Consultorio Médico

Vacunas para covid: respuestas a preguntas clave

2021-02-21

Hasta ahora, 150 millones de personas pueden vacunarse. Puedes consultar este rastreador de...

The New York Times

Cómo vacunarse

¿Soy candidato a recibir la vacuna para la covid en mi estado?

Actualmente, más de 150 millones de personas en Estados Unidos —casi la mitad de la población— reúnen los requisitos para ser vacunados. Pero cada estado toma la decisión final sobre quién va primero. Los 21 millones de trabajadores de la salud del país y los tres millones de residentes de centros de atención a largo plazo fueron los primeros en cumplir los requisitos. A mediados de enero, los funcionarios federales instaron a todos los estados a ampliar la elegibilidad a todas las personas de 65 años o más y a los adultos de cualquier edad con condiciones médicas que los pongan en alto riesgo de enfermarse gravemente o morir a causa de COVID-19.

Las recomendaciones de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades no son vinculantes y, en última instancia, los estados decidirán qué afecciones (como el cáncer, la diabetes o la obesidad) y qué trabajos (como los de maestro, personal de respuesta a emergencia o empleado de supermercado) deben dar a alguien acceso temprano a la vacuna.

Los adultos de la población general están al final de la fila. Si las autoridades sanitarias federales y estatales consiguen eliminar los cuellos de botella en la distribución de la vacuna, todas las personas mayores de 16 años podrán acceder a ella esta primavera o a principios del verano. La vacuna no ha sido aprobada en niños, aunque hay estudios en curso. Pueden pasar meses antes de que la vacuna esté disponible para los menores de 16 años.

¿Cuántas vacunas hay disponibles en Estados Unidos? ¿Cuándo podrá vacunarse la población en general?

Si se utilizara todo el suministro previsto, el país podría superar pronto los dos millones de vacunas al día. Aunque es posible que ya en abril la población en general sea elegible para vacunarse, a medida que mejoran los suministros, los cuellos de botella en la programación y la alta demanda podrían significar que muchas personas no podrán programar sus citas hasta finales de la primavera o principios del verano. Esta es la razón:

Hasta ahora, 150 millones de personas pueden vacunarse. Puedes consultar este rastreador de vacunación para ver cuántas vacunas se han enviado y cuántas han llegado a los brazos de la gente. Verás que solo una fracción de la población elegible ha sido vacunada.

Pfizer-BioNTech y Moderna se han comprometido a entregar 200 millones de dosis para finales de marzo. Un tercer fabricante, Johnson & Johnson, que tiene una vacuna de dosis única que podría obtener la aprobación de emergencia en febrero, se ha retrasado en su calendario de producción original, pero se esfuerza para ponerse al día. Ahora se espera que la empresa entregue entre varios millones y 12 millones de dosis para finales de febrero, y entre 10 y 20 millones de dosis más para la primera semana de abril. Puedes encontrar más respuestas sobre los retos de la gestión del suministro de vacunas aquí.

Pero los centros de vacunación estatales y locales han tenido dificultades para gestionar incluso el flujo actual de vacunas. Los datos sanitarios federales indican que los estados y las localidades administran algo más de la mitad de las dosis que el gobierno federal les envía, aunque es posible que el porcentaje final sea mayor debido a los retrasos en los informes. Algunas localidades se quejan de que se están quedando sin dosis, mientras que otras tienen viales sin usar en los congeladores. El presidente Joe Biden ha pedido al Congreso 20,000 millones de dólares para ampliar los centros de vacunación y contratar a 100,000 trabajadores sanitarios para acelerar las cosas.

Los funcionarios federales de salud y los ejecutivos de las empresas coinciden en que será muy difícil, sino imposible, aumentar el suministro inmediato de vacunas antes de abril debido a la falta de capacidad de fabricación. A partir de abril, las perspectivas de suministro son más halagüeñas. Pfizer y Moderna se han comprometido a suministrar cada una otros 100 millones de dosis para finales de julio. A finales de enero, el presidente Biden anunció la compra de dosis adicionales que aumentarían el pedido total de vacunas del gobierno en un 50 por ciento, elevándolo de 400 a 600 millones de dosis, suficiente para vacunar a 300 millones de estadounidenses para “finales del verano, principios del otoño”, dijo Biden. —Sharon LaFraniere y Noah Weiland

Lee más Biden promete acelerar la llegada de las vacunas a los estados [en inglés]

Soy elegible para la vacuna. ¿Cómo me inscribo?

Eso depende, en gran medida, del estado o incluso del condado donde vives. Algunos departamentos de salud pública locales han establecido portales donde las personas pueden agendar citas, otros están realizando eventos de vacunación masiva e inoculando a las personas por orden de llegada. Los detalles sobre cómo registrarse se pueden encontrar en el sitio web del departamento de salud de tu estado.

Muchas personas se están percatando de que las citas se agotan rápidamente y la primera vacante disponible puede tardar semanas. En general, los consultorios médicos y las farmacias han pedido que los pacientes y clientes no los llamen para solicitar citas para vacunas y que esperen a que se comuniquen con ellos. La mayoría de las farmacias todavía no ofrecen las vacunas pero CVS, Walgreens y otras cadenas que comercializan medicamentos —incluidas las que están ubicadas en supermercados y grandes tiendas departamentales— pronto comenzarán a hacerlo, a través de una asociación con el gobierno federal. —Abby Goodnough y Dani Blum

¿Qué debo hacer si se cancela mi cita?

A miles de personas en todo Estados Unidos les han cancelado sus citas de manera abrupta, después de que los envíos de vacunas a los departamentos de salud locales y a otros distribuidores no cumplieron con lo esperado. Algunas localidades se quejan de que se están quedando sin dosis, que las entregas se retrasan o que no pueden predecir cuántas dosis llegarán.

Si cancelan tu cita, deberás volver a hacer el proceso en la plataforma digital que te corresponda. Pero no todo son malas noticias. En las próximas semanas, los obstáculos deberían comenzar a disminuir a medida que el gobierno de Biden trabaja para expandir los centros de vacunación con el fin de incluir estadios, farmacias, consultorios médicos y clínicas móviles. El presidente también quiere contratar a 100,000 trabajadores de la salud y utilizar los fondos federales de ayuda para los desastres con el fin de reembolsar los costos de vacunación de los gobiernos estatales y locales. —Lucy Tompkins

¿La vacuna es gratuita?

No deberías tener que pagar nada de tu bolsillo para vacunarte, aunque se te pedirá la información de tu seguro médico. Si no tienes seguro, la vacuna debería ser gratuita. El Congreso aprobó esta primavera una ley que prohíbe a las aseguradoras aplicar cualquier tipo de coste compartido, como un copago o un deducible. Además, se añadieron protecciones adicionales que prohíben a las farmacias, los médicos y los hospitales facturar a los pacientes, incluidos los que no tienen seguro. Aun así, a los expertos en salud les preocupa que los pacientes puedan tropezar con lagunas que les hagan vulnerables a recibir cargos sorpresa. Esto podría suceder a quienes se les cobre una consulta médica junto con su vacuna, o a los estadounidenses que tienen ciertos tipos de cobertura médica que no entran en la nueva normativa. Si te vacunas en un consultorio médico o en una clínica de atención urgente, habla con ellos sobre los posibles cargos ocultos. Para asegurarte de no recibir una factura sorpresa, lo mejor es vacunarte en un centro de vacunación del departamento de Salud o en una farmacia local una vez que haya más disponibilidad. —Sarah Kliff

Lee más Se supone que las vacunas son gratuitas. De todos modos, podrían surgir facturas sorpresa. [En inglés]

¿Existe el riesgo de que se agote la vacuna en mi estado antes de recibir la segunda dosis?

