Formato de impresión


El discreto encanto del Paquete 2020


2019-09-20

Por Efrén flores | Revista Siempre

Si a estas alturas de los análisis y comentarios que sobre el Paquete 2020 ya se habrán escrito queda algo por decir para cuando usted lea estas líneas, es que la propuesta original económica 4T que alguna vez existió en la mente de aquel equipo ganador de las elecciones del 1 de julio del 2018, se disipa con paso firme. La van a buscar traer a la mesa más adelante, pero por lo pronto, como acto de magia, se desvanece.

El Paquete Económico 2020 es estupendo por las huellas que trae de realismo hasta donde se puede y ortodoxia cual rúbrica de la Secretaría de Hacienda. Claro está que contiene rasgos populistas e imposibles de cumplir al 100, que dejan ver la mano invisible del Presidente en las múltiples reuniones en las que personalmente le metió tinta al documento que le presentó una y otra vez Arturo Herrera, secretario de Hacienda, a este inquilino de Palacio Nacional.

Vamos por partes

El Presupuesto 2020 es conservador, en tanto que busca alcanzar estabilidad macroeconómica y certidumbre financiera. A todas luces pretende evitar presiones inflacionarias, se propone un superávit primario modesto del 0.7 por ciento, pero al fin y al cabo superávit. Es el grito firme de que no se va a endeudar este gobierno, que busca recuperar la confianza de los inversionistas nacionales y extranjeros.

Este Presupuesto gira sobre varios ejes que dejan ver su espíritu:

- Presupuesto austero y con poco margen de maniobra.
    
- Esperan que para 2020 ocurra un milagro y la economía crezca entre el 1.5 y el 2.5 por ciento en términos del PIB.
    
- Un servidor no entiende tal optimismo ante el impacto que sobre México tendrá la ralentización económica global que ya comenzó.
    
- Al mismo tiempo el Paquete aprieta el cinturón del país, de toda la nación, lo cual a todas luces no es sano.
    
- Desconocemos si este Paquete operará a partir del Pacto Federal o del «Lo que diga mi presidencial dedito», de lo cual dependerá la dinámica y éxito del mismo.

-Tipo de cambio de 20 pesos a diciembre 2020.
    
- El Presupuesto nominal está calculado en 6.1 billones de pesos (millones de millones de pesos).
    
- La inflación en el rango fijado por Banco de México de un 3 por ciento anual.
    
- Se privilegia el Gasto Social, entiéndanse, las asignaciones monetarias directas a jóvenes, grupos sociales débiles y desamparados de la tercera y cuarta edades. Muy de la mano del espíritu evangelista de nuestro eximio Presidente de México. Claro está que estos improductivos programas sociales serán controlados por el titular del Ejecutivo. Es decir que no será ortodoxa la transparencia de estos montos de apoyo, como lo serían a través de los canales institucionales, algunos de los cuales ya desaparecieron.
    
- Petróleos Mexicanos es la parte preferente en el Presupuesto duro, dentro de un sector tangible como es el energético. Más financiamiento directo del gobierno federal para adelgazar la deuda monstruosa de la petrolera más endeudada del mundo, aliviar los requerimientos fiscales de esa paraestatal otrora empresa productiva del Estado, para que tenga capital de trabajo, además de una inyección adicional de recursos federales para pago de pensiones petroleras.
    
- SHCP regresará a las coberturas petroleras, consciente del ambiente etéreo que rodea a los mercados mundiales. Se aleja del triunfalismo y para 2020 prevé un valor promedio para la mezcla mexicana de 49 dólares por barril, lejos de los 55 dólares presupuestados para 2019.
    
- El gobierno lanza un mensaje ortodoxo a todos los observadores internacionales: Se mantiene el compromiso de acumular más recursos para el fondo de estabilización petrolera, así como mantener la línea de crédito flexible con el FMI (que enviará a una misión el próximo año para auditar que sea cierto), y mejorar el perfil de la deuda.
    
- Caerán los ingresos petroleros esperados en 8.8 por ciento (bien calculado), y avanzará un 2 por ciento la captación tributaria (optimista).
    
- Ante este escenario Pemex necesitará apoyos por 86 mil millones de pesos, de los cuales 46 mil millones serán mediante capitalización en el Presupuesto de egresos de la federación, y 40 mil millones por ingresos menores para la federación. Se queda corto en unos 80 mil millones de pesos respecto de la cifra proyectada por los sectores financieros nacional e internacional.

- Seguridad Nacional recibirá parte importante del Presupuesto. Esto es que se canalizará más dinero a la Guardia Nacional, para que nos proteja a los 130 millones de mexicanos que conformamos este país, nos defienda junto con las policías civiles, de malosos, ladrones, asesinos y violadores.
 
