Formato de impresión


Matt Gaetz investigado por posible tráfico sexual


2021-04-01

Por Michael S. Schmidt, Katie Benner y Nicholas Fandos | The New York Times

Matt Gaetz, congresista republicano por Florida y aliado cercano del expresidente Donald J. Trump, está siendo investigado por el Departamento de Justicia para determinar si tuvo una relación sexual con una joven de 17 años y le pagó para que viajara con él, según tres personas con conocimiento del asunto.

Los investigadores indagan si Gaetz violó las leyes federales de tráfico sexual, dijeron las personas. Varias disposiciones de carácter federal hacen que sea ilegal inducir a alguien menor de 18 años a viajar fuera del estado para participar en sexo a cambio de dinero o algo de valor. El Departamento de Justicia procesa regularmente casos así y los acusados suelen recibir condenas severas.

No estaba claro cómo había conocido Gaetz a la menor, que se cree que tenía 17 años en el momento de los encuentros ocurridos hace un par de años y que los investigadores indagan, según dos de las personas enteradas del asunto.

La investigación se abrió en los últimos meses del gobierno de Trump, durante el mandato del procurador general William P. Barr, dijeron ambas personas. Debido al alto perfil de Gaetz a nivel nacional, funcionarios del Departamento de Justicia de Washington —entre ellos algunos nombrados por Trump— fueron notificados sobre la indagatoria, dijeron.

Las tres personas relataron que la investigación de Gaetz, de 38 años, es parte de una investigación más amplia en torno a uno de sus aliados políticos, un funcionario local de Florida de nombre Joel Greenberg. Greenberg fue acusado el verano pasado de varios cargos, entre ellos tráfico sexual de una menor y apoyo económico a cambio de sexo a varias personas, una de las cuales era una adolescente menor de edad.

Greenberg, que después de eso renunció a su empleo como recaudador de impuestos en el condado de Seminole, al norte de Orlando, visitó la Casa Blanca con Gaetz en 2019, según una fotografía que el mismo Greenberg publicó en Twitter.

No se han presentado cargos contra Gaetz y no está clara la extensión de su exposición penal.

En una entrevista Gaetz comentó que sus abogados habían estado en contacto con el Departamento de Justicia y que les dijeron que era sujeto, no blanco, de una investigación. “Solo sé que está relacionado con mujeres”, dijo Gaetz. “Tengo la sospecha de que alguien intenta reclasificar mi generosidad hacia mis exnovias como algo más indecoroso”.

Gaetz dijo que la investigación era parte de una complicada argucia iniciada este mes que incluía “falsas denuncias sexuales” para extorsionar a él y a su familia por 25 millones de dólares. Dijo que él y su padre, Don Gaetz, habían estado cooperando con el FBI y “llevando un micrófono” luego de ser contactados por algunas personas que aseguraron que podían hacer que la investigación “desapareciera”. Gaetz aseguró que la difusión de la investigación por tráfico sexual tenía como fin perjudicar una investigación de la estrategia de extorsión.

En una segunda entrevista, más tarde el mismo martes, el congresista dijo que no tenía intenciones de renunciar a su curul y negó haber tenido relaciones sentimentales con menores de edad. “Puede comprobarse que es falso que yo haya viajado con una mujer de 17 años”, dijo.

Representantes tanto del Departamento de Justicia como del FBI no quisieron hacer comentarios; tampoco una vocera de la oficina del procurador de Estados Unidos en Florida central.

Greenberg se declaró inocente el año pasado y fue enviado a prisión este mes por haber violado los términos de su libertad bajo fianza. Se espera que vaya a juicio en junio en Orlando.

Gaetz, un personaje frecuente en Fox News y otros medios conservadores, reflexionó recientemente con sus confidentes sobre la posibilidad de abandonar la política en cargos públicos y aceptar un trabajo de tiempo completo en el canal de televisión conservador Newsmax u otra cadena, según una persona familiarizada con las conversaciones. Axios informó el martes que Gaetz estaba considerando dejar el Congreso.

Greenberg ha mantenido vínculos con figuras controversiales que han apoyado a Trump, según muestra un análisis de documentos judiciales, publicaciones en redes sociales y páginas web de la extrema derecha. Un sitio web operado por un integrante de los Proud Boys —un grupo de extrema derecha— y una red de cuentas falsas en redes sociales vinculadas con el asesor político de Trump, Roger J. Stone Jr., han promovido acusaciones falsas sobre los rivales de Greenberg muy parecidas a los rumores que los fiscales dicen que el mismo Greenberg intentó propagar en secreto.

No está claro cómo Greenberg conoció a Gaetz o a Stone. Él publicó una selfi con ambos hombres en 2016 con el tuit, “Qué bueno ponernos al día”. Al año siguiente Gaetz expresó apoyo a la exitosa candidatura de Greenberg y predijo que algún día sería un estupendo miembro del Congreso.

En el Capitolio, Gaetz ha asumido un papel de villano para la izquierda y ha servido como uno de los principales defensores y facilitadores de Trump, a menudo con un estilo dramático. El año pasado acudió con una máscara antigás al pleno del Congreso en los primeros días de la pandemia y, ante las acusaciones de que se burlaba de la seriedad de la propagación del coronavirus, insistió en que demostraba su preocupación por la seguridad del público.

Gaetz fue electo por primera vez al Congreso en 2016. Como miembro de la Legislatura del estado de Florida y heredero de una familia política republicana, inicialmente había apoyado al exgobernador Jeb Bush de Florida en las primarias presidenciales republicanas de ese año antes de comprometer su destino político a Trump.

