Ecología y Contaminación

¿Qué significa el índice de calidad del aire y cómo puede ayudar a protegernos?

2022-08-11

Conocer el Índice de Calidad del Aire puede ayudar a que te protejas de los efectos nocivos...

Por Adeel Hassan  | The New York Times

Estados Unidos está entrando en una de las épocas más peligrosas del año para los incendios forestales porque el reseco paisaje local absorbe más calor durante el verano.

Pero no solamente en condiciones extremas la contaminación del aire puede hacer que sea peligroso aventurarse a salir. Un índice de calidad del aire de 100, por ejemplo, sirve de advertencia para que las personas con problemas respiratorios tomen precauciones.

Por eso, conocer el Índice de Calidad del Aire puede ayudar a que te protejas de los efectos nocivos de la contaminación atmosférica. A continuación ofrecemos una guía sobre cómo funciona:

¿Qué es el Índice de Calidad del Aire?

El Índice de Calidad del Aire mide la densidad de cinco contaminantes: ozono a nivel de suelo, partículas, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno y dióxido de azufre. Fue establecido por la Agencia de Protección Ambiental como una forma de comunicarles a los estadounidenses el grado de limpieza del aire que respiran cada día. Hay monitores de contaminación en más de 1000 lugares de todo el país.

¿Cómo se lee el Índice de Calidad del Aire?

El índice va de 0 a 500; cuanto más alto sea el número, mayor será el nivel de contaminación del aire. Si se registra un número inferior a 100, la contaminación del aire está por debajo del nivel que se sabe que causa efectos adversos para la salud.

Cuando el índice alcanza 101 o más, el aire exterior sigue siendo seguro para muchos, pero los adultos mayores y los niños corren un mayor riesgo. Las personas con enfermedades cardíacas y pulmonares también pueden correr un mayor riesgo. Un número superior a 200 se considera “muy nocivo”.

El índice también se divide en seis categorías codificadas por colores: el verde y el amarillo representan las mejores condiciones, y el naranja, el rojo, el morado y el granate indican niveles que empeoran progresivamente.

Los incendios forestales son una causa común de períodos prolongados de aire insalubre. En 2020, el humo de los incendios forestales hizo que el índice superara los 400 en los alrededores de Portland, Oregón, mientras que los niveles en la zona de la bahía de San Francisco oscilaron entre 200 y 300.

En 2021, ninguna ciudad tuvo una lectura sostenida peor que Salem, Oregón, donde el índice alcanzó casi 500, según Robert Rohde, científico principal de Berkeley Earth, una organización independiente centrada en el análisis científico de los datos medioambientales.

¿Qué es una alerta de calidad del aire?

Las alertas de calidad del aire son fundamentales para proteger la salud pública. Notifican al público sobre los niveles de contaminación que no son seguros. Un índice de calidad del aire superior a 100 origina una alerta para los grupos vulnerables. Los niveles superiores a 300 significan condiciones muy peligrosas para todos.

¿Cuál es la mejor manera de seguir las últimas lecturas de contaminación?

AirNow es un sitio web y una aplicación de la Agencia de Protección Ambiental. Tiene un mapa independiente de incendios y humo que utiliza sensores portátiles para rastrear las columnas de humo, una herramienta útil para ayudarte a ti y a tu familia a evitar el aire viciado durante los incendios forestales.

¿Cuáles son algunos de los efectos nocivos de la mala calidad del aire?

Aunque el nivel de calidad del aire diario no esté clasificado como peligroso, algunos expertos afirman que se pueden experimentar efectos negativos. Los efectos de la contaminación del aire pueden ser leves, como la irritación de los ojos y la garganta, o graves, como los problemas cardíacos y respiratorios. También pueden persistir incluso después de que el aire se haya despejado, ya que la contaminación puede provocar la inflamación del tejido pulmonar y aumentar la vulnerabilidad a las infecciones.

Durante la temporada de incendios forestales, las partículas finas del hollín, la ceniza y el polvo pueden llenar el aire.

