Formato de impresión


Argentina reactivará obra pública para ayudarse en pandemia


2020-04-10

 

BUENOS AIRES (AP) — A pesar del aislamiento obligatorio que se extenderá desde la próxima semana y con el fin de no mantener su actividad paralizada en un contexto recesivo, el gobierno de Argentina informó el viernes que reactivará su obra pública.

Los trabajos en rutas e instalaciones hídricas, entre otros, se realizarán en “condiciones de aislamiento”, dijo el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis. “Se hace un control al ingreso y egreso de cada trabajador para cumplir con las normas sanitarias”.

El plan también incluye pequeñas obras de infraestructura que se desarrollarán en más de 400 municipios que se sumarán a las que se realizan en materia de hospitales. Katopodis indicó que se están construyendo 12 clínicas en todo el país y que brindarán 1,000 camas, 350 de las cuales serán de terapia intensiva.

Sin embargo, pese al plan, la actividad económica permanecerá paralizada en gran parte durante la prolongación del aislamiento que el presidente Alberto Fernández tiene previsto anunciar.

Fernández se mostró a favor de dar prioridad a la salud de la población durante una reunión que mantuvo con miembros del Grupo de Puebla por videoconferencia para abordar cómo hacer frente a la pandemia.

“En el dilema entre la economía y la gente, yo elegí la gente”, dijo. “De repente un virus minúsculo puede terminar con fortunas, destruir economías, puede desacelerar el crecimiento y toda inversión se vuelve inútil ante la ausencia de gente que consuma”.

En la comunicación participaron 11 expresidentes y dirigentes políticos, entre ellos Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, de Brasil, y Evo Morales, de Bolivia.

El Grupo de Puebla es un foro fundado en julio de 2019 en la ciudad mexicana del mismo nombre. Su objetivo es articular ideas, modelos productivos, programas de desarrollo y políticas de Estado de carácter progresista.

La conveniencia de prorrogar la cuarentena que rige en Argentina desde el 20 de marzo ha estado en debate por parte de economistas, médicos y gobernadores de las distintas provincias, debido al temor de que un paro demasiado prolongado hunda profundamente la ya golpeada economía. En 2019 la actividad económica cayó 2,1 % y la pobreza alcanzó al 35,5% de la población.

Entre las medidas paliativas que se han puesto en marcha está el reparto de alimentos en las barriadas humildes, donde la parálisis económica genera mayor desesperación.

Argentina registra 1.813 infectados y 81 fallecidos.

En Chile, con 6.501 contagiados y 65 muertos, miles de personas se aglomeraron en caletas pesqueras y comercios de pescados y mariscos con ocasión de la Semana Santa, sin respetar las medidas de distanciamiento. El infectólogo Miguel O Ryan advirtió que “no hay ninguna duda que van a surgir casos nuevos en las próximas semanas”.

La preocupación por los contagios se extiende además a las sobrepobladas cárceles. Tan sólo una de ellas concentra cerca de medio centenar de presos y guardias de prisiones infectados.

Una ley recién aprobada para sustituir la condena de cárcel por arresto domiciliario de unos 1,300 reos comunes está paralizada por senadores oficialistas que buscan declararla inconstitucional porque no incluye a criminales de lesa humanidad. Los alegatos sobre el tema se iniciarán el lunes.

En Colombia, el Ministerio de Agricultura informó que más de 30 mil pequeños y medianos productores contarán con una ampliación de dos años de periodo de gracia para sus obligaciones crediticias debido a la pandemia. Según el ministerio, el saldo de capital de éstas supera los 126,000 millones de pesos (unos 30 millones de dólares). Entre las cadenas productivas favorecidas estarían maíz, arroz, cacao, plátano y lácteos.

El presidente Iván Duque señaló la víspera que desde el lunes habrá un alivio económico para empresas pequeñas para el pago de sus nóminas a sus empleados. No dio más detalles.

En Colombia hay 2.473 contagios y 80 fallecidos.

Por su parte, el gobierno de Bolivia dijo más tarde que la región de Oruro, al sur de La Paz, es un ejemplo en seguir la cuarentena.

El Servicio de Salud informó que un hombre de 45 años dio positivo y está en cuidados intensivos, con lo que se rompe la racha de más de 20 días en la que registró sólo ocho casos nuevos.