Las autoridades de la salud parecen confiar en que todas las personas que necesiten una segunda dosis la recibirán, aunque la alta demanda y los cuellos de botella en el suministro podrían significar que su segunda dosis se retrase. Aunque lo ideal es recibir la segunda dosis en las tres o cuatro semanas siguientes a la primera (dependiendo de la vacuna que se haya administrado), los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades dicen ahora que los pacientes pueden ampliar el intervalo entre las dosis a seis semanas si “no es factible” vacunarse antes.

El doctor Anthony Fauci, asesor especial del presidente para el coronavirus, ha dicho que los pacientes deben intentar programar su segunda dosis a tiempo, pero las condiciones locales pueden justificar un retraso. “Lo que los CDC dicen, es que a veces, hay situaciones en las que es muy difícil llegar exactamente a tiempo”, dijo Fauci. “Así que estamos diciendo, probablemente se puede hacer seis semanas después, es decir, dos semanas adicionales. Francamente, desde el punto de vista inmunológico, no creo que eso suponga una gran diferencia”.

Una tercera vacuna que requiere una sola dosis debería empezar a estar disponible en febrero. —Sheryl Gay Stolberg

Lee más Los CDC flexibilizan las normas sobre la vacuna contra el coronavirus en ‘circunstancias excepcionales’ [En inglés]

¿Ya se ha vacunado a la primera oleada de trabajadores de la salud y residentes de asilos de ancianos?

Todavía no. La vacunación de los trabajadores de la salud ha sido más lenta de lo esperado en Estados Unidos. Varios estados informan de que algunos trabajadores de primera línea y miembros del personal de los centros de cuidados de largo plazo dudan en vacunarse. El gobernador de Ohio, Mike DeWine, dijo que alrededor del 60 por ciento de los trabajadores de las residencias de ancianos de su estado han rechazado la vacuna. En un hospital de Houston, cerca de la mitad de las enfermeras la rechazaron, informó NPR. Una encuesta realizada por la Kaiser Family Foundation descubrió que el 29 por ciento de los trabajadores de la salud eran reacios a recibir la vacuna.

El proceso para vacunar a los trabajadores médicos de primera línea y a los residentes y empleados de asilos de ancianos es diferente al de la población general. Los hospitales y grupos médicos se pondrán en contacto con los trabajadores sanitarios para programar las citas. Las cadenas de farmacias CVS y Walgreens tienen contratos con el gobierno federal para enviar equipos de farmacéuticos y personal de apoyo a miles de centros de cuidados de largo plazo en las próximas semanas para vacunar a todos los residentes y empleados que estén dispuestos —Abby Goodnough y Tara Parker-Pope

Vivo en el extranjero. ¿Las embajadas de Estados Unidos ayudan a los ciudadanos estadounidenses a vacunarse?

El Departamento de Estado de EE. UU. no tiene previsto proporcionar la vacuna para la COVID-19 a ciudadanos estadounidenses particulares en el extranjero. Se aconseja a los ciudadanos estadounidenses que viajen o residan en el extranjero que estén al tanto “de las novedades y directrices del país anfitrión para la vacunación contra la COVID-19”, según el Departamento de Estado.

Esto significa que los estadounidenses que viven en el extranjero deben recibir la vacuna ofrecida en el país donde viven o volar a casa. Las vacunas de Pfizer y Moderna actualmente autorizadas en Estados Unidos también han sido autorizadas para su uso en varios países del mundo. Pero algunos países, entre ellos China y Rusia, no se han pronunciado sobre la investigación que respalda sus propios programas de vacunación. El Departamento de Estado no tiene muchos consejos para los ciudadanos estadounidenses en estos países, excepto para decir que deben “consultar con proveedores médicos de confianza”.

“Estados Unidos ha expresado su preocupación por el hecho de que Rusia y la República Popular China compartan o comercialicen vacunas con la comunidad internacional sin proporcionar pruebas científicas transparentes y revisadas por pares sobre su seguridad y eficacia”, dice el comunicado.

Los ciudadanos estadounidenses en el extranjero tienen la opción de tomar un vuelo comercial a casa para vacunarse en Estados Unidos, aunque la logística dependerá de las distintas prohibiciones de viaje. A partir del 26 de enero, los viajeros internacionales con destino a Estados Unidos deben mostrar resultados negativos en las pruebas del coronavirus antes de embarcar en sus vuelos. Si un ciudadano quiere volver a Estados Unidos, pero no puede permitirse un boleto, el Departamento de Estado puede proporcionar un préstamo para cubrir el costo de un vuelo a casa. Puedes obtener más información sobre la asistencia de emergencia para viajes de ciudadanos estadounidenses en el extranjero aquí. —Tara Parker-Pope

¿Qué pasa si me mudo después de recibir la primera dosis? ¿Puedo recibir la segunda dosis en otro estado?

Siempre que tengas tu prueba de nueva residencia y lleves tu tarjeta de vacunación, deberías poder recibir tu segunda dosis. El único inconveniente podría ser que el nuevo estado no haya empezado a vacunar a las personas de tu grupo de elegibilidad o que tenga una vacuna diferente o menos disponible que el estado que dejaste. Dada la importancia de cumplir con el calendario de vacunación, puede valer la pena posponer la mudanza o regresar a tu primer estado si ya tienes una cita programada para la segunda dosis; recuerda llevar tu tarjeta de vacunación de ese estado. —Tara Parker-Pope

Qué se puede esperar

¿Dónde puedo vacunarme?

Las vacunas se aplican en todo tipo de lugares. Puedes ir al gimnasio de una secundaria o a un supermercado. En Estados Unidos se está planeando ampliar los centros de vacunación para incluir estadios, consultorios médicos y clínicas móviles. Varias comunidades, como Sarasota, Florida, y Jackson, Misisipi ofrecen vacunaciones en el auto. En Anaheim, California, el parque temático de Disneylandia es un supersitio de vacunación. En Nueva York se está creando un centro de vacunación masiva en el estadio de los Mets. Es posible que acabes vacunándote en la farmacia de tu barrio, igual que lo harías con la vacuna de la gripe. Consulta el sitio web del Departamento de Salud de tu estado para conocer los nuevos lugares. Puedes encontrar enlaces a los sitios web de cada departamento de salud estatal en la primera pregunta de esta guía. —Tara Parker-Pope

Lee más ¿Disneylandia como centro de vacunación? ¿Aeropuertos como lugares de pruebas? La industria del turismo interviene [En inglés]

¿Tendré que demostrar que tengo derecho a la vacuna?