Le redituó. Consiguió una curul en el congreso como representante de la zona Panhandle de Florida y, como uno de los más excéntricos partidarios de Trump en el Capitolio y en la televisión por cable, su perfil subió como la espuma.

Gaetz invitó a un negacionista del Holocausto de derecha al informe del Estado de la Unión en 2018 y el año pasado acudió a un evento en el que dijo que los Proud Boys habían provisto seguridad, aunque luego se distanció del grupo en su pódcast. Cuando los Demócratas avanzaron en 2019 con su intento de enjuiciar a Trump por primera vez, Gaetz y una falange de republicanos que lo seguían se abrieron paso frente a la Policía del Capitolio hasta las salas seguras del Comité de Inteligencia de la Cámara para interrumpir fugazmente la investigación.

Tras la derrota de Trump del año pasado, Gaetz volvió a apoyarlo, al defender las declaraciones sin fundamento de fraude electoral generalizado que hizo el presidente. Gaetz ayudó a organizar los esfuerzos de los legisladores al impugnar la victoria del entonces presidente electo Joe Biden durante la certificación en el Congreso el 6 de enero, que fue interrumpida por una turba trumpista que invadió el Capitolio. Gaetz viajó después a Wyoming para un mitin en contra de la congresista Liz Cheney, una líder republicana que había votado a favor de enjuiciar a Trump por incitar los disturbios.

En 2017 Gaetz fue el único integrante del Congreso en votar en contra de una ley que le dio al gobierno federal más poder y recursos para combatir el tráfico de personas.

“Los votantes del noroeste de Florida no me enviaron a Washington para ampliar el gobierno federal”, dijo Gaetz en una entrevista en la televisión local en aquel momento. “En todo caso, deberíamos estar eliminando muchas de las agencias a nivel federal”.

La vida personal de Gaetz ya ha llamado antes la atención. El verano pasado anunció que tenía un hijo, Nestor Galban, de 19 años, aunque dijo que no era su padre biológico y que tampoco lo había adoptado. Galban tenía 12 años cuando se conocieron y había llegado a Estados Unidos desde Cuba; en ese entonces, Gaetz estaba saliendo con la hermana de Galban.

“Es parte de mi historia familiar”, le contó Gaetz a la revista People en junio. “Mi trabajo con Nestor, nuestra familia, ninguna parte de mi servicio público se puede comparar a la alegría que me ha dado nuestra familia”.

Gaetz está comprometido con una analista de 26 años, Ginger Luckey, a quien le propuso matrimonio el 30 de diciembre en el club Mar-a-Lago de Trump.

No queda claro cómo fue que los investigadores del caso Greenberg comenzaron a examinar la conducta de Gaetz. En junio pasado, los fiscales federales lograron imputar a Greenberg, acusándolo de acechar a un rival político.

Alrededor de ese tiempo, las autoridades federales confiscaron el teléfono y la computadora portátil de Greenberg, según registros judiciales. Descubrieron evidencia de que Greenberg, cuyas responsabilidades laborales incluían la emisión de licencias, creaba identificaciones falsas para él y una adolescente, y estaba haciendo pruebas con hologramas usados en permisos de portación de armas de fuego ocultas, según documentos judiciales.

Dos meses después, fue imputado por tráfico sexual. De mayo a noviembre de 2017, según los fiscales, Greenberg se acercó a la menor, que tenía entre 14 y 17 años, dijeron que la “reclutó” y la “abordó” en busca de actos sexuales a cambio de favores o beneficios no especificados.

Greenberg trabajó en publicidad antes de postular y ganar en 2016 el puesto de recaudador de impuestos en el condado de Seminole, a la edad de 31 años.

Día después de asumir el cargo, despidió a tres empleados que habían apoyado a su antecesor en el cargo y empezó a gastar más de 1,5 millones de dólares de los contribuyentes en gastos personales, entre ellos armas, municiones, chalecos antibalas y un dron, así como computadoras para su negocio de criptomoneda, según se supo más tarde gracias a una auditoría del condado.

Al año siguiente, según The Orlando Sentinel, Greenberg publicó una fotografía en redes sociales con Milo Yiannopoulos, un personaje de derecha que tiene antecedentes de hacer comentarios racistas. El diario también detalló que Greenberg había hecho en Facebook comentarios misóginos y en contra de los musulmanes.

Al postular a la reelección a finales de 2019, indican los documentos judiciales, Greenberg recurrió a tácticas clandestinas para socavar a un posible rival. Los fiscales dicen que envió una carta anónima a la escuela donde trabajaba un posible candidato en la que aseguraba sin fundamento que había mostrado comportamiento sexual inapropiado con una estudiante y en una cuenta falsa de Facebook hizo acusaciones similares.

Al intensificarse la contienda el verano pasado, empezaron a aparecer mensajes similares en cuentas falsas de redes sociales que han sido vinculadas a Stone.

“Atención condado de Seminole” publicó en Facebook alguien de nombre April Goad que advertía a los floridenses “no abrir la puerta” al candidato rival, de acuerdo con Graphika, una empresa especializada en analizar redes sociales.

La publicación estaba vinculada a un artículo sobre el rival que apareció en Central Florida Post, un sitio web controlado por los asociados de Stone que había publicado artículos favorables sobre Greenberg. El sitio web fue fundado por un miembro de Proud Boys que ha sido relacionado con proveedores de servicios de seguridad para Stone el 6 de enero en Washington, antes de la insurrección en el Capitolio.

Los esfuerzos de Greenberg por reelegirse pronto se evaporaron cuando fue acusado en junio pasado y un día más tarde renunció.



Jamileth


Copyright ElPeriodicodeMexico.com