Formato de impresión


Tabasco, Chiapas y Veracruz se ahogan tras siete días bajo las inundaciones


2020-11-13

Micaela Varela | El País

México - Las calles de Villahermosa, en Tabasco, cumplen siete días bajo el agua. Las inundaciones que afectan a todo el Estado, además de Chiapas y Veracruz, han obligado a evacuar a miles de vecinos con sus pocas pertenencias a cuestas. Los desbordamientos de ríos a causa de las devastadoras lluvias de Eta han dejado ya 27 muertos en el sureste del país y 180,000 afectados por los daños. Las autoridades tienen que sortear varios obstáculos con el agua por encima de los hombros para poder entregar alimentos y medicamentos a los desplazados. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha informado este jueves de que visitará nuevamente a los damnificados durante el fin de semana, donde pasará su cumpleaños número 67. “Se sigue atendiendo a los damnificados de mi Estado, de Tabasco, también a mis paisanos de Chiapas, de Veracruz y es probable que vaya por allá de nuevo el fin de semana”, ha señalado.

El sureste mexicano sufre las consecuencias de la estela del huracán Eta, ahora debilitada a tormenta tropical tras tocar tierra en Nicaragua hace una semana. Los fuertes vientos acompañados de intensas lluvias han provocado inundaciones, deslizamientos de tierra y lodazales que han devastado la región. Aldeas enteras han quedado sepultadas por las avalanchas de barro y, ahora, con la tormenta lejos en las costas de Florida, los caudalosos ríos amenazan con desbordarse y seguir sumando daños. Centroamérica aún está cuantificando los destrozos mientras esperan a otra posible tormenta. De momento, hay 58 muertos en Honduras, otros 44 muertos y 99 desaparecidos en Guatemala y, al menos, otros dos fallecidos en Nicaragua.

Chipas ha sido el Estado más afectado con 22 fallecidos. En la comunidad de Mukem se ha celebrado el funeral una familia casi al completo, que fue arrastrada por los ríos de barro. Solo la madre sobrevivió para encontrarse que su marido y sus dos hijos habían fallecido. Las autoridades han habilitado 16 refugios temporales para proveer alimentos a la población damnificada por el frente frío que ha azotado a la región apenas días después de la llegada de Eta. El gobernador, Rutilio Escandón, ha informado de que los esfuerzos conjuntos de Protección Civil y la Secretaría de Marina se concentran en alimentar a los desplazados. “Hemos entregado 4,500 paquetes alimentarios para igual número de familias en una ardua labor y compromiso con las y los chiapanecos”, ha señalado en sus redes sociales.

Las comunidades indígenas de la zona han sido fuertemente golpeadas por la tragedia, como Juan Luna López, de la comunidad de Matzam donde 70 familias han perdido sus casas por los deslizamientos de laderas. “Se están hundiendo la casas. Estamos saliendo de la casa porque tenemos miedo de estar adentro. Se está quebrando, rajando. Voy a poner salvo a mi familia, me voy a buscar cobijo con un familiar”, ha relatado a la agencia EFE mientras hacía la mudanza.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, originario de Tabasco, volverá a visitar las zonas afectadas tras un viaje de emergencia del fin de semana pasado. El domingo estuvo en la entidad del sureste, donde escuchó diversos reclamos por parte de los tabasqueños por la gestión y desfogue de las presas por parte de la Comisión Federal de Electricidad. Este desahogo causó que muchas de las regiones del Estado, rico en territorio pantanoso, se inundaran. “Llovió muchísimo, fue una lluvia abundante, se habla de que desde hace 50 años no llovía, que la precipitación ahora fue extraordinaria, eso se tiene en los registros”, ha indicado este jueves. El mandatario ha subrayado que el agua tardará un tiempo en abandonar la zona y ha agradecido a Alemania, Dinamarca, España y Reino Unido su solidaridad por el envío de alimentos, medicinas y agua embotellada.

En el municipio que vio nacer al presidente, Macuspana, se han reportado dos de los seis fallecidos en todo el Estado. Las autoridades calculan que hay alrededor de 25,000 familias afectadas, principalmente por el desbordamiento del río Grijalva. Ahora, la crecida del río Usumacinta vuelve a amenazar a los residentes. Las familias de la capital Villahermosa reciben las provisiones en barcas de las autoridades. El agua ha convertido la mayoría de las calles en ríos y los vecinos han difundido por las redes sociales imágenes de cocodrilos nadando por algunas colonias. Aun así, muchos salen a buscar o repartir comida. En Veracruz, donde aún no se han registrado fallecidos, el agua cubre por encima de la cintura en algunas zonas y hay 5,000 familias afectadas por los daños.

Mientras el sureste de México se recupera de los destrozos ocasionados por Eta, el huracán azota con fuerza de categoría 1 la costa de Florida. El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos ha advertido de que podría seguir ocasionando inundaciones por las intensas lluvias. Además, las autoridades avisan de que una depresión se está formando en el mar Caribe y piden a Nicaragua y Honduras que tomen medidas. Estos dos países se preparan para recibir la tormenta número 29 de esta temporada mientras todavía recogen los escombros de los tres huracanes anteriores.



Jamileth


Copyright ElPeriodicodeMexico.com