Después se informó que la región de Santa Cruz _epicentro de la enfermedad, con 130 casos_ será militarizada desde el martes. La decisión se asume ante el incumplimiento de la cuarentena total y para frenar la expansión del coronavirus.

“Estamos en guerra y estamos en guerra con un enemigo invisible, y como estamos en guerra, no vamos a discutir, los ciudadanos en tiempos de guerra sólo obedecen”, señaló el ministro de Desarrollo Productivo, Wilfredo Rojo.

En el país hay 250 contagios y 19 fallecidos.

Desde Asia, China ratificó su respaldo al gobierno de Venezuela en medio de la pandemia y descartó cambios en sus directrices de cooperación.

Tras una conversación telefónica con su par, Xi Jinping, el presidente Nicolás Maduro dijo en un comunicado que China “se opone a la injerencia extranjera en los asuntos internos (de) Venezuela y que aboga por el pleno respeto a la soberanía”.

Beijing ha enviado a Caracas dos cargamentos de insumos médicos que incluían trajes de bioseguridad, lentes protectores, guantes, purificadores de aire, antivirales y 504,000 kits de pruebas rápidas.

La cifra de contagiados por coronavirus en el país subió a 175 tras la detección de cuatro nuevos casos, anunciaron las autoridades. Hay nueve muertos.

Del total de infectados 84 están recuperados, 66 están hospitalizados en centros públicos y privados, diez se mantienen en aislamiento domiciliario, y seis se encuentran en hoteles, dijo la vicepresidenta Delcy Rodríguez en una transmisión de la televisora estatal. Los primeros casos de coronavirus en Venezuela se reportaron el 13 marzo.

Rodríguez indicó que hasta la fecha se han realizado 159.597 pruebas de detección, equivalentes a 5.320 pruebas por cada millón de habitantes, lo que dijo ubica a Venezuela “al frente en América Latina en número de pruebas realizadas”. La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas (OCHA) reportó que para el 31 de marzo se habían realizado 1.779 pruebas en Venezuela.

La vicepresidenta anunció que para el sábado se espera el arribo de un nuevo cargamento de insumos provenientes de China.

En Ecuador, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, dijo que hay 297 fallecidos a causa del COVID-19 y 311 personas que probablemente murieron por la misma causa, aunque no se les hicieron pruebas a tiempo, además de 7.161 contagiados.

Cuba, por su parte, espera que el pico de enfermos llegue en la primera quincena de mayo y podría rondar entre 1,000 y 5,000 casos positivos.

Un estudio realizado por la Universidad de La Habana dio cuenta de tres modelos posibles en los cuales oscilará el comportamiento de los contagios de COVID-19. Uno favorable con una curva ascendente suave, un segundo de tipo medio con unos 2,000 infectados y el crítico.

Cuba reportó 549 infectados y 15 fallecidos. Además, hay más de 1,200 sospechosos aislados.

La víspera se anunció que a partir del sábado se paralizará el transporte público estatal y privado y se cerrarán tiendas que no sean de abasto alimentario.

No hay cuarentena nacional obligatoria, pero algunas localidades en las que se detectaron muchos casos o transmisión autóctona fueron restringidas y se prohibió la llegada de extranjeros. Los vuelos que no sean humanitarios y las clases están suspendidas.

En Panamá, las autoridades de Salud reportaron 222 casos nuevos de coronavirus para un total de 2.883 contagiados, 74 fallecimientos y 17 recuperados. El país se preparaba para dos días de cuarentena total, el sábado y el domingo, en el que los panameños deben permanecer en sus viviendas y nadie podrá transitar salvo mínimas excepciones.

En Latinoamérica y el Caribe hay más de 51,700 contagiados y han muerto más de 2,100 personas por el coronavirus.

La pandemia ha infectado a más de 1,6 millón de personas y causado la muerte a más de 101,700 en todo el mundo, según el Centro de Ciencias e Ingeniería de Sistemas de la Universidad Johns Hopkins, que basa sus datos en los informes de los gobiernos y las autoridades de salud de cada país.

En la mayoría de la gente este virus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. Pero en algunas personas, sobre todo los adultos mayores y quienes padecen trastornos de salud subyacentes, puede causar enfermedades más graves e incluso la muerte.



regina


Copyright ElPeriodicodeMexico.com