Eso depende en gran medida del estado o incluso del condado en el que vivas. Algunos departamentos de salud pública locales han creado portales donde la gente puede pedir cita; otros celebran eventos de vacunación masiva e inoculan a la gente por orden de llegada. En el sitio web del departamento de salud de tu estado encontrarás detalles sobre cómo inscribirte. (En la primera pregunta de esta guía encontrarás un enlace al sitio web de tu estado).

Muchas personas se han dado cuenta de que las citas se agotan rápidamente, y la primera vacante disponible puede tardar semanas en llegar. Por lo general, los consultorios médicos y las farmacias han pedido a los pacientes y clientes que no les llamen para pedir cita para la vacuna y que esperen a que se pongan en contacto con ellos. La mayoría de las farmacias aún no ofrecen la vacuna, pero CVS, Walgreens y varias otras cadenas de farmacias, incluidas algunas en tiendas de comestibles y grandes almacenes, pronto comenzarán a hacerlo gracias a una asociación con el gobierno federal. —Dani Blum

¿Puedo elegir qué vacuna me pongo?

Probablemente no. La respuesta depende de varios factores, como el suministro en tu zona en el momento de vacunarte. Consulta el sitio web del departamento de Salud de tu estado para obtener más información sobre las vacunas disponibles cerca de ti. Las vacunas de Pfizer y Moderna son las únicas aprobadas en la actualidad en Estados Unidos, aunque una tercera vacuna de Johnson & Johnson está en camino. —Abby Goodnough

¿Puedo combinar las vacunas?

Aunque las vacunas de Pfizer y Moderna se basan en la misma tecnología de ARNm, lo ideal es que no cambies de vacuna entre la primera y la segunda dosis. Después de la primera dosis, recibirás una tarjeta de vacunación en la que se indica qué vacuna se te administró y la fecha recomendada para la segunda dosis. También recibirás una hoja informativa con más información sobre la vacuna. Para evitar retrasos, agenda tu segunda cita en el mismo lugar donde te vacunaste por primera vez. Así sabrás que recibirás la misma vacuna. En la mayoría de los casos, el personal sanitario no te administrará una segunda dosis diferente a la indicada en tu tarjeta de vacunación. Si empiezas con la vacuna Pfizer, deberás recibir la segunda dosis de la vacuna Pfizer tres semanas después. Si comienzas con la vacuna Moderna, debes recibir la vacuna Moderna cuatro semanas después.

Pero los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han actualizado recientemente sus directrices, permitiendo a los médicos mezclar y combinar las dos vacunas de ARNm entre las dosis “en situaciones excepcionales”. Una situación excepcional por ejemplo sería quedarse sin una de las vacunas o no poder recordar o determinar qué vacuna se puso para la primera dosis. Gran Bretaña también actualizó discretamente su manual de vacunación para permitir un régimen de mezcla y combinación si la segunda dosis de la vacuna que un paciente recibió originalmente no estaba disponible, o si se desconoce el fabricante de la primera inyección. —Sheryl Gay Stolberg

Lee más Los CDC flexibilizan las normas sobre la vacuna contra el coronavirus en “circunstancias excepcionales” [En inglés]

El pinchazo de la aguja se siente como cualquier otra vacuna. El dolor en los brazos después de la inyección es habitual. Muchos de los que han recibido la vacuna comparan el dolor en el brazo después de la inyección con el de una vacuna contra la gripe; para otros, fue considerablemente peor. The New York Times entrevistó a varias docenas de recién vacunados sobre cómo se sentían en los días posteriores. Contaron un amplio espectro de respuestas, desde ninguna reacción hasta síntomas como escalofríos incontrolados y “niebla cerebral”. —Amy Harmon

Lee más Cómo son los efectos secundarios de la vacuna, según quienes la han recibido [En inglés]

¿Se siente algo helado en el brazo al recibir la vacuna?

Es posible que sientas una sensación de frío, pero no es una queja común. Tanto las vacunas de Moderna como las de Pfizer-BioNTech deben conservarse congeladas casi constantemente, porque están hechas con materiales genéticos que se desharían si se almacenaran a temperaturas más cálidas. Ambas vacunas se sacan de los congeladores y se dejan descongelar antes de administrarlas a los pacientes, dijo Helen Talbot, integrante de un panel que asesora a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y es especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt —Dani Blum

Lee más La difícil tarea de transportar una vacuna que debe estar a 80 grados Celsius bajo cero

¿Por qué tengo que esperar después de vacunarme?

A todos los que se vacunen se les pedirá que permanezcan alrededor de 15 minutos después de recibir la inyección. Esto permitirá a los trabajadores de la salud controlar cualquier signo de reacción alérgica, que es poco frecuente. A las personas con antecedentes de alergias graves se les puede pedir que se queden durante 30 minutos. Asegúrate de llevar una buena mascarilla de dos o tres capas a tu cita de vacunación. Algunas personas han dicho que han sido enviadas a salas de espera abarrotadas con otras personas recién vacunadas. Si te encuentras con una sala de espera abarrotada, dirígete a un pasillo o a un lugar cercano con menos gente. Todo el mundo debe permanecer con el cubrebocas puesto y mantener la distancia. Aunque acabes de recibir la vacuna, la primera fase de protección tardará unas semanas en hacer efecto, y no estarás totalmente protegido hasta una semana después de la vacuna de refuerzo. —Tara Parker-Pope

¿Recibiré un certificado de vacunación?

Después de la primera y la segunda vacuna, te darán una tarjeta de vacunación o una copia impresa en la que se indica exactamente cuál vacuna contra la COVID-19 te han administrado, así como la fecha y el lugar en el que te han vacunado. Haz una foto de la tarjeta con tu teléfono o escanéala cuando llegues a casa para tener un registro permanente de la misma. Es probable que en el futuro tengamos que presentar una prueba de vacunación en diferentes situaciones: es posible que necesites la información para mostrarla a un empleador, para viajar en avión o en crucero, para volver a la universidad, para informar de cualquier evento adverso o para compartirla con tu médico. Otra herramienta valiosa es una aplicación llamada V-safe, que envía mensajes de texto para comprobar cómo estás después de la vacuna y recordarte si es necesaria una segunda inyección. —Tara Parker-Pope

¿Cuánto tiempo tarda en hacer efecto la vacuna?

Tu cuerpo tarda unas semanas en empezar a producir anticuerpos después de cualquier vacunación. Y tanto con la vacuna de Pfizer-BioNTech como con la de Moderna, no se obtendrá la máxima protección hasta que se reciba la vacuna de refuerzo tres o cuatro semanas después de la primera. Sabemos un poco sobre el momento de la protección gracias a los datos de los ensayos clínicos proporcionados por los fabricantes de la vacuna. Si bien la vacuna de Pfizer-BioNTech registró una eficacia del 95 por ciento en los ensayos clínicos, no alcanzó ese nivel hasta aproximadamente una semana después de la segunda dosis. A los diez días de la primera inyección, su eficacia era solo del 52 por ciento.

