Formato de impresión


Las profesoras de la mayor universidad de América Latina reclaman acciones contra la violencia de género


2019-12-06

Por ALMUDENA BARRAGÁN | El País

México 6 DIC 2019 - 17:05 CST En un momento en el que México es azotado por los feminicidios y la violencia contra las mujeres, la comunidad universitaria, con las alumnas a la cabeza, ha dicho basta a una crisis que también impregna cada uno de los rincones de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). En los últimos dos años, seis mujeres fueron asesinadas en sus instalaciones y desde que se activó el protocolo contra la violencia de género, en 2016 en la institución, se han puesto 921 denuncias por abuso y acoso sexual.

Este jueves más de 300 profesoras y profesores presentaron un escrito ante el rector, Enrique Graue, para pedir un plan integral que acabe con la violencia de género en la mayor universidad de América Latina, entre las medidas, se encuentra el cambio de los estatutos de la institución. “La violencia que viven las alumnas, profesoras y trabajadoras en la universidad como consecuencia del machismo y la violencia de género institucionalizados, ha derivado en abusos de poder contra ellas por miembros de la comunidad, generalmente varones en situaciones de acoso sexual, acoso laboral y hostigamiento sexual”, reza el documento.

Según cifras oficiales de la Oficina de la Abogacía de la UNAM, el 80% de las denuncias provienen de estudiantes (el 97% de ellas son mujeres) que señalan como principales agresores a sus compañeros (44%), seguidos de profesores y académicos (22%) y personal administrativo, (17%).

En el último año, de las 335 denuncias que se procesaron hasta junio, 178 de esos casos concluyeron con algún tipo de sanción, según el Informe sobre la Implementación del Protocolo para Atención de Casos de Violencia de Género. Sin embargo, muchos de los señalamientos nunca llegan a canalizarse por la vía administrativa y esas denuncias se pierden, como explica Brenda Medina, del Colegio de Pedagogía de la Facultad de Filosofía. “Muchas de las denuncias se estancan; o las instituciones revictimizan a las chicas y tratan de disuadirlas para que no denuncien, les dicen que su denuncia no va a proceder”, dice. “Las profesoras y profesores tenemos que posicionarnos como un interlocutor ante la violencia de género porque también nos afecta”, añade Mónica Quijano, profesora de la Facultad de Filosofía y Letras, una de las impulsoras del documento.

Entre las propuestas concretas para transformar la institución se encuentra la creación de una instancia independiente para las investigaciones y las resoluciones. Actualmente, todas las denuncias se gestionan a través de la Unidad para la Atención de Denuncias, pero las especialistas consultadas consideran que esta oficina no es suficiente para atender todos los casos. La resolución final de cada denuncia es tomada por el Tribunal Universitario en caso del alumnado y por los directores de las facultades y la parte jurídica de la institución en los casos de la comunidad académica. “La UNAM no puede ser juez y parte en los casos de violencia de género”, explica Mauro Alberto, profesor de filología hispánica quien también se ha sumado a la iniciativa.

Otra de las demandas urgentes es que las víctimas puedan dar seguimiento a todo el proceso de denuncia, que se estudie igualdad de género de manera transversal en todas las carreras y la modificación del artículo 95 de la Ley Universitaria, para que la violencia de género y la discriminación sean consideradas una falta grave. “En la actual ley son agravantes el consumo de alcohol o drogas, que se usen armas en las instalaciones, pero no la violencia de género”, dice Medina.

Con el propósito de que las demandas contra la violencia de género fueran aceptadas, una parte del movimiento feminista tomó la Facultad de Filosofía y Letras en una huelga que se extiende desde noviembre. A ella se sumaron 11 de los 39 centros asociados a la UNAM. La paralización se dio en medio de la reelección de Enrique Graue como rector, quien tuvo palabras para uno de los mayores problemas que aquejan a la casa de estudios: “Si hay algún tipo de violencia que no podemos aceptar es que las universitarias sean acosadas o violentadas”, dijo en el juramento de su cargo.

“Es el momento para que las cosas empiecen a cambiar. No se puede regresar a la normalidad si no se resuelve la violencia de género en la Universidad”, dice Amneris Chaparro del Centro de Estudios de Género. “La violencia de género seguirá siendo algo institucional en la UNAM mientras no se resuelvan los casos”, sentencia Medina.



regina


Copyright ElPeriodicodeMexico.com