Formato de impresión


‘Me sentí indefensa’: la secretaria del alcalde de Seúl habla sobre las acusaciones de abuso


2020-07-13

Por Choe Sang-Hun | The New York Times

SEÚL, Corea del Sur — La secretaria de una de las figuras políticas más poderosas en Corea del Sur, el alcalde de Seúl, Park Won-soon, describió haber sufrido años de abuso y acoso sexual en sus manos y pidió el lunes, en su primera declaración pública, un mundo donde las mujeres puedan ser tratadas “como seres humanos”.

El comunicado fue publicado horas después del funeral de Park, quien se suicidó la semana pasada después de que su secretaria fue a la policía con sus acusaciones.

“Me sentí indefensa y débil ante el inmenso poder”, dijo la mujer en la declaración emitida a través de su abogada en una conferencia de prensa el lunes. “Quería gritarle en un tribunal de justicia seguro, decirle que parara. Quería clamar cuánto me ha lastimado”.

“Quería perdonarlo”, continuó el comunicado. “Quería que fuese juzgado en un tribunal de justicia y que se disculpara conmigo como un ser humano”.

Si bien se desconoce su estado mental, Park, un defensor de las mujeres de toda la vida y el segundo funcionario más poderoso en Seúl después del presidente, se suicidó el jueves, un día después de que su secretaria, cuyo nombre y otros datos personales no fueron revelados, acudió a la policía. En su nota de suicidio, Park no mencionó las acusaciones, y solo dijo “que se disculpaba con todos”.

El lunes, la abogada de la mujer y un grupo de activistas pidieron una investigación al decir que había sido ampliamente vilipendiada en las redes sociales, donde los troles intentaron revelar su identidad y la culparon de haber llevado al popular alcalde al suicidio. Según los procedimientos legales de Corea del Sur, el caso criminal de Park está cerrado, y no habrá acusación porque el sospechoso está muerto.

“Lo que ocurrió no desaparece solo porque el acusado está muerto”, dijo Go Mi-kyeong, directora del Servicio de Asistencia Telefónica para Mujeres de Corea, uno de los grupos de derechos de la mujer donde la secretaria de Park buscó ayuda después de ir a la policía. “El primer paso hacia la restauración de los derechos humanos de la víctima es revelar toda la verdad”.

Go pidió a la policía que revele lo que saben hasta ahora del caso. La policía entrevistó a la víctima y su abogada durante casi diez horas hasta la madrugada del jueves. Go también exigió que el Ayuntamiento de Seúl iniciara una investigación sobre por qué había desestimado las quejas anteriores de la secretaria sobre acoso sexual.

“Cuando ella solicitó ayuda en el Ayuntamiento, los funcionarios trataron de proteger al alcalde, al decir que él nunca haría algo así o que ella debería descartarlo como un error menor”, dijo Lee Mi-kyeong, jefa del Centro de Ayuda para la Violencia Sexual de Corea, otro grupo de derechos de las mujeres. “Este es un caso típico de violencia sexual en el que la víctima enfrenta un tremendo poder y se le impide alzar la voz”.

El Ayuntamiento de Seúl no respondió de inmediato a la demanda de una investigación.

En Corea del Sur, los hombres dominan los niveles superiores de la sociedad y aplican un código jerárquico estricto. La cultura puede hacer que las mujeres sean vulnerables al abuso sexual y dificultar las denuncias públicas.

Como en otros países, el movimiento #MeToo se ha extendido por Corea del Sur en los últimos años. Las mujeres han presentado acusaciones de abuso sexual contra una variedad de hombres notables, incluidos directores de teatro, políticos, profesores, líderes religiosos y un exentrenador del equipo nacional de patinaje de velocidad.

Muchos de los acusados se han disculpado y renunciado a sus funciones. Varios han enfrentado cargos criminales.

Park fue, con mucho, el surcoreano más destacado que enfrentaba una acusación #MeToo.

En 2018, ganó un histórico tercer mandato como alcalde de Seúl, una ciudad de diez millones de habitantes donde impulsó políticas para hacerla más segura para las mujeres. Como reconocido abogado de derechos humanos, ganó el primer caso de acoso sexual del país.

Kim Jae-ryeon, la abogada de la secretaria, dijo que la víctima acudió por primera vez a ella el 12 de mayo, y acusó a Park de acosarla sexualmente en su oficina y en un dormitorio adjunto. Park presionó su cuerpo sobre ella mientras tomaba selfis, dijo la abogada durante la conferencia de prensa.

También la llamó a su dormitorio y le pidió que lo abrazara. Por lo general, a altas horas de la noche, le mandaba mensajes obscenos y fotos de él en ropa interior a través de Telegram, una aplicación de mensajería cifrada, señaló la abogada.

“Una vez, cuando vio un hematoma en la rodilla de la víctima, lo tocó con sus labios, y dijo que eso curaría la herida”, continuó la abogada.

La abogada dijo que la víctima declaró a la policía que mostró a sus amigos algunos de los mensajes obscenos de Park, así como a un periodista y a colegas trabajadores del Ayuntamiento. La secretaria también presentó a la policía pruebas incriminatorias de su teléfono, dijo.

Park, ahora muerto, no puede defenderse de las denuncias. Su familia ha instado a los medios de comunicación a no presentar acusaciones no confirmadas y unilaterales.

En medio de la lluvia, el lunes, cientos de simpatizantes se reunieron en frente del Ayuntamiento, ya que el funeral de Park se realizó dentro. Cuando el coche fúnebre se llevó el cuerpo de Park para ser cremado, muchos simpatizantes lloraron y algunos trataron de bloquear el vehículo.

Sus cenizas fueron trasladadas más tarde a Changnyeong​, en el sur del país, la ciudad natal que dejó hace 50 años para seguir una de las carreras políticas más legendarias de Corea del Sur.

La muerte de Park ha dividido a la sociedad surcoreana. Muchos lamentaron en internet la partida prematura de uno de los abogados de derechos humanos más talentosos del país, quien sentó las bases para el ahora activo movimiento nacional de la sociedad civil. Pero sus detractores lo llamaron “hipócrita”. Aunque líderes políticos, religiosos y de otro tipo le han rendido homenaje en los últimos días, algunos legisladores y líderes de los derechos de las mujeres se han negado a seguir el ejemplo.

En su comunicado del lunes, su secretaria expresó sus condolencias por la muerte de Park.

Pero dijo que se sintió “asfixiada” por la forma en que la sociedad le dio un entierro tan conmovedor, mientras ella ha sido sometida a “distorsiones y especulaciones” sobre sus motivos.

“Me pregunto cómo voy a seguir viviendo”, dijo.



regina


© Copyright ElPeriodicodeMexico.com