Formato de impresión


Doce razones por las que Donald Trump puede ser reelegido en 2020


2019-04-23

PABLO PARDO | El Mundo

La precampaña empieza esta semana. Dentro de 72 horas, Joe Biden, el vicepresidente con Barack Obama, anunciará que se presenta a las elecciones de 2020. Y hace 72, el Departamento de Justicia divulgó dos tercios del informe del fiscal especial del 'Rusiagate', Robert Mueller.

Y ¿quién va a ganar? Eso nadie lo sabe. Pero sí hay un claro favorito: Donald Trump. Porque, fundamentalmente, todos los que le votaron en 2020 tienen motivos para seguir votándole. Trump no ha decepcionado a nadie, ni a sus seguidores ni a sus enemigos. Su apuesta es repetir la jugada de 2016. Y, por ahora, lleva las de ganar. Éstos son sus poderes.

1. Robert Mueller

El final del 'Rusiagate' no ha cambiado probablemente la intención de voto de un solo ciudadano estadounidense. De hecho, un sondeo 'online' de SurveyMonkey para la web de información económica Business Insider revela que el 33% de los ciudadanos creen que la investigación de Mueller ha sido dañina para el presidente, el 22% estima que le exonera... y el 55%, no sabe o no contesta. Lo importante es que Mueller no ha recomendado el procesamiento de Trump. Toda la jerigonza jurídica del informe y el debate que ha desatado, además, no puede competir con el NO COLUSIÓN NO OBSTRUCCIÓN (en mayúsculas) que Trump ha repetido por activa y por pasiva.

2. Su popularidad

O, si se prefiere, su impopularidad. Porque eso también es una ventaja para el presidente. El último sondeo de Gallup da a Trump el respaldo del 45% de sus votantes. Parece poco, hasta que se miran los datos de sus predecesores. A estas alturas de mandato, Obama tenía el 44%, Bill Clinton el 48%, y Ronald Reagan el 38%. Los tres fueron reelegidos. Y Reagan, por goleada. Por contra, George H.W. Bush gozaba del apoyo del 79% de sus votantes. Un año y medio después, éstos lo echaron de la Casa Blanca.

La popularidad del actual presidente nunca ha subido del 47%. Pero nunca ha bajado del 40%. Dado que para ganar le bastó el 46,1% de los sufragios, eso significa que siempre está al borde de la reelección. Además, no basta con que Trump sea impopular. Los demócratas necesitan presentar a alguien que sea claramente más popular que él, algo que no lograron en 2016.

3. La economía

Todos los modelos de predicción coinciden en que, con una economía como la actual, un presidente es imbatible. EU tiene pleno empleo, y la recuperación de Obama ha continuado con Trump. Wall Street sigue cerca de máximos históricos. No hay presiones inflacionarias, y el descomunal déficit público que el presidente ha creado con su bajada de impuestos y su subida del gasto sólo será un problema cuando él ya no esté en la Casa Blanca. En dos meses, el país entrará en la expansión económica más larga desde que empezaron a medirse los ciclos económicos a mediados del siglo XIX.

4. La paz

Donald Trump prometió acabar con lo que calificó de "guerras estúpidas". No ha conseguido sacar a EU de Siria, Irak, y Afganistán, ni reducir las operaciones antiterroristas de las Fuerzas Especiales en muchos otros países, pero sí ha transmitido claramente la idea de que quiere sacar a los soldados de esos teatros de operaciones. Por esa razón, Trump no va a intervenir en Venezuela.

5. Su política

Trump no ha cambiado. Sigue siendo el mismo que cuando anunció su candidatura hace 46 meses. Continúa oponiéndose a la inmigración ilegal y reduciendo la legal. Ha rechazado el libre comercio, la OTAN, y, en general, a los aliados de EU. Le gusta decir en privado a los líderes europeos que "Europa es peor que China" en comercio. Si alguien quería un político que no cambie de opinión y al que el poder no le afecte, aquí lo tiene.

6. Su personalidad

Trump nunca ha rechazado una pelea. Ha hecho cosas que, en teoría, son absurdas. Ningún asesor político en su sano juicio aconsejaría a un jefe de Estado y de Gobierno paralizar un país para construir 40 kilómetros de muro en la frontera. Nadie pensaría que un presidente estadounidense va a convertir una cumbre del G-7 en un combate de boxeo contra sus aliados. Trump lo ha hecho. Y le ha ido bien. En parte, porque con esa actitud enfervoriza, y con razón, a su base. Y en parte porque así distrae la atención sobre otras promesas que no tiene la menor intención de llevar a cabo, como subir los impuestos a Wall Street, combatir la epidemia de drogadicción de opiáceos que sufre el país, reducir el precio de los fármacos de primera necesidad, o reconstruir las desastrosas infraestructuras de la primera potencia mundial.

