Formato de impresión


Francia y España salen del confinamiento por el coronavirus, que resurge en Asia


2020-05-11

Lluís Gené | AFP

Decenas de millones de personas en España y Francia recuperaron parcialmente la libertad de circulación este lunes con el levantamiento de numerosas restricciones impuestas para luchar contra la pandemia del coronavirus, que con la reaparición de casos en Corea del Sur y China renueva los temores a una segunda ola.

"Esto se echaba mucho de menos", dijo Jesús Vázquez, un obrero de 51 años que pidió un sándwich y una cerveza en una terraza en Tarragona, Cataluña (noreste) en el primer día del desconfinamiento en España, donde con el fin de limitar el riesgo de propagación, la medida se aplica a solo una parte del país a partir de este lunes.

En España, uno de los países más afectados con más de 26,700 muertes aunque el número de decesos va en descenso, se permiten reuniones en grupos de hasta diez personas, sentarse en terrazas con aforo limitado o acudir a tiendas sin pedir cita previa. Pero Madrid y Barcelona, seguirán bajo las restricciones.

En Francia, el confinamiento desde el 17 de marzo también parece haber dado resultado pues ha caído la cifra diaria de muertos a 70 el domingo.

Pero también con más de 26,000 muertos, las autoridades pidieron prudencia, ahora que millones salen de casa y regresan al trabajo para reactivar una economía que lleva dos meses casi parada.

Este lunes en hora punta, el metro de París estaba casi igual de lleno que antes del confinamiento. "Será imposible", dijo Brigitte, una usuaria de la línea dos que pasa por el centro de la capital.

"Gracias a ustedes, el virus ha retrocedido. Pero aún está aquí. SALVEN VIDAS, SIGAN SIENDO PRUDENTES", tuiteó el presidente Emmanuel Macron.

- Temor a una segunda ola -

Desde su aparición en China en diciembre, la enfermedad ha causado más de 280,000 muertos y contagiado 4,2 millones en 195 países, según el último recuento de la AFP a partir de fuentes oficiales.

Y el riesgo de una segunda ola, mencionado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), preocupa a los gobiernos, sobre todo a medida que surgen signos preocupantes.

En el Reino Unido, con casi 32,000 muertos, el primer ministro Boris Johnson, fue blanco de duros ataques de la oposición y los sindicatos debido al plan de desconfinamiento anunciado la víspera, que calificaron de "contradictorio" y peligrosamente "confuso".

Italia, que le sigue al Reino Unido con unos 30,500 muertos, sigue mejorando y registró este lunes por primera vez menos de mil enfermos en cuidados intensivos.

Pero el temor a una segunda ola se vio alimentado luego de que China informase de cinco nuevos casos de coronavirus en Wuhan, el foco de la pandemia de COVID-19, un día después de anunciar la primera infección en más de un mes en esta ciudad del centro del país.

En Shanghái, el parque de atracciones Disneyland volvió a abrir este lunes pero con restricciones. "Hemos pasado dos meses encerradas, era un aburrimiento mortal", dijo a la AFP una visitante acompañada por una niña de cinco años.

Corea del Sur, donde también se había frenado la epidemia, registró el lunes 35 nuevos casos, el mayor número en más de un mes debido a la aparición de un foco en un barrio de salidas nocturnas de Seúl.

En Alemania, donde sen tres cantones se superó la tasa crítica de 50 nuevos contagios por 100,000 habitantes, ante o cual la canciller Angela Merkel insistió en que es "muy importante" que la gente respete las medidas de distanciamiento.

- Nueva acusación de EU contra China -

En medio de una carrera contrarreloj en varios países para obtener una vacuna, Estados Unidos acusará públicamente a China de intentar piratear sus investigaciones en este sentido, según los diarios estadounidenses The Wall Street Journal y The New York Times.

En Pekín, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, rechazó las acusaciones, afirmando que su país se opone firmemente a los ciberataques.

El gobierno de Donald Trump acusa a China de haber tardado en alertar al mundo de la epidemia, que deja en Estados Unidos casi 80,000 muertos, el saldo mortal más alto del mundo en un solo país, y más de 1,3 millones de contaminados, incluso dos en la propia Casa Blanca.

América Latina y el Caribe es una de las regiones más afectadas por la pandemia, con 20,000 muertos, más de la mitad en Brasil.

Barrios humildes hacinados y cárceles son dos de los lugares en diferentes países de la región donde se teme más la propagación del virus.

En Perú, con el grito de "ayuda", un grupo de internas de un penal de mujeres en Lima realizan una protesta después de que una presa diera positivo por coronavirus.

Nicaragua, donde según el gobierno solo hay 16 casos y cinco muertos, es un foco de preocupación. Según un conteo independiente del Observatorio Ciudadano, hay más de 780 casos sospechosos. El jefe de la diplomacia estadounidense para Latinoamérica, Michael Kozak, exigió este lunes al presidente Daniel Ortega "sincerarse" sobre lo que ocurre en ese país.

En el resto del mundo, los ojos se posan ahora en África, Rusia e India. Sudáfrica, el país más afectado en África subsahariana, ha superado los 10,000 casos confirmados, de los cuales 194 muertes, según el ministerio de Sanidad.

En Rusia, donde hay más de 10,000 casos diarios, el presidente Vladimir Putin anunció el fin a partir del martes del periodo de desempleo pagado, dando señal de una salida "paso a paso" de las restricciones del confinamiento. "Pero la lucha contra la epidemia (del nuevo coronavirus) no acaba. El peligro se mantiene", advirtió.

India, con casi 63,000 casos y más de 2,100 muertes, comenzó el proceso de desconfinamiento, pero sigue prohibiendo los viajes entre Estados, así como los vuelos nacionales e internacionales.



Jamileth


Copyright ElPeriodicodeMexico.com