Formato de impresión


Presión adelantada, el dilema irresuelto de Valverde


2020-01-16

Diego Torres | El País

Las transiciones de ataque a defensa y de defensa a ataque no solo definieron la revolución del Barça de Guardiola entre 2008 y 2012. La organización de los equipos para reaccionar colectivamente, tanto a las pérdidas como a las recuperaciones del balón, marcaron los mayores avances tácticos del fútbol en la última década y han sido el combustible del largo debate interno que el lunes sentenció a Ernesto Valverde como entrenador del Barcelona en beneficio de Quique Setién.

La clave, la presión. La tensión entre aquello que propuso Valverde y lo que proyectaron algunos estrategas deportivos del club matizó un conflicto de posiciones ideológicas cada vez más contrapuestas, según fuentes próximas a la secretaría técnica. Estos intercambios se centraron desde 2017 en cómo organizar al equipo cada vez que perdía la pelota. La dirección deportiva fue partidaria de hacer todo lo posible por preservar el 4-3-3 defendiendo en campo contrario. La presión adelantada, clave del juego de posesión que mejor se amolda a las características de la gran mayoría de los futbolistas de la plantilla, debía mantenerse hasta las últimas consecuencias. Frente a esto, la postura de Valverde fue reticente. Desde su primera temporada, el entrenador indicó que resultaba impracticable realizar la presión adelantada si Messi no quería participar en ella.

Crisis del 4-3-3. Valverde argumentó que para desarrollar el 4-3-3 desde la ortodoxia sus tres atacantes debían repartir su trabajo sin balón de acuerdo con la formación del rival en el campo. Así, el extremo izquierdo debía seguir al lateral derecho rival, el nueve debía presionar a los centrales, y el extremo derecha —nominalmente Messi— debía presionar al lateral zurdo contrario. Puesto que Messi no quería desgastarse persiguiendo a su lateral, advirtió Valverde, hacer la presión alta suponía asumir el riesgo de que el equipo contrario se aprovechase de un hombre libre en la salida del balón. Como alternativa, el entrenador planteó formar dos líneas defensivas en un 4-4-2 parado en bloque medio.

Messi, coartada del 4-4-2. La lógica de Valverde fue difícil de cuestionar en la pizarra. Incluso los entrenadores más convencidos de los beneficios del 4-3-3, como Juanma Lillo, reconocen que presionar arriba con uno menos es complicadísimo: “Hay tres atacantes para presionar a cinco [un portero, dos centrales y dos laterales]. ¡No es fácil! Intentarás que el rival salga por el lugar donde tú eres más activo, no más pasivo. Pero el rival pretenderá lo contrario. Siempre se decía que para presionar de verdad un traidor vale por mil valientes. Uno que no quiera convierte en estéril el trabajo de los demás”.

En el seno del Barça nunca se extinguió la sospecha de que Valverde utilizaba la presunta pasividad de Messi como coartada para postergar el desarrollo del 4-3-3 sencillamente porque comprendía el fútbol desde el patrón creativo del 4-4-2 y el ataque de los espacios con Messi y Suárez al contragolpe. Después de todo, Valverde fue discípulo de Clemente en el Espanyol antes que jugador del Barça a las órdenes de Cruyff.

Solo los resultados hicieron soportable el plan táctico alternativo de Valverde. En la jornada 19ª de la Liga 2017-18 el balance del liderato del Barça fue de 52 goles a favor y nueve en contra. Pero en la temporada siguiente no solo el juego comenzó a perder fluidez. En la jornada 19ª del curso 2018-19 el balance de goles a favor y en contra reflejó un deterioro defensivo: 53 goles a favor y 20 en contra. Un derrumbe que, un año después, se profundiza con 49 goles a favor y 23 en contra.

Piqué como excepción. La eliminación prematura a manos de la Roma en cuartos de final de la Champions, en 2018, convenció a algunos responsables de la estrategia deportiva del Barça de que el camino trazado por Valverde apenas servía para circular por LaLiga. En su intento por persuadir a Valverde, hubo personas en el club que le explicaron insistentemente que la defensa con un 4-4-2 obligaba a los jugadores a realizar unas actividades y unos esfuerzos que los situaban en las antípodas de su temperamento y su cultura. Salvo Piqué —cada vez más inseguro lejos del área—, el plan socavaba la confianza de todos los chicos criados en La Masia. Como sentenció un analista del club: “A Xavi, a Iniesta o a Busquets les habría costado jugar en Primera si solo existiera la fórmula que Valverde aplicó en el Athletic”.

