Formato de impresión


La actividad de robots censores en China se dispara con la cercanía del aniversario de Tiananmén


2019-05-26

Por Cate Cadell

PEKÍN, 26 mayo (Reuters) - Es el día más sensible del año para Internet en China, el aniversario de la sangrienta represión del 4 de junio contra las protestas a favor de la democracia en la Plaza de Tiananmén, y a menos de dos semanas de que llegue esa fecha, los censores robot de China están trabajando horas extra.

Los censores de las empresas chinas de Internet afirman que las herramientas para detectar y bloquear el contenido relacionado con la represión de 1989 han alcanzado niveles de precisión sin precedentes, con la ayuda del aprendizaje automático y el reconocimiento de voz e imágenes.

“A veces decimos que la inteligencia artificial es un bisturí, y un humano es un machete”, dijo un empleado de investigación de contenidos de Beijing Bytedance Co Ltd, que pidió no ser identificado porque no está autorizado para hablar con los medios de comunicación.

Dos empleados de la compañía dijeron que la censura de la represión de Tiananmén, junto con otros temas muy delicados como Taiwán y Tíbet, está ahora ampliamente automatizada. Los mensajes que aluden a fechas, imágenes y nombres asociados a las protestas se rechazan automáticamente.

“Cuando comencé este tipo de trabajo hace cuatro años, hubo oportunidad de eliminar las imágenes de Tiananmén, pero ahora la inteligencia artificial es muy precisa”, dijo una fuente.

Cuatro censores, que trabajan en Bytedance, Weibo Corp y Baidu Inc dijeron que censuran entre 5,000-10,000 piezas de información al día, o entre cinco y siete piezas por minuto, la mayoría de las cuales dijeron que eran contenido pornográfico o violento.

A pesar de los avances en la censura de la IA, las fotos turísticas actuales en la plaza a veces son bloqueadas involuntariamente, dijo uno de los censores.

Bytedance se negó a hacer comentarios, mientras que Weibo y Baidu no respondieron a las solicitudes de comentarios.

PERÍODO DELICADO

La represión de Tiananmén es un tema tabú en China 30 años después de que el gobierno enviara tanques para sofocar las protestas de los estudiantes que pedían reformas democráticas. Pekín nunca ha dado a conocer el número de fallecidos, pero las estimaciones de los grupos de derechos humanos y de los testigos oscilan entre varios cientos y varios miles.

El 4 de junio en sí mismo está marcado por un juego del gato y del ratón a medida que la gente usa referencias cada vez más mas difíciles de detectar en redes sociales, con alusiones obvias bloqueadas inmediatamente. En algunos años, incluso la palabra “hoy” había sido borrada.

En 2012, el índice bursátil más seguido de China cayó 64,89 puntos en el día del aniversario, haciéndose eco de la fecha del evento original en el que los analistas dijeron que era probablemente una extraña coincidencia más que una referencia deliberada.

Sin embargo, los censores bloquearon el acceso al término “mercado de valores de Shanghái” y a los propios números del índice en microblogs, junto con otras referencias poco claras sobre temas delicados.

Mientras que las herramientas de censura de las empresas se están refinando cada vez más, los analistas, académicos y usuarios dicen que las políticas duras significan que los períodos sensibles antes de los aniversarios y los eventos políticos se han convertido en trampas para una amplia gama de contenido sensible.

En el período previo al aniversario de la Plaza de Tiananmén de este año, la censura en las redes sociales se ha dirigido a los grupos LGBT, a los activistas laborales y medioambientales y a las ONG, dicen.

Las nuevas políticas introducidas por la Administración del Ciberespacio de China (CAC) han instado a mejorar la tecnología de la censura. El grupo fue creado -y dirigido oficialmente- por el Presidente Xi Jinping, cuyo mandato ha sido definido por un control ideológico cada vez más estricto de Internet.

La Comisión no respondió a una solicitud de comentarios.

En noviembre, el CAC introdujo nuevas normas destinadas a acabar con la disidencia en línea en China, donde “falsificar la historia del Partido Comunista” en Internet es un delito punible tanto para las plataformas como para los individuos.

Las nuevas normas exigen informes de evaluación y visitas a cualquier plataforma de Internet que puedan utilizarse para “movilizar socialmente” o provocar “grandes cambios en la opinión pública”, incluido el acceso a nombres reales, direcciones de red, horas de uso, registros de chat y registros de llamadas.

Un funcionario que trabaja para CAC dijo a Reuters que el reciente aumento de la censura en línea “probablemente” esté relacionado con el próximo aniversario.

“Hay una comunicación constante con las empresas durante este periodo”, dijo el funcionario, quien se negó a hablar directamente de Tiananmén, refiriéndose en cambio al “período sensible de junio”.

HECHOS SECRETOS

Con el creciente control de Xi sobre Internet, el flujo de información se ha centralizado en el Departamento de Propaganda del Partido Comunista y en la red de medios de comunicación estatales.

Los censores y el personal de las compañías dicen que esto reduce la presión de censurar algunos eventos, incluyendo noticias políticas importantes, desastres naturales y visitas diplomáticas. “Cuando se trata de noticias, la regla es simple... Si no es de los medios de comunicación estatales, no está autorizado, especialmente en lo que se refiere a los líderes y los artículos políticos”, dijo un miembro del personal de Baidu. “Tenemos una lista básica de palabras clave que incluye los detalles de 1989, pero (la IA) puede seleccionarlas más fácilmente”.

El castigo por no censurar adecuadamente el contenido puede ser severo. En las últimas seis semanas, los servicios populares, incluyendo una aplicación de noticias Netease Inc, Tencent Holdings Ltd’s y Sina Corp han sido afectados con suspensiones que van de días a semanas, de acuerdo con el CAC-

Para los usuarios de Internet y los activistas, las sanciones pueden ir desde multas hasta penas de cárcel por difundir información sobre eventos delicados.

En China, las cuentas de las redes sociales están vinculadas por ley a nombres reales y números de identificación nacional, y las empresas están legalmente obligadas a ofrecer información sobre el usuario a las autoridades cuando éstas la solicitan.

“Se ha vuelto normal saber cosas y también entender que no se pueden compartir”, dijo un usuario, Andrew Hu. “Son hechos secretos”.

En 2015, Hu pasó tres días detenido en su región natal de Mongolia Interior después de publicar un comentario sobre la contaminación del aire en una imagen no relacionada que aludía a la represión de Tiananmen en la red social Weibo, similar a Twitter.

Hu, que se negó a usar su nombre completo en chino, dijo que cuando los agentes de policía llegaron a la casa de sus padres mientras estaba de permiso de su trabajo en Pekín, se sorprendió, pero no se asustó.

“Las autoridades responsables y los usuarios de Internet están igualmente confundidos”, dijo Hu. “Incluso si la aplicación es irregular, saben que la opción es aumentar la presión”.



JMRS


Copyright ElPeriodicodeMexico.com