Moderna presentó sus datos de forma diferente, pero el resultado es similar. Los datos del ensayo clínico muestran que alcanza un 50,8 por ciento de eficacia unas dos semanas después de la primera dosis. Entre las dos y las cuatro semanas anteriores a la segunda dosis, la eficacia de la vacuna alcanzó el 92,1 por ciento, pero no está claro cuánto duraría sin la vacuna de refuerzo, que se administra cuatro semanas después de la primera dosis. La eficacia global final de dos dosis de la vacuna Moderna alcanzó el 94,1 por ciento. —Carl Zimmer y Denise Grady

¿Qué pasa si no puedo ponerme la segunda dosis a tiempo o me olvido de ir?

Tanto las vacunas de Pfizer-BioNTech como las de Moderna tienen dos dosis. La segunda dosis de Pfizer-BioNTech se aplica tres semanas después de la primera, y la de Moderna, cuatro semanas después. La segunda dosis proporciona un potente refuerzo que da a las personas una inmunidad fuerte y duradera.

Hay que intentar respetar al máximo el calendario prescrito. Si los conflictos de calendario te impiden volver a recibir la vacuna de refuerzo el día exacto en que debes hacerlo, las autoridades sanitarias federales dicen que las segundas dosis pueden administrarse hasta cuatro días antes de la fecha recomendada.

Lo más probable es que tengas problemas para conseguir una cita para la segunda vacuna en el momento exacto. Si eso ocurre, no tienes que volver a empezar con otro régimen de dos dosis. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades dicen ahora que si los suministros son escasos o no hay citas disponibles, los pacientes pueden prolongar el intervalo entre las dosis hasta seis semanas si conseguirlo antes “no es factible”. —Carl Zimmer y Tara Parker-Pope

¿Qué ocurre si contraigo el virus entre la primera y la segunda dosis?

Dado que la vacuna tarda unas semanas en empezar a funcionar y requiere dos dosis, todavía es posible contraer COVID-19 mientras se espera la vacuna de refuerzo. Se han registrado algunos casos de personas que parecen infectarse con el virus después de recibir la primera dosis. En la mayoría de los casos, no se sabe si los pacientes ya tenían el virus cuando se les administró la vacuna o si se expusieron después de la vacunación, pero antes de que sus cuerpos hubieran creado suficiente inmunidad para combatir el virus. Los ensayos clínicos de ambas vacunas demostraron que solo alcanzan un 50 por ciento de eficacia en las primeras semanas tras la primera inyección. Si desarrollas COVID-19 después de la primera dosis, deberías planear recibir la segunda dosis en la fecha prevista, pero consulta primero con tu médico. Y recuerda que, incluso después de dos dosis, ninguna vacuna ofrece una protección del 100 por ciento. Pero incluso si contraes el virus después de la vacunación, es probable que experimentes una enfermedad leve porque tu cuerpo ya tiene anticuerpos preparados para combatir el virus. —Katherine J. Wu

Seguridad y efectos secundarios

¿Cuáles son los efectos secundarios?

El pinchazo de la aguja en el brazo no será diferente de cualquier otra vacuna que requiera una inyección. Pero la tasa de efectos secundarios de corta duración de las vacunas contra la COVID-19 parece ser mayor que la de una vacuna contra la gripe. Los brazos adoloridos son habituales. Millones de personas ya han recibido las vacunas y la inmensa mayoría no ha informado de ningún problema de salud grave. (Se han producido reacciones alérgicas graves en una fracción de los casos). Los efectos secundarios, que a veces pueden parecerse a los síntomas de COVID-19, duran aproximadamente un día y aparecen con mayor probabilidad después de la segunda dosis. Los primeros informes sugieren que algunas personas se sienten mal y pueden tener que tomarse un día libre en el trabajo después de recibir la segunda dosis. En el estudio de Pfizer, cerca de la mitad desarrolló fatiga. Otros efectos secundarios se produjeron en al menos un 25 a 33 por ciento de los pacientes, a veces más, incluyendo dolores de cabeza, escalofríos y dolor muscular.

Aunque estas experiencias no son agradables, son una buena señal de que el propio sistema inmune está organizando una potente respuesta a la vacuna que proporcionará una inmunidad duradera. The New York Times entrevistó a varias docenas de vacunados en los días posteriores. Contaron un amplio espectro de respuestas, desde ninguna reacción hasta síntomas como escalofríos incontrolados y “niebla cerebral”. Los expertos coinciden en que las dos vacunas para la covid que se distribuyen ahora provocan más reacciones que la mayoría. “Les decimos efectos ‘secundarios’, pero en realidad es solo un efecto”, dijo Paul Offit, miembro del panel asesor sobre vacunas de la Administración de Alimentos y Medicamentos. “Es lo que hace tu respuesta inmune cuando responde a una infección”. —Abby Goodnough y Amy Harmon

Si tengo alergias, ¿debería preocuparme por las vacunas?

Aunque se han producido reacciones alérgicas graves, llamadas anafilaxia, en los minutos posteriores a una inyección con las vacunas, es algo extremadamente raro. Para diciembre, la tasa de anafilaxia ha sido de 11,1 casos por cada millón de dosis. En comparación, la tasa de reacción alérgica grave a la vacuna contra la gripe es de aproximadamente 1,35 casos por cada millón de dosis. Si bien esas estadísticas pueden parecer aterradoras, las reacciones alérgicas graves son un riesgo con muchos medicamentos. Aaron Carroll, profesor de pediatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana, señala que el riesgo de anafilaxia por los medicamentos con penicilina es aún mayor, entre un caso cada 2500 y uno cada 5000, pero eso no impide que los médicos los receten. Aquí puedes leer más sobre las opiniones del doctor Carroll acerca de los riesgos de las vacunas.

Todos los pacientes que experimentaron reacciones graves a las vacunas fueron tratados y se han recuperado. La mayoría tenía antecedentes de anafilaxia o alergias, pero algunos pacientes no sufrían de alergias conocidas. Por eso se requiere que cada sitio de vacunación tenga epinefrina y otros suministros de emergencia en caso de que un paciente tenga una reacción alérgica (si normalmente usas un EpiPen, llévalo cuando vayas a vacunarte). Si tienes antecedentes de anafilaxia estarás en observación durante 30 minutos después de la inyección, en vez de los 15 minutos estándar.

Si alguna vez has tenido anafilaxia por cualquier motivo, o sufriste una reacción alérgica con alguna vacuna, debes hablar con tu médico sobre cómo obtener la vacuna de manera segura y qué precauciones tienes que tomar. Es posible que te recomienden que programes tu inyección en un hospital o cerca de un centro de atención médica. Si tuviste una reacción alérgica a la primera dosis de la vacuna contra la COVID, se te recomendará que omitas la segunda dosis. A las personas que han tenido reacciones alérgicas al polietilenglicol o al polisorbato, también se les pedirá que no se sometan a la vacuna. —Tara Parker-Pope

Cuánto tiempo tardarán en presentarse los efectos secundarios?

Los efectos secundarios como fatiga, dolores de cabeza y dolores musculares deberían aparecer entre uno y tres días después de la vacunación, y deberían superarse entre uno y tres días después de su inicio. Son comunes los dolores de brazos y la fiebre. Contacta a tu médico si el enrojecimiento o la sensibilidad en el lugar donde recibiste la inyección aumentan después de 24 horas. También debes llamar a tu médico si los efectos secundarios te preocupan o si parece que no desaparecen después de unos días.

