Formato de impresión


La activista Greta Thunberg destaca la lucha indígena en la cumbre climática


2019-12-09

Por Isla Binnie

MADRID, (Reuters) - La activista adolescente Greta Thunberg destacó el lunes la lucha contra el cambio climático de los pueblos indígenas del mundo, al aparecer en una cumbre de Naciones Unidas junto a otros jóvenes activistas molestos por el fracaso de Occidente a la hora de abordar la crisis.

Comunidades indígenas de Estados Unidos, América del Sur y Australia han organizado en los últimos años campañas cada vez más intensas contra nuevos proyectos de combustibles fósiles, compartiendo una causa común con los jóvenes activistas europeos inspirados por Greta Thunberg.

La activista sueca, perseguida por la prensa desde que llegó a Madrid la semana pasada para participar en la conferencia después de cruzar el Atlántico en catamarán, se mantuvo la mayor parte del tiempo en silencio durante su primera aparición oficial en la cumbre, para permitir que hablaran jóvenes indígenas de Estados Unidos, de Uganda, de Filipinas y de las Islas Marshall.

“Sus derechos están siendo violados en todo el mundo y están entre los primeros y más afectados por la emergencia climática y ambiental”, dijo Thunberg sobre las comunidades indígenas.

Los activistas indígenas sostienen que sus comunidades no contribuyen casi en dada en las emisiones de combustibles fósiles que aceleran el cambio climático, pero son las más afectadas por las condiciones meteorológicas extremas y la pérdida de fauna y flora salvaje.

Rose Whipple, de Santee Dakota, nativa de Minnesota, Estados Unidos, pidió un enfoque sustentando en la tradición y la tecnología.

“La crisis climática es una crisis espiritual para todo nuestro mundo. Nuestras soluciones deben entrelazar la ciencia y la espiritualidad y el conocimiento ecológico tradicional con la tecnología”, dijo.

La reunión para abordar la implementación del pacto de París del 2015, que pretende limitar el aumento de la temperatura por debajo de los 2 grados centígrados, se trasladó a Madrid después de los disturbios sociales en Chile, que debía ser el país anfitrión.

“Mientras los países se felicitan entre sí por sus débiles compromisos, el mundo se está quemando literalmente”, dijo la activista chilena Angela Valenzuela.



Jamileth


Copyright ElPeriodicodeMexico.com