Formato de impresión


Luna de miel entre México y el Fondo Monetario Internacional


2019-05-30

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO.- México, gobernado desde hace seis meses por el primer presidente de izquierda en la historia y el Fondo Monetario Internacional (FMI), epítome del neoliberalismo contra el cual suele despotricar con frecuencia el mandatario, viven una especie de "luna de miel".
    
La situación, aunque pareciera paradójica, quedó constatada totalmente durante la visita que el miércoles inició a este país la directora-gerente del organismo, que en el pasado fue una "bestia negra" de la izquierda internacional, Christine Lagarde.
    
Durante el encuentro que este miércoles sostuvo Lagarde con el primer mandatario Andrés López Obrador imperó una cordialidad inusitada para dos personajes ideológicamente tan disímiles.
    
"Consideramos que son muy buenos los datos (de la economía), tan es así que la plática ayer con la maestra (Christine) Lagarde no trató sobre el tema de la reducción" de crecimiento de la economía pronosticado por el banco central, "de la disminución de crecimiento ni de crisis económica", dijo el jefe de Estado.
    
En el encuentro se habló de "las acciones del gobierno para el combate contra la corrupción, el presupuesto destinado para la población vulnerable del país así como la protección al medioambiente", afirmó López Obrador.
    
El Banco de México (central) anunció ayer que sus augurios de crecimiento para 2019, bajarían de un rango máximo de 2,1% a 1,8%.
    
Los analistas destacaron la buena química imperante en el encuentro entre López Obrador y Lagarde y recordaron los tiempos en que el FMI era el representante del poder financiero internacional empeñado en hacerle la vida difícil a los países pobres imponiéndoles recetas de austeridad imposibles de cumplir.
    
"Los movimientos de izquierda en todas las naciones, los mandatarios que reivindicaban tendencias nacionalistas, veían al FMI como el emblema del demonio", recordó el economista Enrique Quintana.
    
"Pareciera que el mundo ya rodó, porque ayer la directora gerente del Fondo fue recibida con toda la calidez por funcionarios de un gobierno cuya base política siempre vio al FMI como enemigo", expuso Quintana, director del diario El Financiero.
    
México mantiene una relación de larga data con el FMI que se remonta a la crisis de 1976, cuando el organismo hizo fluir torrentes de ayuda de emergencia para que México hiciera frente a sus compromisos internacionales.
    
Sin embargo, cada vez que el FMI otorgaba asistencia se desataba un coro de rechazo de sectores nacionalistas que denunciaban las "cartas de intención" con la entidad como una especie de "Espada de Damocles" sobre el país.
    
"Se decía que con ello se abandonaba la soberanía nacional y se sometían los gobiernos a un poder supranacional que representaba al capital mundial", recuerda Quintana.
    
El especialista reconoció sin embargo que López Obrador ha demostrado que "es más ortodoxo en la conducción de las finanzas públicas que muchos neoliberales", mientras Lagarde "pone más énfasis en los temas de inclusión, igualdad, equidad, combate a la pobreza y corrupción, que muchos políticos de izquierda".
    
López Obrador ha sido fuertemente criticado por su decisión de recortar drásticamente los fondos destinados a la salud, así como a estancias infantiles y reducir el gasto público, sobre todo en 13% en salarios y en 50% en publicidad gubernamental.
    
Además, ordenó el despido de 223,000 burócratas y dispuso recortes que han sido calificados como "austericidio", para emplear un término acuñado por el ex jefe de Gobierno de España Felipe González.
    
Durante su encuentro de más de una hora con López Obrador, la directora del FMI reconoció la visión de la nueva administración de "impulsar el crecimiento económico inclusivo, el combate a la desigualdad y la corrupción en México".
    
"Lo felicité por la búsqueda de políticas fiscales prudentes y su enfoque en impulsar el crecimiento inclusivo y reducir la pobreza, inequidad y corrupción", escribió Lagarde a Través de Twitter.
    
El FMI envió otro mensaje por la red social en el cual indicó que Lagarde "dio la bienvenida al compromiso de México con la prudencia fiscal, al tiempo que protege otras prioridades sociales y de infraestructura".



Jamileth


Copyright ElPeriodicodeMexico.com