Sylvia Owusu-Ansah, médica de emergencias en Pittsburgh, relató los efectos secundarios de la vacuna en su cuenta de Facebook. Experimentó dolores musculares leves y dolor en el brazo izquierdo el primer día, pero aún tenía congestión nasal y leves dolores de cabeza entre el tercer y el quinto día. Junto con una tarjeta que les recuerda que deben recibir la segunda dosis necesaria, las personas vacunadas también reciben información sobre cómo reportar los efectos secundarios a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades a través de una aplicación llamada V-Safe. Se trata de una herramienta para teléfonos inteligentes que utiliza mensajes de texto y encuestas web para brindar controles de salud personalizados después de recibir una vacuna COVID-19. —Dani Blum y Amy Harmon

He oído que los efectos secundarios después de la segunda inyección son mucho peores que los de la primera. ¿Es verdad?

Sí. Según los datos de los ensayos clínicos y los informes anecdóticos, los efectos secundarios pueden ser mucho más pronunciados después de la segunda dosis de la vacuna. La gente ha informado de fuertes dolores de cabeza, malestar estomacal, escalofríos, picores, fatiga severa que les envía a la cama durante un día y una serie de síntomas que se sienten como una fuerte gripe. Para muchos, los síntomas duran un día; otros pueden tardar unos días en recuperarse. Incluso durante los ensayos clínicos, los investigadores observaron que los efectos secundarios después de la segunda inyección eran lo suficientemente importantes como para aconsejar a las personas que se tomaran un día libre en el trabajo para recuperarse.

Si bien estos efectos secundarios no son agradables, recuerda que son una señal de que tu cuerpo está generando una fuerte respuesta a la vacuna, al darse los anticuerpos que necesita para combatir el coronavirus. Los efectos secundarios de la segunda dosis pueden ser peores que los de la primera porque el cuerpo ya está preparado para atacar la proteína, por lo que se experimenta una respuesta inmune más fuerte, dicen los expertos.

Si empiezas a sentirte mal después de la inyección, tómate un tiempo libre, descansa mucho, bebe líquidos y toma un analgésico de venta libre para los dolores de cabeza o del cuerpo. Deberías estar recuperado en uno o dos días. Llama a tu médico si tienes preguntas o dudas. —Tara Parker-Pope

Escuché que tomar un analgésico después de recibir la vacuna contra la covid podría reducir su eficacia. ¿Eso es cierto?

La mayoría de los expertos coinciden en que es seguro tomar un analgésico o un antifebril como el paracetamol o el ibuprofeno para aliviar las molestias después de vacunarse. No debes tratar de evitar el malestar tomando un analgésico antes de ponerte la vacuna.

La preocupación de que los analgésicos puedan aminorar el efecto de la vacuna proviene de la investigación realizada en pacientes pediátricos. A veces, los padres les dan a los niños analgésicos como paracetamol o ibuprofeno antes y después de que se vacunan para reducir la fiebre y los dolores que puedan surgir después de las vacunas infantiles. Como la fiebre y otros efectos secundarios también son un signo de que el organismo está generando una fuerte respuesta inmunitaria, algunos investigadores se han preguntado si darle a un niño un analgésico o un antifebril antes o después de una inyección podría reducir la eficacia de la vacuna.

Una revisión de los estudios realizados con más de 5000 niños comparó los niveles de anticuerpos de los que tomaron analgésicos antes y después de la vacunación con los que no lo hicieron. Descubrieron que los analgésicos no tenían un impacto significativo en la respuesta inmunitaria, y que los niños de ambos grupos generaban niveles adecuados de anticuerpos después de sus vacunas. Otra investigación analizó específicamente la administración de paracetamol, ibuprofeno o un placebo a 142 niños después de la vacuna contra la gripe. La respuesta a la vacuna no fue significativamente diferente en los pacientes que tomaron analgésicos o el placebo.

Ni Pfizer ni Moderna ofrecen orientación sobre el consumo de analgésicos para tratar los efectos secundarios. Una hoja de consejos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades sugiere hablar con un médico antes de tomar un analgésico de venta libre después de la vacuna.

Una guía de cuidados posteriores del Centro para el Control de Enfermedades de la Columbia Británica es más específica sobre el tratamiento de las molestias con analgésicos de venta libre. “Es posible que te sientas mal durante uno o dos días”, dice la guía. “Si no puedes seguir con tus actividades habituales debido a estos síntomas, puedes tomar medicamentos como el paracetamol o el ibuprofeno. Consulta con tu proveedor de atención médica si necesitas consejos sobre la medicación”.

Varios grupos médicos y sanitarios, entre ellos el Sistema de Salud Henry Ford y UCI Health , desaconsejan tomar analgésicos profilácticos antes de la vacuna, pero coinciden en que está bien tomar un analgésico de venta libre para las molestias después de vacunarse.

“Tomar medicamentos de venta libre, como el paracetamol y el ibuprofeno, antes de recibir una vacuna puede reducir su capacidad de actuación y atenuar la respuesta inmunitaria a la vacuna”, aconseja UCI Health. “Después de la vacunación, no dudes en tomar un medicamento sin receta si tienes síntomas que te incomodan”. —Tara Parker-Pope

No he tenido efectos secundarios después de la vacuna. ¿Eso significa que no está funcionando?

Así como algunas personas presentan efectos secundarios por los medicamentos, y otras no, las reacciones a las vacunas son variadas. Si bien solemos escuchar más sobre las reacciones desagradables después de la vacuna, muchas personas solo experimentan una leve molestia o ningún síntoma después de recibir la dosis.

En el ensayo de Pfizer, por ejemplo, aproximadamente la mitad de los participantes presentaron fatiga. Otros efectos secundarios ocurrieron en al menos del 25 al 33 por ciento de los pacientes, incluidos dolores de cabeza, escalofríos y molestias musculares. Eso significa que la mitad o más de los participantes no tuvieron esos efectos secundarios y, sin embargo, la eficacia general de la vacuna fue del 95 por ciento, lo que sugiere que la falta de efectos secundarios no significa que la vacuna no esté funcionando. También sabemos que las personas mayores tienden a reportar menos efectos secundarios que las personas más jóvenes, probablemente porque los sistemas inmunitarios no son tan fuertes durante la vejez. A medida que las personas envejecen, las defensas corporales contra los patógenos se debilitan y la respuesta a las vacunas también fallan. Pero en los ensayos de Pfizer y de las vacunas contra la COVID, las personas mayores produjeron niveles adecuados de anticuerpos, lo que indica una fuerte respuesta inmunitaria después de la vacuna. Si no tienes efectos secundarios después de la inyección, alégrate de ser uno de los afortunados y no te preocupes. —Tara Parker-Pope

¿Es cierto que las inyecciones cosméticas (como las que se usan para darle volumen a los labios o suavizar las arrugas) pueden causar una reacción alérgica a la vacuna?

