Formato de impresión


El 35% de los mexicanos expulsados del mercado laboral por el coronavirus todavía no ha regresado


2020-09-28

Por Jon Martín Cullell | El País

Medio año después del inicio de la pandemia, más de un tercio de los trabajadores expulsados por la crisis del coronavirus todavía no ha regresado al mercado laboral. De los 12 millones de mexicanos que lo dejaron en abril, un 35% sigue fuera del ring, según la encuesta mensual publicada este lunes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Hay señales de recuperación. En agosto, 608,000 personas se reincorporaron a la población económicamente activa, los trabajadores que tienen empleo o buscan uno, que pasan de 52,6 a 53,2 millones. Sin embargo, las cifras, que engloban tanto al sector formal como al informal, continúan lejos del escenario anterior a la crisis y apuntan a un ‘efecto reapertura’ que se desinfla a medida que pasan los meses.

Con el Banco de México pronosticando una caída del PIB de hasta el 12,8% este año y la vacuna contra la covid-19 todavía por llegar, subsiste la incertidumbre sobre la velocidad de la remontada. La respuesta fiscal del Gobierno mexicano a la crisis ha sido una de las más débiles de la región, según el Fondo Monetario Internacional. Y la tendencia apunta a una ralentización en la creación de empleo. En julio, el Inegi registró el regreso de 1,5 millones de trabajadores, más del doble que en agosto, señal de que la reapertura de la economía tras el confinamiento sigue dando frutos, pero a un ritmo menor.

El aumento mensual, además, deja un sabor agridulce si se compara con 2019. La población activa representó en agosto un 55,1% de los mayores de 15 años. Hace un año, esta era del 60,4%, es decir, cinco puntos mayor. El impacto de la crisis es aún más claro cuando se analiza por sexos. Mientras la participación de los hombres ha mantenido una tendencia constante hacia la recuperación y alcanzó un 72,8%, en el caso de las mujeres esta fue del 38,9%, ligeramente inferior a la de los dos meses previos y 5,7 puntos porcentuales menor que hace un año. Esto coincide con el inicio del ciclo escolar que los niños están siguiendo de forma virtual desde casa, apunta Valeria Moy, directora del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), un centro de análisis. “Cuando se tiene que elegir quién se queda con los niños suele ser la mujer y probablemente también es una cuestión racional: regresa al trabajo quien gana más dinero”, dice la economista.

El rebote de agosto se debe principalmente a la recuperación del empleo informal tras el relajamiento de las medidas de confinamiento. De representar 31 millones de personas antes de la pandemia, se desplomó a 20,7 en abril para luego remontar hasta los 27,8 millones en agosto, un 55% de la población ocupada. “En México no puedes estar mucho tiempo sin trabajo porque no hay red de protección ni seguro de desempleo. No tienes más opción que salir y vender en la calle”, afirma Moy. Aunque la recuperación de la formalidad es más lenta, también ofrece un panorama de moderado optimismo. En agosto se crearon 92.390 nuevos empleos, según los datos del Instituto Mexicano del Seguro Social publicados a mediados de septiembre.

La información publicada este lunes conecta con el discurso optimista del presidente Andrés Manuel López Obrador. El mandatario afirmó este fin de semana durante una gira por el Estado de Veracruz que el país va" avanzando y saliendo del hoyo en lo que tiene que ver con la economía". Pese a que el Gobierno no ha presentado un paquete extraordinario de medidas para enfrentar la crisis, las autoridades confían en que los programas ya existentes permitirán recuperar 200,000 empleos entre agosto y septiembre.

Por sectores, el primario y la construcción han sido los que han tirado del remolque durante agosto. Ambos reportan niveles de empleos similares a los de hace un año. El agropecuario, el que más se recupera, dio trabajo a un 14,4% de la población ocupada, un incremento importante respecto al 12,1% de julio y al 13,3% de hace un año. Por otro lado, el comercio sigue sin levantar cabeza y registra una reducción de 1.4 millones de empleos, de 10,7% a 9,3% en agosto. Representa un 59,3% de la población ocupada, 3,9 puntos porcentuales menos que en julio y ligeramente menor al de hace un año, cuando un 60,9% tenía trabajo en este sector.

El mal estado de la actividad terciaria, que incluye a restaurantes y hoteles, afecta de forma particular al Estado de Quintana Roo, la principal economía turística del país con las playas del Caribe como gran señuelo. La entidad registra un 91,7% de ocupación, la tasa más baja del país y cinco puntos porcentuales menor a la de hace un año. Allí la estrepitosa caída del turismo internacional no ha permitido salvar la temporada de verano. Aunque el confinamiento estricto terminó hace meses, los Gobiernos locales han adoptado medidas de limitación de aforos y ocupación de espacios para prevenir rebrotes.

En cuanto a la duración de la jornada laboral, un buen indicador de la calidad del empleo, las personas que trabajaron más de 35 horas semanales sumaron el 68,7% de la población ocupada, un incremento de más de dos puntos respecto a julio. Aquí también, las cifras siguen lejos de las del mismo mes de 2019, cuando el porcentaje era del 73,8%, y presentan diferencias importantes según el sexo. El desfase es mayor en el caso de las mujeres: un 56,2% tenía jornadas de más de 35 horas, frente al 63,5% de hace un año, una caída de 7,3 puntos. Para los hombres, la diferencia es de 5,9 puntos porcentuales.



regina


Copyright ElPeriodicodeMexico.com