7. Los hispanos

No es que Trump vaya a arrasar entre ellos. Pero sí que su popularidad entre la que es ya la minoría más numerosa de votantes está creciendo. En 2016, Trump ganó las elecciones con el 28% del voto hispano. Suena a poco, pero es exactamente lo mismo que había obtenido Mitt Romney, con una retórica mucho más suave en materia de inmigración, cuatro años antes. Ahora, el presidente podría obtener hasta el 40% en esa comunidad. Los latinos tienden a ser conservadores, y el giro del Partido Demócrata hacia la socialdemocracia y las políticas de identidad no les gusta, como tampoco el hecho de que, cuando ese partido tiene el poder, se olvida de ellos. Encima, dos tercios de los latinos que podrán votar en 2020 nacieron en EU, con lo que la controversia sobre la inmigración ilegal no es, en muchos casos, su guerra.

8. El voto oculto

Es algo ligado a lo anterior, porque los hispanos lo ejemplifican mejor que nadie. En 2016, las encuestas decían que sólo el 18% de esa comunidad iba a apoyar a Trump. La cifra real fue 10 puntos superior. Lo mismo sucedió a nivel nacional, donde Clinton apenas sacó 2,1 puntos porcentuales de votos más que Trump, una cifra muy inferior a la que le daban prácticamente todas las encuestas. No es que hubiera lo que la politóloga alemana Elisabeth Noelle-Neumann calificó de espiral del silencio, que en este caso implicaría la existencia de votantes que se avergonzaran de decir que respaldaban a Trump. El problema, más bien, está en que los sistemas de medición de la opinión pública fallaron estrepitosamente en 2016. ¿Volverán a hacerlo en 2020? Nadie lo sabe. Por de pronto, en los comicios al Congreso del pasado noviembre, las encuestas fueron muy precisas. Pero Trump no es un candidato convencional sino, más bien, alguien que ha nacido parta desafiar las leyes de la política.

9. La campaña

La reelección de Trump ya está en marcha, con una enorme operación 'online' destinada a captar a sus votantes y un calendario de mítines constantes en los estados decisivos. Y eso, sin entrar a hablar del dinero. A 31 de marzo, Trump tenía 30 millones de dólares (26,7 millones de euros) para su campaña. Por poner de un ejemplo histórico: a estas alturas de su ciclo electoral, Barack Obama tenía dos 2 millones de dólares.

Y, aparte, está el carisma y el talento de Trump. Nadie conecta con sus votantes de la manera en que lo hace el presidente. Nadie disfruta haciendo campaña como él. No está claro que le guste gobernar. Pero lo que sí le gusta es dar mítines. Ahí, es imbatible. Y la campaña se gana en la carretera.

10. El partido

Los únicos presidentes que no han logrado una renovación desde su mandato desde 1952 -Johnson, Ford, Carter, y Bush 'padre'- tuvieron que afrontar desafíos en las primarias. En el caso de Johnson, de hecho, eso le llevó a abandonar la campaña. Y en los de los otros les dejó 'tocados' en las generales. Trump no va a tener ese problema. Ha transformado el Partido Republicano de arriba abajo. Su control es total, con la excepción de voces que claman en el desierto - los 'neoconservadores' - y de Mitt Romney, que es el único de los 53 senados republicanos que no dice siempre "sí" al presidente. Y eso le permite centrarse en la oposición.

11. La familia

Trump tiene un pasado problemático en materia de fidelidad con sus tres familias. Pero, al igual que en la economía, lo que importa al votante es el ahora. Y el ahora de la familia Trump es impecable, con Melania 'muda', Ivanka y Jared muy profesionales en la Casa Blanca, y Donald 'junior' animando a la base con sus mítines. Hace algo más de 2,000 años Julio César dijo, para justificar su divorcio de Pompeya Sila, que "la mujer del César no sólo debe ser casta, sino también parecerlo". En la Casa Blanca de Trump esa regla se cumple al pie de la letra. Dar una imagen de unidad familiar es clave en EU, y todavía más cuando la base electoral de un político es, como es el caso de Trump, el "votante de los valores".

12. La Historia

Giulio Andreotti lo explicó mejor que nadie cuando le preguntaron si el poder desgasta. "Sobre todo al que no lo tiene", replicó el incombustible primer ministro italiano. De los últimos seis presidentes que ha tenido Estados Unidos, cuatro han sido reelegidos. El último que fracasó en ese empeño fue George H. W. Bush hace 27 años. Ocupar la Casa Blanca da la iniciativa a la hora de anunciar políticas o, simplemente, captar la atención de la opinión pública y los medios.



Jamileth


Copyright ElPeriodicodeMexico.com