Se ha observado un efecto secundario poco común de la vacuna en algunas personas a las que previamente se les han inyectado rellenos dérmicos, también conocidos como “rellenos de arrugas”, que son sustancias gelatinosas que se utilizan para suavizar las arrugas y las líneas faciales alrededor de la nariz y la boca, engrosar los labios y devolverle el volumen a las mejillas hundidas.

Algunas personas han presentado hinchazón en las partes de sus rostros que fueron tratadas con rellenos. Uno o dos días después de recibir la vacuna durante los ensayos clínicos de Moderna, tres mujeres (de las 15.184 personas que recibieron al menos una dosis de la vacuna) desarrollaron hinchazón donde se les habían inyectado rellenos cosméticos. Una mujer de 29 años desarrolló hinchazón en los labios dos días después de la vacuna e informó que antes había tenido una reacción similar a la vacuna contra la gripe.

La Sociedad Estadounidense de Cirugía Dermatológica dijo que ese efecto secundario también se ha observado después de enfermedades virales y bacterianas, otras vacunas y procedimientos dentales. La organización dijo que las personas con rellenos dérmicos no deben retrasar ni evitar la vacuna contra la COVID. El efecto secundario es poco común, temporal y responde a tratamientos como los corticosteroides orales y una enzima llamada hialuronidasa. La hinchazón también puede desaparecer sin tratamiento. El efecto secundario no se ha observado con inyecciones relajantes de arrugas como Botox o Dysport. Si estás preocupado o no estás seguro del tipo de inyección que te aplicaron, consulta al médico que te hizo ese tratamiento cosmético. —Tara Parker-Pope

Si he sido alérgico a otras vacunas por los alérgenos del huevo o los conservantes, ¿puedo recibir dosis de las nuevas vacunas contra la COVID-19?

Las vacunas de Pfizer y Moderna no contienen huevo ni los conservantes que se encuentran en las vacunas comunes. Los tapones de los viales no están hechos con látex de caucho natural, por lo que son seguras para las personas con alergia al látex, según Allergy & Asthma Network. Si alguna vez tuviste una reacción alérgica con una vacuna, consulta a tu médico pero, en la mayoría de los casos, te recomendará vacunarte. A medida que las nuevas vacunas contra la COVID-19 salgan al mercado, deberás verificar las listas de ingredientes para descartar que contengan sustancias que te han causado reacciones alérgicas en el pasado. Allergy & Asthma Network ha publicado un listado que muestra todos los ingredientes de las vacunas de Pfizer y Moderna.

La lista de personas que no deben recibir la vacuna Pfizer o Moderna es muy corta. No debes recibir una segunda dosis de las vacunas de Pfizer o Moderna si sufriste una reacción alérgica grave (anafilaxia) a la primera dosis. Consulta con tu médico si eres candidato para otro tipo de vacuna cuando esté disponible. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que no se vacunen las personas que son alérgicas al polietilenglicol (PEG, por su sigla en inglés), un compuesto derivado del petróleo que se encuentra en ambas vacunas. El PEG se usa en productos de uso diario como la pasta de dientes y el champú para “espesar, disolver, suavizar y mantener la humedad”, y también se encuentra en los laxantes, según la revista Science. No debes vacunarte si eres alérgico al polisorbato, un ingrediente que no se encuentra en ninguna de las vacunas, pero que está estrechamente relacionado con el PEG. Las alergias a los ingredientes son raras. —Tara Parker-Pope

¿Existe el riesgo de desarrollar COVID-19 por las vacunas de Pfizer y Moderna?

No. Las vacunas de Pfizer y Moderna no contienen ningún virus vivo, ni debilitado, ni muerto, ni ningún elemento infeccioso, por lo que no hay forma de que la vacuna te produzca COVID-19. La mejor manera de entender las vacunas de ARNm es que llevan un conjunto de instrucciones para enseñar al sistema inmunitario de tu cuerpo cómo atacar al coronavirus. A veces, los efectos secundarios de la vacuna pueden parecerse a los síntomas del coronavirus, como dolores de cabeza, escalofríos, malestar y fatiga. Aunque estas experiencias no son agradables, son temporales y una buena señal de que tu sistema inmunitario está montando una fuerte respuesta a la vacuna. —Tara Parker-Pope

¿Qué tipo de problemas deben notificarse como efectos secundarios después de haber sido vacunado?

Debe notificarse cualquier acontecimiento de salud grave que requiera tratamiento médico u hospitalización en los días o semanas siguientes a la vacunación. Pero también deben notificarse los problemas menos graves. Si tienes un problema de salud que no se considera un efecto secundario típico, o sucede algo inusual o extraño que no has experimentado antes, o tienes un problema de salud y simplemente te preguntas si podría estar relacionado con la vacuna, simplemente repórtalo.

“Creo que la gente debería informar de todo lo que crea que puede estar relacionado con la vacuna, por muy extraño o biológicamente inverosímil que sea”, dijo Paul Offit, profesor de la Universidad de Pensilvania e integrante del panel asesor sobre vacunas de la FDA. “Si un número suficiente de personas informa de algo similar, entonces merecería la pena investigarlo”.

Cualquier persona, incluidos los pacientes, los familiares, los proveedores de servicios de salud y el público en general, puede presentar un reporte al Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS), un organismo de carácter federal. El sistema no determinará si el problema fue resultado de la vacuna, pero puede detectar tendencias y establecer si es necesario investigar más. Aquí puedes encontrar un sencillo tutorial sobre cómo presentar un informe de eventos adversos. También puedes informar de cualquier problema con la aplicación V-safe, que se recomienda utilizar después de la vacunación para los controles y recordatorios sobre la segunda dosis. Los informes médicamente significativos que se envíen a través de V-safe recibirán seguimiento con una llamada de un representante que recopilará información adicional para completar un informe VAERS, si procede. —Tara Parker-Pope

¿Qué ocurrirá si aparecen efectos secundarios graves después de la distribución de la vacuna?

Una vez que una vacuna empieza a llegar a un gran número de personas, es posible (y no es raro) que se produzca un pequeño número de “efectos adversos” graves. Muchas de las vacunas existentes, incluida la de la gripe, también pueden causar complicaciones poco frecuentes, como el síndrome de Guillain-Barré, convulsiones y muerte súbita inexplicable. Aunque esto suena aterrador, el riesgo es minúsculo si se tiene en cuenta los millones de personas que se vacunan de forma segura cada año, y algunas de estas complicaciones pueden ser provocadas por el propio virus. Las autoridades sanitarias investigarán cada suceso para ver si es simplemente una coincidencia, o si podría haber sido causado por la vacuna. Aunque todo el mundo debería estar preparado para oír hablar sobre estas noticias, no deberían ser motivo de preocupación ni impulsarte a retrasar la vacunación. El riesgo de sufrir complicaciones graves a causa de la COVID-19 es mucho mayor que el riesgo de sufrir complicaciones a causa de la vacuna. —Donald G. McNeil Jr.

Lee más El gobierno Trump cerró una oficina de seguridad de vacunas el año pasado. ¿Cuál es el plan ahora? [En inglés]

Fertilidad y embarazo

¿La vacuna es segura para las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia?

