Formato de impresión


Dios llama a todos y recompensa con su amor: Papa Francisco


2020-09-20

Larissa I. López

(Zenit – 20 sept. 2020).- El Papa Francisco recordó en el Ángelus que Dios nos llama “a trabajar para Él en su campo “y nos da como única recompensa su amor, la amistad de Jesús, que es el todo para nosotros”.

A las 12 del mediodía de hoy, 20 de septiembre de 2020, el Santo Padre se asomó a la ventana del estudio del Palacio Apostólico Vaticano para recitar el Ángelus con los fieles y peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro.

En concreto, Francisco ha reflexionado sobre el Evangelio de hoy (Mt 20,1-16), que narra la parábola de los trabajadores llamados a jornal por el dueño de una viña, en el que “Jesús nos muestra el sorprendente modo de actuar de Dios, representado en dos actitudes del dueño: la llamada y la recompensa”.

Dios llama siempre

El Papa señaló que ese dueño “representa a Dios, que llama a todos y llama siempre, a cualquier hora”. También hoy “nos sigue llamando a cada uno, a cualquier hora, para invitarnos a trabajar en su Reino”. El Señor “no está encerrado en su mundo, sino que ‘sale’, (…), “sale continuamente a la búsqueda de las personas, porque quiere que nadie quede excluido de su plan de amor”, subrayó.

En este sentido, aclaró que la Iglesia debe ser como Dios, “siempre en salida”, pues “cuando la Iglesia no está en salida, se enferma”. Y explicó que, efectivamente, las “enfermedades” de la Iglesia se deben a que “no está en salida”: “Es verdad que cuando una sale corre el riesgo de un accidente, pero es mejor una Iglesia accidentada por haber salido a anunciar el Evangelio que una Iglesia enferma por estar encerrada”.

Dios paga el máximo

Después, el Pontífice se refirió a la recompensa, apuntando que Dios “siempre paga el máximo, no se queda a mitad del pago, paga todo”. Jesús no está hablando del trabajo y del salario justo, “sino del Reino de Dios y de la bondad del Padre celestial, que sale continuamente y paga lo máximo a todos”.

Dios, como el dueño de la viña, “no mira el tiempo y los resultados, sino la disponibilidad y la generosidad con la que nos ponemos a su servicio”. Su actuar “va más allá de la justicia y se manifiesta en la Gracia. Todo es Gracia, nuestra salvación es Gracia, nuestra santidad es Gracia. Donándonos la Gracia, Él nos da más de lo que merecemos.”

Y recordó que el primer santo canonizado en la Iglesia fue el Buen Ladrón, que “robó el Cielo en el último momento de su vida”: “Quien piensa en sus propios méritos, fracasa, el que se confía con humildad a la misericordia del Padre, de ser último, como el buen ladrón, pasa de último a primero (cfr. v. 16)”.

Palabras antes del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

La página del Evangelio de hoy (cfr. Mt 20,1-16) narra la parábola de los trabajadores llamados a jornal por el dueño de una viña. A través de esta historia, Jesús nos muestra el sorprendente modo de actuar de Dios, representado en dos actitudes del dueño: la llamada y la recompensa.

En primer lugar, la llamada. El dueño de la viña sale en cinco ocasiones a la plaza y llama a trabajar para él: a las seis, a las nueve, a las doce, a las tres y a las cinco de la tarde. Es conmovedora la imagen de este dueño que sale varias veces a la plaza a buscar trabajadores para su viña. Ese dueño representa a Dios, que llama a todos y llama siempre, a cualquier hora. Dios actúa así también hoy: nos sigue llamando a cada uno, a cualquier hora, para invitarnos a trabajar en su Reino. Este es el estilo de Dios, que hemos de aceptar e imitar. Él no está encerrado en su mundo, sino que “sale”: Dios siempre está en salida, buscándonos; no está encerrado. Dios sale, sale continuamente a la búsqueda de las personas, porque quiere que nadie quede excluido de su plan de amor.

También nuestras comunidades están llamadas a salir de los varios tipos de “fronteras”, que pueden existir, para ofrecer a todos la palabra de salvación que Jesús vino a traer. Se trata de abrirse a horizontes de vida que ofrezcan esperanza a cuantos viven en las periferias existenciales y aún no han experimentado, o han perdido, la fuerza y la luz del encuentro con Cristo. La Iglesia debe ser como Dios: siempre en salida; y cuando la Iglesia no sale, se pone enferma de tantos males que tenemos en la Iglesia. ¿Por qué estas enfermedades en la Iglesia? Porque no sale. Es cierto que cuando uno sale existe el peligro de que tenga un accidente. Pero es mejor una Iglesia accidentada por salir, por anunciar el Evangelio, que una Iglesia enferma por estar encerrada. Dios sale siempre, porque es Padre, porque ama. La Iglesia debe hacer lo mismo: siempre en salida.

La segunda actitud del dueño, que representa la de Dios, es su modo de recompensar a los trabajadores: ¿cómo paga Dios? El dueño se pone de acuerdo con los primeros obreros, contratados por la mañana, para pagarles “un denario” (v. 2). En cambio, a los que llegan a continuación les dice: “Os daré lo que sea justo”(v. 4). Al final de la jornada, el dueño de la viña ordena que a todos les sea dada la misma paga, es decir, un denario. Quienes han trabajado desde la mañana temprano se indignan y se quejan del dueño, pero él insiste: quiere dar el máximo de la recompensa a todos, incluso a quienes llegaron los últimos (vv. 8-15). Dios siempre paga el máximo. No se queda a mitad del pago. Paga todo. Y aquí se comprende que Jesús no está hablando del trabajo y del salario justo, que es otro problema, sino del Reino de Dios y de la bondad del Padre celestial que sale continuamente a invitar y paga el máximo salario a todos.

De hecho, Dios se comporta así: no mira el tiempo y los resultados, sino la disponibilidad, mira la generosidad con la que nos ponemos a su servicio. Su actuar es más que justo, en el sentido de que va más allá de la justicia y se manifiesta en la Gracia. Todo es Gracia. Nuestra salvación es Gracia. Nuestra santidad es Gracia. Donándonos la Gracia, Él nos da más de lo que merecemos. Y entonces, quien razona con la lógica humana, la de los méritos adquiridos con la propia habilidad, pasa de ser el primero a ser el último. “Pero yo he trabajado mucho, he hecho mucho en la Iglesia, he ayudado tanto, ¿y me pagan lo mismo que a este que ha llegado el último?”. Recordemos quién fue el primer santo canonizado en la Iglesia: el Buen Ladrón. “Robó” el Cielo en el último momento de su vida. Esto es Gracia, así es Dios, también con todos nosotros. El que piensa en sus propios méritos, fracasa; quien se confía con humildad a la misericordia del Padre, pasa de último -como el Buen Ladrón- a primero (cfr. v. 16).

Que María Santísima nos ayude a sentir todos los días la alegría y el estupor de ser llamados por Dios a trabajar para Él en su campo, que es el mundo, en su viña, que es la Iglesia. Y de tener como única recompensa su amor, la amistad de Jesús.



JMRS


Copyright ElPeriodicodeMexico.com