- No queda claro si la Guardia Nacional se enfrentará al crimen organizado (narcos), o si esa tarea quedará más en manos de las guardias comunitarias indefinidas que se conforman en distintas partes del territorio nacional, o si también se dejará en manos de las mamacitas de los narcos y sus testaferros regañar y castigar a sus infames críos.

- Me preocupa mucho que le restan más recursos a dependencias fundamentales para el desarrollo institucional del país, y con él, para otorgar certeza a los sectores productivos: Gobernación, Turismo, Sedatu, entre otros.
    
- Frío, muy frío el Paquete en Educación y Salud. Veremos la 4T (¿?) cómo definirá a estos dos centros básicos institucionales para cualquier Democracia Liberal Representativa que como la de México, le confió la Constitución, las Leyes y la Democracia Liberal Representativa, tanto al Ejecutivo, a la majada legislativa, así como al Judicial.
    
- La mayor parte de los ingresos para la federación provendrán de la mayor fiscalización a los ya fiscalizados. Es decir exprimir al limón, para que dé más jugo hasta de la cáscara. También actualizarán los impuestos especiales, ya sabe usted, a ciertos productos chatarra, refrescos, azúcares, alcoholes, tabaco. Tendremos que ver cómo quedan al final del día los estímulos a las gasolinas, y si algo harán con gas y electricidad.
    
- Seguramente van a presionar a los estados y municipios para que cobren impuestos catastrales y tenencias, aunque no lo leí como asunto contemplado en este Presupuesto. También se mencionan rubros de transparentación del ISR para actividades específicas. En ningún caso se aumentan impuestos.
    
- Mención especial merece el combate a la evasión y en particular a la elusión fiscal.
    
- En el 2020 a ver qué pasa, pero se cobrarán impuestos (transparentará el IVA) a los servicios digitales, que incluyen a múltiples aplicaciones o APPs en línea. Lástima que no lo planeen como en el caso de Francia y su coordinación con EU, o en general en la UE, por poner ejemplo de dos casos concretos.
    
- El gobierno federal planea contratar deuda por un máximo de 532 mil millones de pesos mexicanos, y por 5 mil 300 millones de dólares.
    
- Según algunos colegas “se mantiene el tono de la 4T”. La verdad no entiendo estos colegas qué entre leen o qué entre escuchan; que más interpreta un servidor la estructura 2020 como propia de un paquete ortodoxo y conservador, sin margen de maniobra por las tonterías que se han hecho este año con los recursos públicos, con la absurda, innecesaria e increíble desconfianza sembrada por las inconsistencias de esta administración: 2020 es un Paquete austero, responsable, sin sobre-endeudamiento y con muy bajo margen de maniobra para crecer en el 2020.

Paquete Económico 2020: Lo que llama la atención

Todo indica que el crecimiento 2020 de la economía mexicana en términos de PIB será, aunque presupuestado en 2.5 por ciento, más cercano al 1 por ciento, dado el entorno nacional general, el ambiente económico y comercial global, la volatilidad en los mercados petroleros, así como la incertidumbre respecto al periodo de ratificación del T-MEC por parte de los estadounidenses.

Hay buenas esperanzas e intenciones de la SHCP. Pero el mundo opera un poco más rápido.

Hay una disminución del gasto de inversión de menos 5.4 por ciento en Inversión Física, un aumento del 6 por ciento en Subsidios, y otro aumento del 119 por ciento en Inversión Financiera.

El fondo de estabilización de las finanzas públicas será utilizado para inversión, todo indica que en Desarrollo Social y Económico. Sea como sea, ese fondo tendrá una fuerte baja del 23.4 por ciento.

El Paquete 2020 se apoya sensiblemente en el incremento de la producción petrolera: un 17 por ciento, algo impresionante, si partimos de que nuestro país lleva 15 años con bajas agudas en la producción petrolera, y que no se ha visto el resurgimiento esperado por esta administración en la producción petrolera en las últimas cuatro décadas.

De nuevo, buenas intenciones. Es difícil que se incremente la producción petrolera, a menos que desde ya liberen las operaciones farm outs de Asociación y Alianza IP con gobierno, esquemas de participación riesgo – inversión vía subastas, además de regresar en el 2020 a las inversiones IP y mixtas en Energías Limpias.

De fallar los pronósticos de producción petrolera calculados por la SHCP, implicará que en 2020 se nos presente un costo de unos 4 mil mdd o 0.3 por ciento del PIB, lo que comprometerá el frágil Paquete 2020 que presentó la SHCP el pasado domingo 8 de septiembre.

Agregue usted a lo anterior lo que consideran algunos bancos nacionales e internacionales, como BBVA, que insisten en que Pemex requiere una inyección adicional de 20 mil millones de dólares anuales de inversión privada, para junto con los paquetes de rescate gubernamental, las exenciones fiscales e inyecciones presupuestales, dar margen de maniobra que permitan retomar la confianza en esta empresa petrolera, y así evitar el alto riesgo de pérdida de calificación grado de inversión para la deuda Pemex.

