Formato de impresión


La clase económica de Brasil se planta ante la gestión de la pandemia de Bolsonaro


2021-03-22

Carla Jiménez | El País

São Paulo - Casi dos centenares de economistas y banqueros de Brasil han pedido al presidente Jair Bolsonaro medidas más firmes para combatir la pandemia de coronavirus, que arrasa el país. Mediante una carta divulgada este fin de semana, los expertos —entre ellos expresidentes del banco central con distintos Gobiernos y los socios del Itaú, el mayor banco privado del país— exigen respeto a la ciencia y una adecuada gestión gubernamental, que no niegue ni minimice el riesgo de contagio ni la dimensión de la crisis. También recomiendan el confinamiento y una acción nacional coordinada para detener el galopante deterioro de la economía y la salud brasileñas, cuando el país suma casi 300,000 muertos.

Los firmantes tocan un punto sensible, convertido en campo de batalla: la pertinencia o no del confinamiento o cierre de la actividad económica, una de las medidas de contención que según sus críticos más afectaría a la economía. “La polémica en torno al impacto económico del distanciamiento social refleja el falso dilema entre salvar vidas y asegurar el sustento de la población vulnerable”, dice el texto. “De hecho, los datos preliminares sobre muertes y desempeño económico sugieren que los países con el peor desempeño económico tuvieron más muertes por covid-19. La experiencia ha demostrado que incluso los países que inicialmente optaron por evitar el cierre terminaron adoptándolo, de diversas formas, ante el agravamiento de la pandemia”, señalan, mencionando el caso del Reino Unido.

En la carta no faltan las recomendaciones al presidente, aunque su nombre no se menciona. Bolsonaro ha hecho campaña desde el inicio de la pandemia contra las medidas de restricción y ni siquiera su contagio le hizo cambiar de opinión. Su argumento es que la invitación a quedarse en casa es un desastre para la economía y que los ciudadanos van a morir más de hambre que de covid-19. Su último embate fue cuestionar en la Corte Suprema a tres Estados porque decretaron un confinamiento. El presidente también ha estado apareciendo en público sin mascarilla hasta hace pocas semanas, insinuando que no servían para nada y que en realidad hacían más daño que beneficio.

Pedro Moreira Salles y Roberto Setúbal, del Consejo de Administración del banco Itaú —el mayor privado de Brasil—, suscriben el documento, que será enviado formalmente al presidente del Tribunal Supremo Federal, al Ministerio de Economía y al Parlamento. La carta subraya que la falta de confianza y la imprevisibilidad de la situación frenan la recuperación económica.

El tono de la carta es de urgencia: para una vacunación masiva, que se retrasa; para las campañas de distanciamiento social y el uso de mascarillas, así como para la concesión de una línea crédito a las pequeñas empresas que se han endeudado en el círculo vicioso que la pandemia ha creado en el Brasil. El país vive una ola explosiva de contagios y muertes durante este mes, con hospitales llenos y la inminencia de un colapso sanitario que ha llegado incluso a São Paulo, la ciudad más rica del país y con más estructura de salud.

El promedio de muertes diarias, alrededor de 2,300, es el doble que el año pasado, y puede llegar a 3,000, cifra admitida por el propio Ministerio de Salud. “Estamos al borde de una fase explosiva de la pandemia y es fundamental que a partir de ahora las políticas públicas se basen en datos, información fiable y evidencia científica”, destacan los firmantes, señalando que la “recesión” del momento no se superará “mientras la pandemia no sea controlada por la acción competente del Gobierno federal”. “[El Gobierno] infrautiliza o hace un mal uso de los recursos a su disposición, ignorando o descuidando la evidencia científica en el diseño de acciones para hacer frente a la pandemia”.

La idea del manifiesto partió de un grupo de WhatsApp de economistas especialmente preocupados por la coyuntura. En dos semanas lograron la adhesión de los doscientos firmantes. La carta se ha convertido en un instrumento de presión extra sobre el presidente Bolsonaro y marca la distancia del sector económico de su estilo de Gobierno. “Es una ilusión pensar que la economía explotará ignorando las medidas de aislamiento”, dice Marcos Bonomo, uno de los que redactores del texto, en una conversación telefónica con este diario.



Jamileth


Copyright ElPeriodicodeMexico.com