El Índice de Calidad del Aire hace un seguimiento de esta contaminación con una medida conocida como PM 2,5, que cuantifica la concentración de partículas menores de 2,5 micrómetros. Cuando se inhalan, estas minúsculas motas pueden aumentar el riesgo de ataques cardíacos, cáncer e infecciones respiratorias agudas, especialmente en niños y adultos mayores.

Y algunas investigaciones sugieren que el humo de los incendios forestales puede ser más tóxico para los pulmones que la contaminación atmosférica urbana estándar, ya que contiene una mezcla distinta de partículas que activan las células inflamatorias en lo más profundo de los pulmones, al tiempo que obstaculizan otras células que pueden amortiguar la respuesta inflamatoria más adelante.

Además, durante el verano, la combinación de los contaminantes del humo y las temperaturas más altas pueden generar más contaminación por ozono.

¿Cómo puedo cuidar mi salud cuando la calidad del aire es mala?

    Quédate en el interior si puedes, con las ventanas y puertas cerradas.

    Si tienes aire acondicionado, enciéndelo de forma continua, no en el ciclo automático. También es útil cerrar la entrada de aire fresco para que el humo no entre en la casa. Si tu sistema lo permite, instala un filtro de aire de alta eficiencia, clasificado como MERV 13 o superior.

    Los purificadores de aire portátiles también pueden reducir las partículas interiores en los espacios más pequeños. Wirecutter, una empresa de The New York Times, tiene recomendaciones.

    Evita freír la comida, ya que puede aumentar el humo en el interior.

    Evita las actividades extenuantes al aire libre, como hacer ejercicio o cortar el césped.

    No fumes cigarrillos.

    Y aunque hacer ejercicio al aire libre puede ser una buena forma de mantenerse sano, el rango de 101-150 del Índice de Calidad del Aire es probablemente el nivel más alto en el que sigue siendo seguro hacerlo.

¿Las mascarillas ayudan?

Un poco. Un respirador N95, si se usa correctamente, puede filtrar algunas de las partículas. Pero hace poco para proteger contra los gases nocivos del humo de los incendios forestales, como el monóxido de carbono. Los protectores faciales más sueltos que algunos usamos para reducir el riesgo de contagio o infección por el coronavirus proporcionarán una protección insignificante contra los contaminantes de los incendios forestales.

¿Cómo es la calidad del aire en general en EE. UU.?

Según los datos de la Agencia de Protección Ambiental de 2019, unos 82 millones de estadounidenses —el 25 por ciento de la población— vivían en condados con concentraciones de calidad del aire por encima del nivel seguro para uno o más de los contaminantes de la calidad del aire, como las partículas y el ozono. Y los investigadores han descubierto que las personas de color están expuestas de forma desproporcionada a una mayor contaminación procedente de casi todas las fuentes.

El índice promedio de calidad del aire del país en 2020 era de 40, según IQAir, una empresa suiza de tecnología de la calidad del aire. Veintidós países tenían un aire más limpio que el de Estados Unidos, y 83 lo tenían peor.

En general, sin embargo, hubo menos contaminación atmosférica el año pasado, ya que la pandemia de coronavirus frenó las fábricas, la industria y los viajes. A principios de junio, las ciudades de California dominaban el índice de IQAir de las ciudades más contaminadas de Estados Unidos.

¿Cómo afecta la mala calidad del aire a los enfermos de COVID-19?

La COVID-19 y el humo son una combinación peligrosa, ya que ambos afectan al sistema respiratorio, lo que hace que las personas expuestas al virus sean más vulnerables.

Los estudios también han demostrado que en las zonas con mala calidad del aire, las personas tienen más probabilidades de morir si contraen el coronavirus. Y la tos, la dificultad para respirar y los dolores de cabeza son síntomas que pueden causar tanto el virus como la exposición al humo de los incendios forestales, lo que hace más difícil saber cuál puede ser el origen.

El humo también puede hacer que las personas sean más vulnerables al coronavirus porque los pulmones pierden parte de su capacidad para combatir la infección.



Jamileth