Las vacunas no han sido probadas en mujeres embarazadas o en aquellas que estaban amamantando, y los funcionarios federales de salud no han emitido ninguna orientación específica, aparte de permitir que estas mujeres se vacunen si así lo deciden. Un comité asesor de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades instó a las mujeres embarazadas a consultar con sus obstetras y pediatras sobre la conveniencia de vacunarse (el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos para ayudar a las mujeres y a sus médicos a hablar sobre la vacunación).

La Organización Mundial de la Salud, que anteriormente se había opuesto a la vacunación de las mujeres embarazadas, cambió recientemente su orientación y dijo que las mujeres embarazadas pueden vacunarse. “Basándonos en lo que sabemos sobre este tipo de vacunas, no tenemos ninguna razón para creer que habrá riesgos específicos que superen los beneficios de la vacunación para las mujeres embarazadas”, dijo la OMS. La agencia ha dicho que las mujeres que amamantan pueden ser vacunadas y no recomienda que las mujeres dejen de amamantar después de recibir la vacuna.

La mayoría de los expertos coinciden en que los riesgos de la Covid para las mujeres embarazadas son mucho mayores que cualquier daño teórico de las vacunas. Anne Lyerly, bioética de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, afirma que “no hay riesgos documentados para el feto, ni riesgos teóricos, ni riesgos en los estudios con animales”.

En la vacunación inicial, serán sobre todo las trabajadoras de la salud embarazadas o en periodo de lactancia las que deberán sopesar los beneficios y los posibles riesgos. Para cuando la vacuna esté disponible para las trabajadoras esenciales embarazadas o para las mujeres embarazadas de la población general, debería haber muchos más datos disponibles. Pfizer probará su vacuna en mujeres embarazadas en los próximos meses, según una portavoz de la empresa. Y Moderna planea establecer un registro para observar los efectos secundarios en las mujeres que fueron inmunizadas con su vacuna.

Desde la década de 1960, se ha instado a las mujeres embarazadas para que se vacunen contra la gripe y otras enfermedades. Por lo general se les advierte contra las vacunas vivas que contienen patógenos debilitados, pero las vacunas de Pfizer y Moderna no contienen virus vivos. —Apoorva Mandavilli y Roni Rabin —Apoorva Mandavilli y Roni Rabin

He visto rumores en línea sobre las vacunas y la fertilidad. ¿Son ciertos?

Ha circulado por internet la falsa afirmación de que la nueva vacuna pondrá en peligro la fertilidad de las mujeres al dañar la placenta. Te explico por qué no es cierto.

La afirmación se basa en el hecho de que las vacunas de Pfizer y Moderna hacen que nuestro sistema inmunitario produzca anticuerpos contra una proteína llamada “espiga” del coronavirus. La falsa afirmación sobre el riesgo de fertilidad se basa en la preocupación infundada de que estos anticuerpos también podrían atacar una proteína similar que se produce en la placenta durante el embarazo, llamada sincitina-1. En realidad, la proteína de la espiga y la sincitina-1 son similares solo en una región muy pequeña, y no hay razón para creer que los anticuerpos que pueden agarrarse a las proteínas de la espiga se fijen a la sincitina-1.

Es más, el cuerpo humano genera su propio suministro de anticuerpos contra la espiga cuando combate el coronavirus, y no ha habido ninguna señal de que estos anticuerpos ataquen la placenta en las mujeres embarazadas que enferman de COVID-19. Si lo hicieran, cabría esperar que las mujeres que se contagiaran de COVID-19 sufrieran abortos. Pero varios estudios demuestran que la COVID-19 no provoca abortos. —Carl Zimmer

¿Las mujeres embarazadas tendrán prioridad para vacunarse?

El embarazo está en la lista de condiciones identificadas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades que ponen a una persona en alto riesgo de enfermar gravemente o morir a causa de la COVID-19. Sin embargo, el hecho de que una mujer embarazada pueda vacunarse depende de las normas del estado en el que viva. En la mayoría de los estados, las mujeres embarazadas probablemente serán elegibles para la vacunación antes que la población general, pero algunas tendrán que esperar un poco más. En Texas, por ejemplo, las mujeres embarazadas están incluidas en el grupo de la fase 1B y ya son elegibles, pero otros estados no incluyen a las mujeres embarazadas como grupo prioritario. La elegibilidad puede cambiar de la noche a la mañana, así que consulta el sitio web del departamento de salud de tu estado. Puedes encontrar los enlaces al sitio web de cada departamento de salud estatal en la primera pregunta de esta guía.

Dado que la vacuna no se ha estudiado en mujeres embarazadas, las mujeres deben consultar con sus médicos sobre la conveniencia de vacunarse. La mayoría de los expertos están de acuerdo en que el riesgo de complicaciones de COVID-19 en mujeres embarazadas es preocupante, y que las mujeres embarazadas deberían vacunarse. Un estudio descubrió que las mujeres embarazadas con síntomas de COVID-19 tenían muchas más probabilidades de requerir cuidados intensivos y se enfrentaban a un riesgo de muerte un 70 por ciento mayor, en comparación con las mujeres no embarazadas que presentaban síntomas. —Tara Parker-Pope

¿Tendrán prioridad para vacunarse las parejas de las embarazadas?

No. Algunos estados han dado mayor prioridad a las mujeres embarazadas, y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han incluido el embarazo entre las condiciones médicas de alto riesgo que deberían dar a una persona un acceso más temprano a la vacunación. Sin embargo, las parejas de las mujeres embarazadas no podrán saltarse la fila y tendrán que esperar hasta que su edad o grupo de riesgo sea elegible. “Si una mujer embarazada se vacuna, es mucho mejor que si lo hace su pareja”, dijo Geeta Swamy, obstetra de la Universidad de Duke en Durham (Carolina del Norte) y miembro del grupo de la vacuna para la covid del Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos. —Dani Blum

¿Debo esperar para concebir hasta después de recibir la vacuna?

Los obstetras recomiendan estar al día en todas las vacunas antes del embarazo, por lo que es buena idea ponerse la vacuna para la COVID-19 tan pronto como puedas conseguir una cita. La COVID-19 supone un riesgo especialmente alto para las mujeres embarazadas, por lo que lo ideal es vacunarse antes de embarazarse. “Sería muy bueno que puedas estar protegida de la covid antes del embarazo”, dijo Denise Jamieson, obstetra de la Universidad de Emory en Atlanta y miembro del comité del Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por su sigla en inglés) para las vacunas contra la covid.

El desafío para las mujeres en edad fértil es que la mayoría no están en los grupos de edad prioritarios programados para recibir la vacuna. Si no te importa el momento de tu embarazo, entonces depende de ti si prefieres vacunarte primero. Pero la falta de acceso a la vacuna ahora no debería ser una razón para postergar tu embarazo, dicen los expertos.

“Programar el embarazo no es necesariamente tan fácil como nos gustaría, lo que significa que a menudo las mujeres/parejas tardan en concebir”, dijo Geeta Swamy, obstetra de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte, y miembro del comité de vacunas del ACOG. “Además, no está claro cuándo podrán vacunarse las mujeres no embarazadas si no están en una categoría de alto riesgo para vacunarse. Así que teniendo en cuenta todos estos aspectos impredecibles, combinados con el hecho de que no tenemos ninguna preocupación sobre el impacto de la vacunación en la concepción/embarazo temprano, el ACOG y otros no recomiendan retrasar el embarazo hasta después de la vacunación”. —Dani Blum

Los niños y las escuelas

¿Cuándo habrá vacunas para los niños?

