Formato de impresión


Aumento salarial para silenciar reclamo policial en Argentida


2020-09-10

Por ALMUDENA CALATRAVA | AP

BUENOS AIRES (AP) — Las autoridades lograron descomprimir temporalmente las protestas de cientos de policías de la provincia de Buenos Aires que exigían una mejora en sus ingresos tras anunciar el jueves un aumento salarial que muchos uniformados consideraron insuficiente, pero un paso adelante en sus reivindicaciones.

Los agentes que protestaban desde hace cuatro en distintas localidades bonaerenses comenzaron a desmovilizarse luego de que el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, anunció aumentos que se reflejarán en el salario neto, en los fondos que los policías reciben para comprar sus uniformes y en las horas extras.

El gobernador intentó así silenciar la protesta de la fuerza de seguridad que, con 90,000 agentes, es la más numerosa de Argentina y opera en el distrito más importante del país. No obstante, abrió un nuevo frente de disputa política con la oposición por el origen de los recursos para financiar la mejora salarial de la policía.

Luego del anuncio varios uniformados dijeron que el aumento estaba por debajo de la suba de 56% demandada para algunas categorías pero comenzaron a abandonar las protestas. Otros mostraron su malestar porque el gobernador no dio respuesta a todos sus reclamos.

“Estábamos pidiendo que asegure que ninguno va a ser sancionado, trasladado y perseguido por el personal de mayor jerarquía y no se habló nada de eso”, dijo a The Associated Pres el sargento Roberto Acevedo.

En tanto, el policía retirado Mariano Díaz señaló que él y otros compañeros seguirán pidiendo “una mesa de dialogo” para lograr mejores ingresos “y en especial que nadie termine sumariado”.

Por su lado, el agente Mariano Alderete valoró positivamente que los uniformados se hicieran escuchar para mostrar que su situación “límite” y pidió a sus compañeros que se desmovilizaran. “Les pido que no desprotejamos nuestro rol, nuestra función”, señaló.

Otras reacciones se canalizaron a través de distintos voceros informales ya que, por ley, la fuerza no está sindicalizada.

El anuncio se produjo luego de que las autoridades provinciales y el gobierno nacional afrontaran manifestaciones de miles de uniformados en las inmediaciones de las residencias del gobernador y del presidente Alberto Fernández.

Fernández dijo a la radioemisora Radio Con Vos que la protesta era “justa” pero el “método es inadmisible y desmesurado”. Asimismo sostuvo que “son muchos los retrasos” en distintos sectores y que se van a ir “resolviendo sobre la marcha”.

Los policías se quejan además de que pagan el alcohol en gel y otros insumos sanitarios de su bolsillo en medio de la pandemia del nuevo coronavirus, que los móviles policiales están en malas condiciones y que no reciben capacitación permanente.

El gobernador Kicillof anunció que unos 39,000 oficiales “pasarán a percibir un salario de bolsillo de 44,000 pesos (unos 559 dólares)”. En la actualidad los oficiales de menor rango reciben 34,000 pesos (unos 430 dólares) al mes, en un contexto de inflación y crisis económica.

Por otro lado, se destinarán 5,000 pesos (63 dólares) por mes para la adquisición de uniformes y se aumentará el valor de las horas extras a 120 pesos (1,5 dólares), tres veces más que lo que los agentes cobran ahora.

Eso último elevará el salario de los efectivos que presten servicios adicionales a 60,000 pesos (760 dólares).

Según Kicillof con esta decisión “se viene a saldar una deuda” con la fuerza heredada del gobierno anterior y que se agudizó por la pandemia.

El gobernador también anunció más programas de entrenamiento y la posibilidad de que los agentes sean tratados de forma personalizada en dos hospitales.

Para poder hacer efectivas estas subas, Fernández anunció la víspera una quita de más del 1% de la distribución nacional de impuestos destinada a la Ciudad de Buenos Aires para dirigir esos recursos a la provincia, medida que no fue bien recibida por las autoridades capitalinas.

El alcalde de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, quien pertenece a la principal fuerza opositora Juntos por el Cambio, anunció el jueves por la noche que recurrirá a la justicia para evitar la quita de fondos.

“La decisión que tomó el gobierno nacional es inconstitucional y por eso vamos a ir a la Corte Suprema de Justicia de la Nación a defender con todos los recursos jurídicos la autonomía y los derechos de la ciudad. Hay mucha jurisprudencia que dice que una decisión así no se puede tomar de manera unilateral y, mucho menos, de un día para el otro”, dijo a periodistas en la sede de la alcaldía.

La protesta policial se produjo en momentos en que la inseguridad aparece en varias encuestas como la mayor preocupación de los argentinos, por encima de la crisis económica y el COVID-19, y a pocos días de que el gobierno anunciara un plan contra la delincuencia que supone el despliegue de miles de efectivos y fondos por unos 480 millones de dólares.

Argentina ha reportado más de 512,000 casos del nuevo coronavirus y más de 10,700 decesos.



regina


Copyright ElPeriodicodeMexico.com