Formato de impresión


La alianza opositora a Morena nace con la intención de “salvar” al país


2020-12-23

Por Luis Pablo Beauregard  | El País

La oposición al Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha dado el disparo de salida rumbo a las elecciones de 2021. El PAN, PRI y PRD han presentado este martes de forma virtual la coalición electoral Va por México, con la que buscan arrebatar a Morena, el partido del presidente, el control de la Cámara de Diputados en los comicios del próximo junio. Las tres organizaciones, mermadas y en busca de rumbo a dos años del triunfo electoral de López Obrador, formalizarán este miércoles la alianza ante el Instituto Nacional Electoral. El acuerdo, inédito entre los tres antiguos actores dominantes del juego político, carece aún de un plan programático, pero ha sido anunciado como un último recurso para salvar a México. “Esta no es una coalición hecha para derrotar a nadie... Podremos tener diferencias ideológicas, pero hemos dado más peso a lo que nos une, que es rescatar a México”, dijo Alejandro Moreno, presidente del PRI, en una teleconferencia.

El anuncio ha sido un golpe de efecto en los albores de la campaña. Morena lleva la batuta en la contienda, pues ya ha definido a la mayoría de los aspirantes a las 15 gubernaturas que estarán en juego el domingo 6 de junio. Aun así, el 2021 será el año de la pérdida de la inocencia. La formación del presidente, a pesar de su clara hegemonía, acudirá unido en la boleta al Partido del Trabajo y al Partido Verde Ecologista, una formación que ha generado el repudio de muchos militantes morenistas por su costumbre de unirse a quien detente el poder. Mientras, los partidos que conformaron el Pacto por México durante el Gobierno de Enrique Peña Nieto lanzaron su coalición enumerando el diagnóstico que los forzó a reunirse nuevamente.

Los dirigentes del PAN, PRI y PRD lanzaron las alertas por la compleja situación económica, de seguridad y sanitaria. Los líderes han dejado ver que la gestión de la pandemia, que ha dejado más de 118,000 fallecidos en el país, será uno de sus ejes principales. “Ahora con la crisis sanitaria somos el país con mayor tasa de letalidad y con mayor cantidad de personal médico fallecido. Ahora quieren monopolizar el acceso a la vacuna”, dijo Marko Cortés, del PAN. “La amenaza cada vez avanza más y lo que no se ha hecho por malicia se ha hecho por incompetencia. Es tiempo de poner un alto”, añadió. Moreno, del PRI, también criticó la “frivolidad” de los esfuerzos encabezados por el subsecretario de Salud, Hugo López Gatell. “Gobernar es aceptar que la pandemia se ha convertido en un agravio imperdonable”.

El balance negativo también vino de quienes hace algunos años acompañaron a López Obrador en sus candidaturas presidenciales de 2006 y 2012. “No hay un solo aspecto fundamental de la vida nacional que se encuentre en buen estado”, dijo el presidente del PRD, Jesús Zambrano, un viejo conocido del presidente. Fue su asesor en Ciudad de México y lo apoyó como dirigente del partido en 2012. Hoy juega su papel opositor encabezando un partido que ha sufrido una severa hemorragia de cuadros que huyeron de la formación de izquierdas rumbo a Morena. Zambrano fue el más detallado al dibujar los objetivos que se propone Va por México en su aventura electoral: “Ganar la mayoría en San Lázaro [Cámara de Diputados] para restablecer el equilibrio de poderes”.

“El presidente sabe que nuestra unidad es veneno puro para su proyecto autocrático y que le podemos ganar. Morena es un gigante de pies de barro”, continuó el dirigente del PRD, quien ha sido el único que se ha dicho dispuesto a dar candidaturas a figuras externas sin importar si son o no militantes de su organización. Sin embargo, el PRD tiene poco que perder. El tsunami morenista lo ha orillado a un papel testimonial en el Congreso y a nivel nacional, donde busca defender dos Estados en juego, Michoacán y Nayarit.

La unidad de la que habla Zambrano no ha sido sencilla en otros partidos. En el PAN, que aún es el principal partido opositor en México, causó un tenso debate interno por lo que significa aliarse al PRI, su rival electoral por 81 años. Los panistas estudiaban este lunes con microscopio las fórmulas que los llevarán a postular candidatos comunes en 150 de los 300 distritos electorales para la Cámara de Diputados. Entre los aspirantes barajan a Margarita Zavala, la exprimera dama de México, quien abandonó el partido conservador para fundar otro, pero fracasó en su intento.

La experiencia del Pacto por México, finalmente roto cuando la ideología se impuso a un acuerdo pragmático, será un fantasma para Va por México. La alianza cuenta con el apoyo de un sector de la cúpula económica y patronal mexicana, extremadamente crítica con la Administración de López Obrador. “Padecemos el peor Gobierno en el peor momento”, dijo el empresario Claudio X. González en la presentación de la alianza. El hombre de negocios ha formado Sí por México, un grupo que amalgama voces críticas al obradorismo y que avala el experimento del PAN, PRI y PRD.

Las voces oficiales ya han respondido a la presentación de Va por México. López Gatell descartó un manejo político del uso de los medicamentos contra el coronavirus, que llegarán en las próximas horas a México. “El manejo de una pandemia no es un motivo de demostración de política electoral. La vacunación es un tema muy serio”, dijo en su conferencia nocturna informa Constanza Lambertucci. Mario Delgado, presidente de Morena, ha considerado la alianza “tóxica” que reparte los distritos federales “como si fueran un botín”. “Quieren que vuelva la corrupción y la complicidad”, escribió en Twitter. Ricardo Monreal, líder del partido de López Obrador en el Senado, también consideró “inimaginable” la unión. “Enfrentar a Morena en elecciones requiere de todo, sacrificar y entregar todo, sin importar principios, ideología o programas”, calificó. La narrativa de las elecciones de 2021 ya ha comenzado a tejerse y se divide en dos grandes bandos. Así iniciará el año un país polarizado.



maria-jose


Copyright ElPeriodicodeMexico.com