Formato de impresión


Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, presenta su renuncia


2020-12-02

Por AP

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el miércoles la renuncia de Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, aunque seguirá siendo su “principal enlace” con el sector empresarial de México.

La salida del funcionario es el capítulo más reciente en las tensas y a menudo conflictivas relaciones del mandatario con la comunidad empresarial, y al menos la cuarta renuncia de un alto miembro de su gabinete en los primeros dos años de su gobierno.

“Alfonso Romo dejará la coordinación de la Oficina de la Presidencia, pero seguirá siendo mi principal enlace con el sector privado”, tuiteó López Obrador. “Lo cierto es que fue funcionario público sólo por tratarse de nosotros. Convenimos que estaría 2 años y se cumplió el plazo”.

Romo es un empresario que ha sido criticado por supuestamente hacer caso omiso de las preocupaciones acerca de la preservación del medio ambiente.

Sin embargo, a pesar de formar parte de la comunidad de empresarios, en buena medida no ha sido capaz de atenuar las preocupaciones de los dueños de empresas en torno a las políticas de López Obrador de una agresiva recaudación fiscal, la asignación de obras públicas al ejército y la cancelación de contratos que no le agradan con el sector privado.

“Él me ha ayudado y me seguirá ayudando”, escribió López Obrador.

Víctor Manuel Toledo, exsecretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), denunció que Romo era un obstáculo a las labores de protección ambiental. Toledo renunció a mediados de este año. Previamente también habían renunciado al cargo su predecesor al frente de la Semarnat, así como los titulares de las secretarías de Hacienda y de Comunicaciones y Transportes.

En una grabación de audio que fue difundida, Toledo dijo que Romo había acumulado un enorme poder y era el principal obstáculo en el desarrollo de cualquier agenda de protección ambiental, incluyendo la transición a la energía renovable.

“Lo que quiero resaltar es que estamos haciendo un esfuerzo en Semarnat, pero no estamos en un gobierno totalmente de nuestro lado”, denunció. “Es un gobierno de contradicciones brutales”.

López Obrador ha irritado a los inversionistas de proyectos de energías renovables en México al dificultarles la puesta en marcha de plantas de energía solar o eólica, en parte para proteger a instalaciones de energía gubernamentales altamente contaminantes.

El mandatario también obligó a compañías privadas a renegociar contratos de suministro firmados por su predecesor para oleoductos de gas natural, debido a que los consideró demasiado costosos.

El gobierno también ha obligado a compañías a pagar cientos de millones de dólares en impuestos atrasados y ha montado lo que muchos aseguran es una campaña excesiva de recaudación fiscal.



maria-jose


Copyright ElPeriodicodeMexico.com