Formato de impresión


La foto de un padre y su hija ahogados en la frontera mexicana ilustra el drama migratorio


2019-06-26

Georgina Zerega | El País

 México.-El drama de la crisis migratoria centroamericana ha quedado plasmado en una foto. El hallazgo este lunes de los cuerpos sin vida de Óscar y Valeria Martínez, un hombre salvadoreño de 25 años y su hija de un año y 11 meses, ahogados en las orillas del río Bravo ha sacudido a todo el mundo y recordó la tragedia de Aylan, el niño sirio que apareció muerto en las costas turcas en 2015. El suceso en la frontera que separa México y Estados Unidos se da en medio de un recrudecimiento de la política migratoria mexicana, tras el acuerdo del Gobierno de López Obrador con la Administración de Donald Trump. El padre, la niña y su madre, quien avisó de lo que había ocurrido, habían dejado El Salvador y emprendido el viaje hacia Estados Unidos por falta de recursos.

Las muertes se produjeron el pasado domingo por la tarde. Al llegar a Matamoros (Tamaulipas, norte de México) a finales de la semana pasada, la familia salvadoreña se encontró con una ciudad colapsada por la migración. Las ganas de alcanzar territorio estadounidense y una larga lista de espera para poder ser atendidos por la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza de EE UU fue lo que motivó que se aventuraran a cruzar el río, según ha afirmado un hermano de Martínez a Efe. "Muchos tienen la teoría de que si llegan nadando les van a dar asilo y, por desesperación, se lanzan al río en vez de esperar en una estación migratoria", relata Abraham Pineda-Jácome, corresponsal de la agencia en el lugar.

"La madre nos contó que su marido se había metido con su hija a cruzar el río hasta Brownsville [en Texas, EE UU] y cuando regresó a cruzar a la mujer, la niña se aventó [arrojó] al agua. No sé si pensó que estaba jugando, pero cuando se la llevó la corriente les dijo adiós", cuenta a este periódico Julia Le Duc, una de las fotógrafas que presenció el operativo. Los gritos y la desesperación de la mujer atrajeron a los que pasaban por el lugar, quienes terminaron por llamar a las fuerzas de seguridad de Matamoros. La tarde del domingo se montó un operativo pero al llegar la noche se suspendió hasta el lunes por la mañana, cuando los agentes dieron con los dos cuerpos sin vida a unos 500 metros del lugar donde se perdieron.

En la imagen se puede ver a la niña dentro de la camiseta de su padre y con un brazo sobre el cuello del hombre. "Parece que en su desesperación metió a la niña en la camiseta para no perderla en la corriente y lo que sucedió es que la corriente se los llevó y los dos se ahogaron", señala Le Duc. Después de partir en abril de El Salvador, la familia había entrado en México a través del cruce fronterizo en Tapachula (Chiapas), donde les habían dado una visa humanitaria que les permitía residir legalmente en el país mientras tramitaban asilo en Estados Unidos.

Tras lo sucedido, una parte de la familia que permanece en El Salvador ha solicitado ayuda al presidente Nayib Bukele para repatriar los cuerpos. "Señor presidente, le quiero pedir de favor, que nos ayude a repatriar el cuerpo de mi primo Óscar Alberto y de nuestra pequeña Angie Valeria que por motivos de escasos recursos decidieron emprender camino hacia EE UU", ha publicado este lunes en Twitter Enrique Gómez, primo de Martínez. El Ejecutivo salvadoreño no tardó en responder la solicitud. "Nos unimos al dolor por esta pérdida irreparable. Ningún salvadoreño debería verse en la necesidad de dejar su país por falta de oportunidades. Te pedimos que nos envíes un mensaje privado para iniciar la repatriación". Por el momento, la madre y esposa de los fallecidos permanece en Matamoros, a la espera de que le entreguen los cuerpos para volver a su país.

El retorno de la madre, Tania Ávalos, junto a los restos de su marido y su hija está previsto para este miércoles, según ha informado el delegado del Instituto Tamaulipeco del Migrante en Matamoros, Enrique Maciel Cervantes. Tras la intervención de la Fiscalía, el Gobierno de Tamaulipas ha señalado que no hay indicios para creer que hayan intentado cruzar a Estados Unidos con la ayuda de coyotes o grupos dedicados al tráfico de personas. "Al momento no hay informes que indiquen que la familia iba acompañada por otras personas o algún pollero y habrían decidido ellos hacer el cruce", ha dicho una portavoz a este periódico.

La imagen trae a la memoria el caso Aylan, el niño sirio que apareció muerto en las costas turcas en septiembre de 2015. En esta ocasión, la fotografía de los migrantes salvadoreños pone frente a los ojos de la comunidad internacional la gravedad de la crisis que está atravesando el continente americano. “El Papa está profundamente triste por la muerte [de Óscar y Valeria], y está rezando por ellos y por todos los migrantes que han perdido su vida buscando escapar de la guerra y la miseria”, ha dicho este miércoles un portavoz del Vaticano.

Ante la brutalidad de la imagen, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, calificó los hechos de lamentables. “Siempre lo hemos condenado, de cómo por mayor rechazo en Estados Unidos hay gente que pierde la vida en el desierto o cruzando el río Bravo”, aseguró. Las palabras del presidente mexicano llegan apenas un día después de que su Gobierno anunciara el envío de 26,000 soldados a la frontera norte. La noticia también llegó a Washington, donde se debatió en el Congreso de la mano de los demócratas y Donald Trump ha declarado que la fotografía le "horroriza", según recoge AFP.

La foto muestra solo una parte del drama que se vive en las fronteras de México. "Era un polvorín, una tragedia que se veía venir por lo que se está viviendo en los campamentos de migrantes en Matamoros", apunta Le Duc sobre el colapso del sistema migratorio mexicano. En esa zona del río Bravo, al menos una persona al mes muere ahogada intentando llegar a Estados Unidos, cuenta Pineda-Jácome. Solo el año pasado fallecieron 283 personas mientras intentaban cruzar la frontera. En la última semana, un total de nueve personas, entre ellas cuatro niños, han sido encontradas sin vida en la frontera con Texas. Una crisis migratoria que sigue contando víctimas.



Jamileth


Copyright ElPeriodicodeMexico.com