimidatorio contra el jefe de Estado también atribuido a "El Marro" fue descubierto semanas atrás.
    
Desde que asumió su cargo el 1 de diciembre pasado, López Obrador ordenó disolver el Estado Mayor Presidencial (EMP), un grupo de élite del Ejército destinado a proteger a los presidentes mexicanos, y también decidió no usar el avión especialmente equipado "Dreamliner" que utilizó su antecesor Felipe Calderón.
    
Además, decidió clausurar la residencia oficial de Los Pinos, destinada a albergar a los presidentes mexicanos desde hace casi un siglo, un bunker parecido a un cuartel militar, para convertirla en un museo.
    
Con ello, también relajó el denso escudo de protección que solía rodear a los mandatarios, para tener un acercamiento mayor con los ciudadanos, pero poco a poco se ha visto obligado a reforzar su seguridad.
    
"Llegamos para transformar y ofrecemos disculpas por las molestias que ocasiona nuestro comportamiento, pero llevamos prisa", afirmó.
    
"Queremos transformar a México, vamos a acabar con la corrupción y la impunidad, va a haber justicia, paz y seguridad", declaró López Obrador durante su habitual conferencia de prensa matutina.
    
Luego de las amenazas de la mayor organización dedicada al robo de combustible, un delito que deja cada año ganancias por 1,500 millones de dólares, la policía local de Guanajuato, en coordinación con la Marina, capturó a Eliseo "N", "El Titi", uno de los hombres más cercanos de "El Marro".
    
El arresto ocurrió después de ser allanados dos inmuebles en la comunidad de Neutla, en municipio de Comonfort.
    
Las amenazas ocurren justo cuando se confirma que el primer trimestre del año registró un aumento de 9,6% en los homicidios intencionales para llegar a su nivel más alto de la historia.
    
Desde que el gobierno federal lanzó la guerra contra el crimen a fines de 2006, por órdenes del entonces presidente Felipe Calderón, con apoyo de las Fuerzas Armadas, se contabilizan más de 250,000 muertos y unos 40,000 desaparecidos.



Jamileth


Copyright ElPeriodicodeMexico.com