Formato de impresión


Biden rescatará la economía de Estados Unidos con un estímulo de 1.9 billones de dólares


2021-01-14

Por José Luis de Haro  | El Economista.es

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, reveló el jueves los detalles de su paquete por valor de 1,9 billones de dólares, alrededor de un 8% del PIB, para afianzar la recuperación económica tras el impacto que deja la pandemia. "Existe un dolor que abruma a la economía real", dijo el demócrata desde Wilmington, Delaware, recordando que "18 millones de americanos todavía dependen de los subsidios por desempleo".

Su propuesta, bautizada como "Plan de Rescate Americano", incluye varias medidas con la esperanza de ofrecer apoyo fiscal adicional a las familias y empresas estadounidenses hasta que las vacunas del Covid-19 estén ampliamente disponibles. Precisamente, el presidente electo adelantó que hoy viernes revelará su ambicioso plan para inyectar 100 millones de dosis en sus primeros cien días de gobierno.

De ser promulgado, su plan de estímulo se situará en tamaño y alcance cerca de los 2 billones de dólares aprobados el pasado 27 de marzo de 2020 y llega después de los 900,000 millones de dólares en ayudas fiscales aprobadas en diciembre. Eso sí, Biden espera proponer el próximo mes su "Plan de Recuperación para Reconstruir Mejor", una segunda remesa de propuestas económicas dirigidas a la creación de empleo a largo plazo y otras iniciativas. El demócrata aseguró que "sus planes sacarán a 12 millones de americanos de la pobreza".

De esta forma, en la propuesta más inmediata, se incluyen pagos directos por valor de 1,400 dólares a la mayoría de los estadounidenses, llevando el alivio total hasta los 2,000 dólares si sumamos los cheques de 600 dólares ya aprobados a finales de diciembre. El plan aboga por ampliar la elegibilidad e incluir a los adultos dependientes, como los estudiantes universitarios, que fueron excluidos de las versiones previas.

"El plan sacará a 12 millones de americanos de la pobreza"

También se incrementarán los subsidio federales adicionales por desempleo hasta los 400 dólares semanales desde los 300 dólares actuales y se extenderá su duración hasta finales de septiembre. Recordemos que estos tenían previsto expirar en marzo, según la ley aprobada a finales del año pasado.

Aumento del salario mínimo, punto de fricción

Al mismo tiempo se amplían las prestaciones a los autónomos y a los que han agotado los subsidios habituales por desempleo. Como ya apoyó durante su campaña electoral, Biden confirma su promesa de aumentar el salario mínimo federal hasta los 15 dólares por hora desde los 7,25 dólares.

Según las propuestas presentadas, el gobierno de Biden requerirá a los empleadores, independientemente de su tamaño, que ofrezcan bajas remuneradas por enfermedad durante la pandemia a sus trabajadores, un cambio que extenderá estas ventajas a 106 millones de trabajadores.

Los padres y familiares que cuidan a parientes enfermos o niños que no asisten a al colegio podrían recibir más de 14 semanas pagadas aunque se ausenten temporalmente de sus puestos de trabajo. El plan ofrece beneficios de hasta 1,400 dólares por semana y créditos fiscales a los empleadores con menos de 500 trabajadores para reembolsarles el coste de estas iniciativas.

Biden acomodará un nuevo estímulo bajo la sombra del segundo impeachment a Trump

Ayudas a PYMES así como gobiernos estatales y locales

Por otro lado, se reservarán otros 50,000 millones de dólares en subvenciones y préstamos para las pequeñas empresas en dificultades, además de los que ya ofrece el Programa de Protección de Nóminas creado durante la pandemia para prevenir el cierre de negocios. Biden propone usar a los trabajadores despedidos de los restaurantes como colaboradores en los programas federales de nutrición para que estos vuelvan a trabajar.

Al mismo tiempo extenderá las moratorias para los desahucios e impagos de hipotecas hasta finales de septiembre mientras que proporciona 30,000 millones de dólares en asistencia para los estadounidenses que no pueden costear su alquiler o facturas básicas.

El plan destina 350,000 millones de dólares en ayudas a los gobiernos estatales y locales así como 170,000 millones de dólares para educación primaria, secundaria e instituciones de enseñanza superior. En este sentido, Biden informó que próximamente dará a conocer su estrategia para reabrir los colegios en sus primeros cien días de gobierno. Además se utilizarán otros 50,000 millones de dólares para incrementar las pruebas contra el Covid-19 y 20,000 millones de dólares para un programa nacional de vacunas en asociación con los estados y municipios.

Paralelamente propone que el crédito fiscal por hijo para las familias de medios y bajos ingresos sea totalmente reembolsable este año y lo aumenta a 3,000 dólares por hijo desde los 2,000 dólares previos (3,600 dólares para un niño menor de 6 años).

La primera de las dos grandes iniciativas de Biden

El plan desvelado el jueves es la primera de dos grandes iniciativas de gasto que Biden quiere impulsar en los primeros meses de su presidencia. El segundo proyecto de ley, previsto para febrero, abordará los objetivos a largo plazo de su gobierno para crear puestos de trabajo, reformar la infraestructura, combatir el cambio climático y promover la equidad racial.

En un comunicado conjunto, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, y el que será el próximo líder del Senado, Chuck Schumer, indicaron que "el paquete de estímulo de Biden es el enfoque correcto". "Demuestra que los demócratas finalmente tendrán un socio en la Casa Blanca que entiende la necesidad de tomar medidas rápidas para atender las necesidades de las comunidades en problemas", comentaron.

Sin embargo, una factura mayor a la prevista y la inclusión de prioridades demócratas como el aumento del salario mínimo federal pueden suponer un desafío para que Biden logre atraer el apoyo de los republicanos y aprobar su plan con un consenso bipartidista, que requeriría un total de 60 votos en el Senado. Si esta estrategia fracasa es probable que el estímulo tenga que abordarse a través del proceso de reconciliación de presupuesto, que llevaría más tiempo. No obstante, el próximo inquilino de la Casa Blanca hizo un llamamiento claro de apoyo al consenso. "Necesitamos más acción y más bipartidismo, rápido", recalcó el jueves por la noche.

La Administración entrante trabajará con el Congreso para intentar aprobar las medidas lo antes posible una vez que Biden asuma el cargo el próximo 20 de enero, aunque el juicio político contra el mandatario saliente, Donald Trump amenaza con consumir buena parte de la atención de los legisladores en las primeras semanas del nuevo gobierno.

La Cámara de Representantes, liderada por los demócratas, votó el miércoles para imputar a Trump, convirtiendo al republicano en el primer presidente en la historia de EU en enfrentarse a un impeachment por segunda vez. Diez congresistas de su bancada se sumaron al esfuerzo demócratas para acusarlo de incitar una insurrección en el asalto al Capitolio de la semana pasada que se cobró la vida de cinco personas.



maria-jose


Copyright ElPeriodicodeMexico.com