Se nota por parte de la SHCP preocupación por el ambiente internacional, los tropiezos a los que tendrá que hacer frente nuestro país en ese sentido, a lo que debe agregarse lo peor que ya se sembró entre IP e IED: Desconfianza en este gobierno, desconfianza en el Presidente, desconfianza en los cambios populistas demagogos de izquierda que puedan venir más adelante.

La desconfianza de los inversionistas no yace específicamente en Pemex, ni en los mexicanos.

Radica en el Presidente y parte de su zoología de acompañantes, más de izquierda que lo que están dispuestos a tolerar los mercados internacionales de un país como México.

Este país, el nuestro, no es Cuba, ni Bolivia. Tampoco somos Venezuela con sus colosales reservas petroleras.

México es el principal socio comercial de EU, parte ya natural de Norteamérica como región económica y social, y una de las economías más importantes del mundo.

Agregue usted a lo anterior, la volatilidad petrolera, la incertidumbre sobre fecha y forma de ratificación del T-MEC por el Congreso de EU, la cuestión migratoria, el tema del narcotráfico, que de un momento a otro surgirá de nueva cuenta sobre la mesa de discusión con EU, en un nuevo trío que ellos no quieren compartamentalizar, -Comercio, Migración, Narco-, al que ellos quieren agregar telecomunicaciones y seguridad nacional.

Con todo, el Paquete 2020 envía a los mercados nacionales y extranjeros un mensaje: Es un Paquete prudente. Me temo aún así que es optimista. Queda larga, muy larga la propuesta de crecimiento económico del 2 por ciento.

Es improbable por decir lo menos que se alcance la meta petrolera de 1.95 millones de barriles de petróleo por día en comparación con los 1.6 a 1.7 millones día a la fecha.

La Desconfianza: La Madre de todas las Batallas

- Los mercados nacionales e internacionales a la fecha no perdonan los abusos en el manejo de epítetos en las mañaneras contra las Agencias Calificadoras, denuncias ilegales, amenazas y burlas contra los medios de comunicación nacionales y extranjeros. Ahí están las consecuencias.

- Tampoco perdonan la cancelación a bote pronto del NAICM Texcoco.
    
- Resulta interesante que muy poco, si acaso, se mencionan en el Paquete los macro proyectos lopezobradoristas tan sonados: Aeropuerto de Santa Lucía, Tren Maya, Tren Transístmico.
    
- Sí se presupuesta a todas luces la Refinería de Dos Bocas. Del valor total por los supuestos cerca de 160 mil millones de pesos, se le asignan en el Paquete 2020 cerca de 40 mil millones de pesos.
    
- Ya suena, ya suena que los gasoductos actuales y nuevos se dejarán definitivamente para su inversión y desarrollo en manos del sector privado nacional y extranjero.
    
- De igual manera gana terreno el grupo de asesores presidenciales que lo convencen de que no hay de otra: Hay que regresar a los contratos de asociación, paquetes de subasta para exploración y perforación petrolera para empresas privadas, y en coinversiones IP-Pemex.

Lo importante es que el Presidente entienda que de 1976 al día de hoy ha cambiado radicalmente el mundo de las energías, la estructura de mercados y vaya, qué decir de las tecnologías. Necesitamos como país de la IED de riesgo, para completar un cuadro sano de suficiencia energética para el México del 2050. Eso que el llama “autosuficiencia energética”, hoy por hoy solo lo alcanzaremos en cooperación con el resto de América del Norte, así como a través de la inversión de empresas altamente especializadas en petróleo, gasolinas, gas, en energías limpias y otras renovables.

Tan claro como el agua

Apenas rumian los honorables diputados el Paquete 2020, cuando llega la noticia de que Pemex toca la puerta de bancos para refinanciar US5 mil mdd de deuda de esa empresa.

De acuerdo con una nota de Bloomberg del 10 de septiembre, por Amy Stillman, Eric Martin, Nacha Cattan y Michael O’Boyle, (Pemex taps Banks to help Refinance $5 bl of Debt), Petróleos Mexicanos ha convocado a un conjunto de bancos para que le ayuden a refinanciar por lo menos 5 mil millones de dólares de bonos. Lógico, la propuesta es también ortodoxa. Mover la curva de dichos bonos, para darles mayores plazos de vencimientos. De esta manera tener un mejor control de los flujos de efectivo, a la espera de que repunte la producción petrolera.

Los grupos financieros: JP Morgan Chase&Co., Goldman Sachs Group Inc., y Bank of America Corp., como parte del grupo que sindica esta operación. Es probable que como parte de la misma el gobierno mexicano le inyecte a Pemex liquidez de corto plazo.

