Formato de impresión


¿Quién ganó en Georgia?


2021-01-05

Por Maggie Astor | The New York Times

Si todo sale bien, los resultados podrían darse muy tarde el martes o el miércoles temprano. Pero no hay garantías.

En los días posteriores a la elección del 3 de noviembre, Georgia fue uno de varios estados en los que el conteo de votos parecía avanzar con inquietante lentitud. Luego vino el recuento. Pasaron diez días hasta que el estado se le adjudicó al presidente electo Joe Biden, e incluso después de eso, hubo otro recuento, mucho después de que hubiera cualquier posibilidad de un resultado distinto.

Por varias razones, es poco probable que tome tanto tiempo para contar los votos en las dos contiendas electorales de segunda vuelta que determinarán quién controlará el Senado de Estados Unidos, que concluyen el martes. Es posible —aunque ciertamente no es seguro— que la noche del martes o el miércoles muy temprano sepamos quién ganó.

Hay dos factores que ayudarán que esta vez el conteo sea más veloz. En primer lugar, la boleta incluye menos elecciones, lo cual significa que los funcionarios electorales tienen menos trabajo. En segundo lugar, el Consejo Electoral del Estado de Georgia emitió una regla que requiere que los condados comiencen a procesar los votos anticipados y los votos ausentes al menos una semana antes de las elecciones futuras.

Los funcionarios están impedidos de contar las boletas hasta el cierre de las urnas, pero pueden ir trabajando en el laborioso proceso previo. Esto significa que los votos emitidos antes del día de la elección –más de tres millones, según Gabriel Sterling, un alto funcionario electoral del estado– ya deberían estar compilados y lo más que deberán hacer los oficiales la noche del martes será presionar el botón de “tabular”.

La nueva regla permite que los condados “esencialmente hagan todo excepto presionar el botón para imprimir el total” dijo David Worley, el único integrante demócrata del Concejo Electoral del Estado.

Si todo sale bien, dijo Worley, “creo que tendríamos una idea bastante cercana” de quién ganó a la 1 a.m. del miércoles.

Una vocera del Partido Demócrata de Georgia dijo que no podía compartir estimados internos de cuánto tiempo demorarán los resultados y un vocero del Partido Republicano de Georgia no respondió el lunes.

Las principales dudas son si todo, de hecho, ocurrirá sin contratiempos y cuán cerradas serán las elecciones. Ambas contiendas son bastante competidas pero en cuanto a cuándo sabremos quién ganó, hay una gran diferencia entre una elección que se decide por dos puntos porcentuales y otra que se define por 0,2 puntos porcentuales.

Cuando la contienda es extremadamente cerrada, los resultados pueden demorarse varios días en lo que llegan las boletas tardías. La gran mayoría de los georgianos deben llevar sus boletas antes del cierre de las urnas a las 7 p.m. hora del Este, pero los votantes que están en el ejército y los que viven en el exterior cuentan con tres días adicionales siempre y cuando hayan enviado por correo sus boletas el martes a más tardar. Luego está el tema de las boletas provisionales, que se emiten el día de la elección pero que demoran más en procesarse porque los funcionarios deben verificar que estos votantes son elegibles para participar.

“Igual que en noviembre, es posible que los estadounidenses vayan a dormirse sin saber quién ganó”, dijo The Associated Press en una guía publicada el lunes.

Por supuesto, siempre existe la posibilidad de un recuento. Según la ley de Georgia, un candidato puede solicitarla si el margen es menos de medio punto porcentual. Eso no sería sorprendente: en la contienda presidencial de noviembre, Biden ganó por menos de un cuarto de un punto porcentual.

Las advertencias aplicadas a la elección de noviembre también valen aquí: debido a que los votos anticipados y por correo se espera que favorezcan desproporcionadamente a los demócratas y los votos presenciales se espera que vayan desproporcionadamente a los republicanos, es posible que los resultados finales difieran mucho de los primeros resultados reportados.

Sin embargo, para el momento en que los centros de votación cierren, tendremos datos de participación que pueden indicar una tendencia en la elección. Los demócratas confían en las grandes cifras de las principales ciudades y en los suburbios de Atlanta, que cada vez son más azules, mientras que los republicanos precisan de la participación de muchos votantes en las ciudades más pequeñas, las zonas rurales y los bastiones como el norte de Georgia.



maria-jose


Copyright ElPeriodicodeMexico.com