Formato de impresión


Bajo presión, Bolsonaro cambia tono sobre respuesta a pandemia


2021-03-24

Simone Preissler Iglesias y Samy Adghirni

(Bloomberg) -- El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, bajo la creciente presión de sus aliados en medio de una devastadora pandemia de coronavirus, ha cambiado su lenguaje sobre las vacunas a medida que busca construir puentes con el Congreso, los jueces de los tribunales superiores y los gobernadores.

El miércoles, el líder de extrema derecha recibió a una docena de funcionarios en el palacio presidencial, incluidos los líderes de la Cámara de Diputados, el Senado y el tribunal superior, para discutir una respuesta unificada a la pandemia. En un discurso televisado a nivel nacional la noche anterior, mostró un tono más conciliador, evitó las críticas a los confinamientos y prometió una campaña de vacunación masiva para “reanudar rápidamente nuestra vida normal”.

“Tuvimos una reunión muy fructífera con todos los líderes de la república”, dijo Bolsonaro a los periodistas después de la reunión del miércoles. “Más que armonía, hubo solidaridad y voluntad de minimizar los efectos de la pandemia”.

Incluso si no es sincero, es un cambio de tono significativo para un presidente que ha criticado duramente a las autoridades locales por imponer restricciones al comercio, y que ha puesto en duda reiteradamente las vacunas y ha retrasado la compra de dosis. La medida sigue a la creciente presión de la comunidad empresarial y de poderosos aliados en el Congreso, que han dejado en claro que están cada vez más preocupados por el manejo de la crisis por parte del presidente.

Alrededor de 300,000 brasileños han muerto por el coronavirus desde su brote hace un año. Con una lenta campaña de vacunación que, hasta el momento, ha inmunizado solo a un 6% de la población con una sola dosis, el virus continúa sin control en todo el país, desbordando su sistema de salud y dañando su recuperación económica.

Bajo presión

El presidente de la cámara baja, Arthur Lira, dijo a principios de esta semana que no avanzará con las reformas a favorables a los negocios hasta que el Gobierno haga un mejor trabajo para controlar la pandemia. Dijo a los medios locales que es “humanamente imposible” discutir las reformas a largo plazo “cuando no sabemos cómo será el mañana”.

Las críticas también han venido de otro aliado, el presidente del Senado, Rodrigo Pacheco. Sin nombrar a Bolsonaro, el senador dijo que minimizar la pandemia es una “broma horrible y medieval” y, en un evento comercial, respaldó las restricciones al comercio, bares y restaurantes.



Jamileth


Copyright ElPeriodicodeMexico.com