Esta estrategia hace todo el sentido del mundo desde la óptica de la empresa y de la propia Secretaría de Hacienda, dado el escenario de los mercados globales con muy bajas tasas de interés, que hacen más que atractiva una operación de refinanciamiento de esta naturaleza.

Con base en su reporte al segundo trimestre de este año a Pemex se le acercan vencimientos de pagos de deuda por 14.6 billones de dólares en los próximos doce meses. De ellos 3 mil millones de dólares vencen en enero de 2021.

Con los atractivos descuentos de tasas internacionales y frente al alza reciente de los precios del bono Pemex por 0.05 centavos a 101.78 centavos a dólar, conviene refinanciar bajo, para cubrir la exposición Pemex a enero 2021 con dinero más barato. Ese es en principio, el sentido de esta operación.

Dado el historial productivo negativo de Pemex durante los últimos quince años, su mal desempeño en extracción petrolera y pésimo manejo financiero, la percepción de los inversionistas es día con día más desfavorable a esta paraestatal.

Entonces más que se entiende que SHCP se adelante y quiera aprovechar tasas bajas. Busca cancelar deuda a enero 2021 por una más barata, y a cambio de que los acreedores acepten mover las curvas de vencimiento a más plazo. De esta forma darle margen a Pemex y a Hacienda frente a eventualidades que ya saben ellos, al igual que nosotros que se presentarán.

La clave: Con estas estrategias de Hacienda evitará a toda costa que se envíe la calificación de la deuda Pemex a valor “basura”.

Los bonos Pemex ya fueron degradados a “Basura” por Fitch Ratings Inc. a comienzos de junio pasado. Si Moody’s o S&Ps hacen lo propio a finales de este año, aunado a la expectativa de que la producción petrolera mantenga su tendencia de los últimos diez años y baje aún más, se cancelará parte del beneficio de la preferencia fiscal que el gobierno anunció para Pemex durante este año.

Deuda “Basura” significa que muchos fondos institucionales de inversión de todo el mundo que invierten en bonos petroleros o bonos grado de inversión por mandato de los propios fondos, tendrán que deslistar a Bonos Pemex de su perfil de inversión.

Entonces será más difícil colocar la deuda Pemex, y esto a su vez encarecerá el costo de la deuda de la petrolera. Lo anterior dificultará y encarecerá el financiamiento internacional de Petróleos Mexicanos.

Por desgracia Pemex tiene repercusión directa sobre la deuda soberana mexicana aunque ésta se mantenga “Grado de Inversión”. La deuda soberana está íntimamente relacionada con la deuda Pemex, que hasta hace poco fue quasi deuda soberana.

En Conclusión

- El Paquete Económico 2020 reduce el gasto como proporción del Producto Interno Bruto, por lo que el crecimiento de México seguirá siendo bajo.

- Este paquete 2020 a todas luces tiene una alta exposición a la desaceleración global derivada de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, así como su contagio múltiple a otras regiones y a diferentes cadenas de valor. Por contra prevé un tono favorable para México de esta misma guerra comercial. Tal premisa es contraria a la fragilidad real que tenemos por nuestra interconexión integral de cadenas de proveeduría, de valor, de mercados, con EU y Canadá.

- En conferencia con medios de comunicación Ariane Ortiz-Bollin analista soberana de Moody’s, anticipó que si las cosas continúan como hasta ahora, y a la luz de lo que deja ver el paquete 2020, el año 2021 puede ser un año más crítico, por la acumulación de bajo crecimiento y de recortes a un presupuesto ya de entrada relativamente austero, porque en México el tamaño de gobierno es pequeño.

Así es. Al gobierno le queda muy poco margen de maniobra. No es buena estrategia aumentar la deuda pública.  Pero a corto plazo otro año como el 2019 de recortes al gasto o subejercicios irracionales,  incidirán directamente sobre la deuda soberana, el horizonte de crecimiento y desarrollo de todos los mexicanos.  Tal decisión abrirá las puertas a una atonía económica que podrá ser interpretada por propios y extranjeros como el inicio de una peligrosa estanflación.

Por el bien de todo el país, de todos los mexicanos, más vale que los datos del Paquete 2020 se afinen más que bien en los próximos días, entre el Congreso, la SHCP y el propio Presidente de México.

Efre´n Flores es licenciado en Economi´a. Durante ma´s de 35 an~os se ha dedicado a la comunicacio´n en medios electro´nicos e impresos, con temas financieros, econo´micos, empresariales, estrate´gicos, RSE, PyMEs, y de las nuevas tecnologi´as que revolucionan a nuestro mundo. Es conferencista en Me´xico y en EU.



regina


Copyright ElPeriodicodeMexico.com