Reportajes

Un comentario sexual, una demanda y el sexismo en el parlamento australiano

2018-08-03

La senadora Sarah Hanson-Young, una integrante del partido Los Verdes que alguna vez fue la mujer...

Jacqueline Williams, The New York Times

 

SÍDNEY, Australia – Una senadora australiana interpuso una demanda por difamación el 1 de agosto en contra de un colega legislador que, de acuerdo con ella, le hizo un comentario sexista dentro del Senado durante un debate sobre la violencia en contra de las mujeres.

La senadora Sarah Hanson-Young, una integrante del partido Los Verdes que alguna vez fue la mujer más joven electa para el Parlamento, ha señalado que el senador David Leyonhjelm, del partido Liberal Democrático, le dijo que “dejara de acostarse con hombres” durante un debate sostenido en junio sobre hacer más laxas las restricciones a la importación de gas pimienta, un cambio que los activistas dicen que permitiría a las mujeres protegerse mejor a sí mismas.

Leyonhjelm reconoció haber hecho ese comentario.

“Las declaraciones difamatorias que el senador Leyonhjelm hizo y continúa haciendo constituyen un ataque a mi persona y nos han provocado un daño considerable a mí y a mi familia”, señaló en una declaración Hanson-Young, emitida poco después de interponer su demanda ante la corte federal de Australia en Sídney.

“Estoy llamando la atención sobre esto porque está mal”, dijo Hanson-Young. “Ninguna mujer, ya sea que trabaje tras una barra, en una oficina o en el Parlamento, merece ser tratada de este modo, y esto debe acabar”.

Desde que Hanson-Young hizo público por primera vez el comentario de Leyonhjelm, los dos legisladores se han involucrado en una guerra de palabras cada vez más mordaz.

“Ninguna mujer, ya sea que trabaje tras una barra, en una oficina o en el Parlamento, merece ser tratada de este modo, y esto debe acabar”.

“Que la senadora Hanson-Young se haya ofendido por mis comentarios es un asunto suyo, no mío”, dijo Leyonhjem a Australian Broadcasting Corporation en junio. “Sin embargo, estoy preparado para reformular mis comentarios. Invito a la senadora Hanson-Young a continuar acostándose con los hombres como le plazca”.

La demanda argumenta que Leyonhjelm difamó a Hanson-Young al duplicar su comentario en una serie de entrevistas noticiosas. En esas entrevistas, de acuerdo con la querella, Leyonhjelm sugirió que Hanson-Young es “hipócrita” y “misándrica” porque ataca a los hombres en público, pero tiene relaciones sexuales con ellos en privado.

Leyonhjelm dijo que la demanda carece de sustento y que está deseoso de ir a la corte a defenderse.

La agitación ha hecho surgir de nuevo las preguntas acerca de una cultura de escándalos y acoso sexual en Camberra, la capital, y la demanda se da justo después de una investigación nacional recientemente anunciada sobre el acoso sexual en el lugar de trabajo.

Más del 20 por ciento de los australianos mayores de 15 años informan haber experimentado acoso sexual en el trabajo, de acuerdo con la Comisión de Derechos Humanos de Australia. Las integrantes y empleadas del Parlamento han dicho que ellas también son víctimas de acoso en el lugar de trabajo.

En febrero, se obligó a Barnaby Joyce a dimitir a su cargo de vice primer ministro después de haber admitido tener una aventura con una integrante de su equipo, lo que obligó al primer ministro Malcolm Turnbull a prohibir que los miembros del Parlamento tengan relaciones sexuales con sus subordinados.

“La Cámara Parlamentaria tiene una cultura de secretos sucios”, dijo Hanson-Young en una entrevista reciente, como una manera de explicar sus motivos para interponer la demanda. “Creo que si dejo pasar esto, eso nunca se detendrá”.

Leyonhjelm afirmó que el comentario fue una respuesta a Hanson-Young cuando dijo “algo como que todos los hombres son violadores”. Leyonhjelm usó recursos parlamentarios en junio para determinar la cantidad de veces que a Hanson-Young se le ha ordenado retirar comentarios hechos sobre otros políticos. De acuerdo con un informe gubernamental, se le ha pedido retractarse de sus comentarios en veintiséis ocasiones desde 2012, incluyendo ocasiones en las que llamó a sus compañeros legisladores “racistas”, “misóginos” y “corruptos”.

A Leyonhjelm se le ha pedido retirar un comentario solo una vez, el que le hizo a Hanson-Young, de acuerdo con el informe.

La investigación sobre el acoso sexual en el lugar de trabajo “brinda la oportunidad perfecta para que las mujeres en cualquier lugar de trabajo hablen sobre su experiencia”, dijo Kelly O’Dwyer, la ministra para las Mujeres de Australia. “El acoso sexual no debe tolerarse nunca en ningún lugar de trabajo, ya sea el Parlamento de la nación o en la entrada de una tienda”.



Jamileth