Formato de impresión


Centroamérica se quedó sin voz


2019-06-17

Por Marcos Romero | ANSA

Centroamérica fue el "convidado de piedra" en las recientes negociaciones entre México y Estados Unidos que conjuraron el riesgo de que se aplicara desde el pasado lunes 10 un 15% de aranceles a las exportaciones aztecas al país vecino.
    
Analistas políticos reprocharon a los gobiernos de los dos países haber ignorado a la región, a pesar de que su inestabilidad política y su crisis de violencia y pobreza han generado la oleada migratoria más numerosa que se registra en varias décadas.
    
"La pieza clave faltante, el gran ausente es la interlocución de México con los países centroamericanos que son la fuente primordial del problema", afirmó el ex vicecanciller e internacionalista Enrique Berruga. "El fenómeno que hoy vivimos es de naturaleza regional, desde el Istmo Centroamericano hasta Estados Unidos. Es un problema que involucra al menos a cinco países, no sólo a México", señaló el experto.
    
Berruga consideró que debió haber habido "una convocatoria mexicana para reunirse al más alto nivel con las contrapartes centroamericanas". Dentro de los escasos 40 días que quedan antes del próximo examen estadounidense, "México necesita realizar un enorme despliegue diplomático con los tres países del Triángulo del Norte" (Honduras, El Salvador y Guatemala), señaló.
    
El exrepresentante permanente de México ante Naciones Unidas y académico consideró que en este encuentro deberían participar "las instituciones interamericanas y multilaterales más relevantes para confeccionar planes y compromisos conjuntos". "Es urgente que nuestro presidente convoque a sus pares de El Salvador, Honduras y Guatemala para desarrollar una estrategia de salida a esta crisis y para generar alianzas y acciones conjuntas con la comunidad internacional", indicó. El también escritor alertó que si México "no incluye en la ecuación a Centroamérica, no habrá forma de resolver un problema que hoy por hoy nuestro país está enfrentando en solitario".
    
Un informe divulgado el miércoles mostró que Centroamérica retrocedió su nivel de paz "como ninguna otra región del mundo", según un ranking elaborado cada año por el instituto para la Economía y la Paz.
    
Aunque Medio Oriente y el Norte de Africa siguen siendo la zona menos pacífica del mundo, América Central (incluido México) tuvo el año pasado "el mayor deterioro", según el Indice de Paz Global, a causa de "disturbios civiles, crimen violento y disputas fronterizas".
    
México y Estados Unidos alcanzaron acuerdos que prevén un endurecimiento de la política migratoria del primer país, que contempla el envío de 6,000 miembros de la Guardia Nacional a la frontera sur con Centroamérica.
    
Además, según la prensa estadounidense, se prevé que si en un lapso de 45 días no se alcanzan los resultados deseados, en 90 días el gobierno deberá enviar al Senado mexicano una propuesta de "tercer país seguro".
    
Esta fórmula prevé, entre otras cosas, que México acepte acoger a miles de migrantes guatemaltecos que soliciten asilo en Estados Unidos mientras aguardan una resolución y Guatemala acogería a los hondureños y salvadoreños, pero se ignora si Centroamérica ya dio su anuencia a este plan.
    
El vicepresidente de El Salvador Nayib Bukele acusó al gobierno mexicano de haber "negociado sólo de manera bilateral" con Washington y de usar a Centroamérica "como una moneda de cambio".
    
El funcionario salvadoreño afirmó que el acuerdo alcanzado, que incluye mayor presencia policial en la frontera de México con Guatemala, "tendrá consecuencias de carácter humanitario y a nivel de política regional". El vicepresidente apuntó que las autoridades estadounidenses "solo nos van a venir a contar lo que ya acordaron y nos van a venir a explicar cuáles son esas medidas a implementar", indicó.
    
Bukele insistió en la necesidad de una "negociación tripartita" para poder solucionar la crisis migratoria.



Jamileth


Copyright ElPeriodicodeMexico.com