Formato de impresión


¿Un ángel caído? Mercado de bonos le corta las alas a Pemex


2019-06-20

Por Stefanie Eschenbacher y Kate Duguid, Reuters

CIUDAD DE MÉXICO/NUEVA YORK (Reuters) - La petrolera estatal mexicana Pemex está a punto de hacer historia como el mayor “ángel caído” del mercado global de bonos de la historia, pero a los ojos del mundo de renta fija, la compañía cargada de deudas ya ha perdido sus alas.

A principios de junio, Fitch Ratings redujo la calificación de Pemex a grado especulativo. Una nueva baja a la nota que se espera que pueda venir de Moody’s confirmaría formalmente a la deuda de la empresa en categoría basura.

Sin embargo, los bonos de la petrolera ya se están negociando en el mercado como chatarra, después de haber sido golpeados por la revisión de Fitch.

“Se está negociando más como un ‘BB’ bajo o un ‘B’ alto soberano”, dijo Tim Jagger, jefe de deuda de mercados emergentes del administrador de activos Columbia Threadneedle, en referencia a la escala de calificaciones.

“La estructura financiera de Pemex no es sostenible en su forma actual”, agregó Jagger, quien posee bonos de la petrolera en su portafolio.

Pemex no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Los diferenciales de rendimiento de los bonos de Pemex se han multiplicado en el último mes en medio de dudas de los inversores sobre los planes del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, para salvar lo que una vez fue el símbolo de la autosuficiencia de México.

Algunos administradores de bonos ven oportunidades en la debilidad.

Omotunde Lawal, jefe del grupo de deuda corporativa de mercados emergentes de la administradora de activos Barings, dijo que su equipo había estado agregando bonos de Pemex a sus carteras de alto rendimiento y de grado de inversión.

“Utilizamos la volatilidad de la semana pasada para recargar las posiciones existentes”, comentó.

JP Morgan ha dicho que dos rebajas de nota a la categoría de basura desencadenarían una millonaria ola de ventas forzadas por parte de inversionistas cuyos mandatos estipulan que deben tener bonos de calidad de grado de inversión.

López Obrador, quien asumió en diciembre, ha cuestionado la objetividad de las calificadoras y culpó a las políticas de su antecesor, el expresidente Enrique Peña Nieto de los problemas de Pemex, cuya deuda financiera alcanza los 106,500 millones de dólares.

Max Wolman, director de inversiones en deuda de mercados emergentes de Aberdeen Standard, dijo que vendió algunos de sus bonos de Pemex hace varios meses porque no estaba convencido de los planes de López Obrador para la compañía.

“Pemex actualmente tiene un precio de un bono que ofrece altos rendimientos”, comentó Wolman, quien dijo que una eventual rebaja de Moody’s presionaría aún más los precios de los títulos de la empresa.



regina


Copyright ElPeriodicodeMexico.com