Jamás desatar a Busquets. Los fichajes de Griezmann y De Jong fueron la respuesta del club a la necesidad de volver a construir una identidad basada en la presión adelantada. Tras la eliminación ante el Liverpool en la pasada Champions, los mensajes a Valverde por parte de diversos empleados vinculados a la dirección deportiva fueron inequívocos. Si Messi quería ahorrar energía era preciso buscar soluciones más atrevidas que el 4-4-2. En este sentido, se elaboraron informes que sugerían dos fórmulas alternativas. Primero, una bastante extendida en Europa, que trasladada al Barça se traduciría en presionar con un extremo —Griezmann— al lateral diestro rival, emplear a Messi y a Suárez en la presión menos extenuante de los centrales, situación que mantendría a los dos atacantes próximos a la portería rival, y utilizar uno de los dos interiores —De Jong— para saltar a la presión del lateral izquierdo contrario. Esta disposición habría obligado a Busquets a ir a presionar a uno de los interiores rivales, cosa que podía dejar expuestos a sus centrales. Valverde hizo caso omiso. En sintonía con la escuela italiana, no quiso, bajo ningún concepto, que el mediocentro se despegara de sus zagueros.

Fórmula Guardiola. La segunda fórmula que propusieron en el club el año pasado fue la que utiliza Guardiola en el City para liberar a Sterling de la persecución de su lateral. En este caso, el City presiona al lateral diestro contrario con su lateral zurdo. Importada al Barça, esta idea parecía realizable siempre que se afinaran mucho los tiempos. Si Messi no quería seguir a su lateral, podía hacerlo Semedo, o Sergi Roberto. La solución Guardiola, si se implantaba con éxito, permitiría mantener el armazón defensivo nuclear del equipo con Busquets junto a sus centrales, a condición de que Piqué vigilara la banda derecha.

Temeroso de que el equipo se pudiera partir, Valverde tampoco se inclinó por esta solución. El Barça siguió defendiéndose con más repliegues que con presión adelantada. La Supercopa de España apenas fue la última evidencia.

El informe del Lyón, premonición contra el 4-4-2

En la secretaría técnica del Olympique de Lyon circuló un informe que ilustró al equipo francés que se midió al Barça en octavos de la Champions el año pasado. Fue una radiografía de los graves problemas que sufría el equipo de Valverde para defenderse con dos líneas de cuatro sobre el círculo central. Según un técnico que tuvo acceso al documento, concluía que si el Barça se medía a un rival con jugadores con una capacidad buena —ni siquiera excepcional— para hacer girar la pelota de banda a banda, las líneas defensivas retrocedían al menos diez metros con cada ciclo. Bastaban poco más de dos cambios de orientación del juego para meter al Barcelona en su área. Este hundimiento, excesivo en un equipo de primer nivel, descubría la incapacidad de los centrocampistas azulgrana para defender ordenados en un esquema de 4-4-2 en situaciones de máxima exigencia.

Nombre recurrente en las discusiones internas en el Barcelona, Sergio Busquets se convirtió en el paradigma de aquello que se perdía con el 4-4-2. El mediocentro, arquetipo de jugador de La Masia, brillante para ordenar al equipo en espacios reducidos y clarividente para defender hacia arriba, sucumbía si le obligaban a retroceder para marcar la raya en el mediocampo haciendo movimientos laterales sin más esperanza que proteger a sus centrales. Un analista del Barcelona advierte de que sin especialistas adecuados, sin jugadores mental y físicamente aptos para hacer las basculaciones, el bloque medio de Valverde no se podía sostener. La sustitución de Busquets por Rakitic en plena crisis frente al Atlético, en la pasada Supercopa, reveló esta debilidad.



Jamileth


Copyright ElPeriodicodeMexico.com