Hasta ahora no se ha aprobado ninguna vacuna contra el coronavirus para niños pequeños. La vacuna de Pfizer-BioNTech solo ha sido aprobada para los mayores de 16 años. Los menores de 18 años aún no pueden tomar la vacuna de Moderna. Las nuevas vacunas suelen probarse en adultos antes de que los investigadores inicien los ensayos en niños, y los desarrolladores de la vacuna contra el coronavirus siguieron este protocolo. En septiembre, Pfizer y BioNTech comenzaron a estudiar su vacuna en niños de hasta 12 años, y Moderna hizo lo mismo en diciembre. Es posible que en febrero empecemos a ver los resultados de los ensayos de Pfizer. Si dan buenos resultados, las empresas reclutarán a niños más pequeños para realizar más estudios. La FDA tendrá que revisar esos resultados antes de que las vacunas puedan obtener la autorización de emergencia. Aunque es posible que se apruebe una vacuna para los niños antes de que vuelvan al colegio en otoño, dista de ser algo seguro. —Carl Zimmer

Lee más Puede que no haya vacuna para los niños antes del otoño de 2021 [en inglés]

¿Por qué no se incluyó a los niños en los primeros estudios?

For safety reasons, vaccines are typically tested on adults first. But once a vaccine is shown to be safe and effective in adults, researchers have to run more trials on children to adjust the dosage for their Por razones de seguridad, las vacunas suelen probarse primero en adultos. Pero una vez que se demuestra que una vacuna es segura y eficaz en adultos, los investigadores tienen que realizar más ensayos en niños para ajustar la dosis a sus cuerpos. Otro factor que influye en la espera de una vacuna para los niños es que tienen muchas menos probabilidades de morir de COVID-19 que los adultos. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades publicaron un informe en septiembre en el que concluían que, de las más de 190,000 personas que murieron en Estados Unidos con COVID-19, solo 121 eran menores de 21 años. —Carl Zimmer y Katie Thomas

Dado que aún no hay una vacuna para los niños, ¿cuándo podemos esperar que abran todas las escuelas?

Se ha dejado que los distritos de Estados Unidos hagan sus propios planes, ya sea el regreso a las aulas, la enseñanza a distancia o una mezcla de ambos. El presidente Joe Biden ha ordenado a los organismos federales que establezcan directrices nacionales de reapertura de escuelas y apoyen el rastreo de virus y la recopilación de datos. La Casa Blanca también impulsa un paquete de estímulo que proporcionaría 130,000 millones de dólares a las escuelas para sufragar gastos como las pruebas de detección de virus, la mejora de los sistemas de ventilación y la contratación de personal.

Hasta este invierno, cerca de la mitad de los estudiantes estadounidenses siguen aprendiendo de forma virtual. Los profesores no saben cuándo serán vacunados y temen el contagio. Con los alarmantes recuentos de casos en todo el país y la aparición de nuevas variantes del coronavirus, los sindicatos están luchando por devolver a sus miembros a los pasillos abarrotados. Pero algunos administradores de escuelas, alcaldes y padres sienten una mayor urgencia para que los niños vuelvan a las aulas, especialmente los que tienen dificultades académicas y emocionales.

Dado el limitado número de vacunas disponibles para los estados y los obstáculos logísticos para la distribución, los expertos dijeron que la vacunación de los tres millones de maestros de escuela de la nación podría ser un proceso lento, que llevaría hasta bien entrada la primavera. Es probable que las escuelas tengan que seguir exigiendo cubrebocas y distanciamiento durante muchos meses. Las investigaciones han señalado la posibilidad de que las escuelas funcionen de forma segura antes de que los profesores y los alumnos sean vacunados, siempre que se sigan prácticas como el uso de mascarillas, y especialmente cuando se controlen las tasas de transmisión y hospitalización en la comunidad.

Las perspectivas para el otoño son más esperanzadoras. Es posible, aunque todavía está lejos de ser seguro, que las vacunas para los niños se aprueben en las próximas semanas, y los niños puedan ser vacunados antes de que empiece el colegio en otoño. Para que eso ocurra, primero hay que resolver algunos problemas. El gobierno de Biden tiene que ayudar a los estados a resolver los cuellos de botella en la distribución y acelerar la vacunación de los adultos elegibles. Si el suministro de vacunas mejora esta primavera y los estados consiguen que las vacunas lleguen a los brazos de más personas, es posible que la vacunación de los niños comience tan pronto como a finales del verano.

Ashish K. Jha, decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown, es optimista. “Espero que la mayoría de los niños estén vacunados para el otoño”, dijo. “Los datos de Moderna sobre los niños deberían estar disponibles en abril o mayo, y para el verano tendremos un exceso de vacunas”. —Dana Goldstein, Amelia Nierenberg y Adam Pasick

¿Habrá una vacuna para los niños más pequeños y los bebés?

Los investigadores seguirán estudiando las vacunas en niños más pequeños, pero llevará tiempo. En este momento, la vacuna de Pfizer sólo está aprobada para niños de 16 años o más. La de Moderna sólo está aprobada para los mayores de 18 años.

El siguiente grupo que se estudia son los niños de 12 años o más. El estudio de Pfizer en niños comenzó en octubre. En diciembre, Moderna dijo que pronto empezaría a probar su vacuna contra el coronavirus también en niños de 12 a 17 años. El estudio incluirá a 3000 niños, dos tercios de los cuales recibirán dos inyecciones de la vacuna con un intervalo de cuatro semanas, y un tercio recibirá inyecciones de placebo de agua salada.

Las vacunas para la covid para niños muy pequeños llegarán más tarde, y llevará tiempo reclutar participantes para esos estudios.

“Lo que vemos ahora es un enfoque descendente para los ensayos”, dijo Kristin Oliver, pediatra y especialista en vacunas de la Escuela de Medicina Icahn de Mount Sinai. “Lo que probablemente ocurrirá es que veremos una vacuna para grupos más jóvenes más adelante”. Añadió que la vacuna contra la gripe está disponible para los bebés a partir de los seis meses, y es probable que con el tiempo también haya una vacuna contra la covid para ellos.

Paul A. Offit, experto en vacunas del Hospital Infantil de Filadelfia, dijo que las vacunas “en su mayor parte” funcionan igual de bien en niños y adultos. En ocasiones, como en el caso de la vacuna contra la hepatitis B, se requieren dosis diferentes, dijo. Los niños tienen un sistema inmune más activo que los adultos, y pueden tener reacciones más fuertes, como más fiebre, dolores musculares y articulares, y fatiga. —Dani Blum y Denise Grady

¿En qué lugar de la lista de vacunación se encuentran los estudiantes universitarios? ¿Qué tan seguro es vivir en los campus?

Es probable que a los estudiantes universitarios que no tienen condiciones médicas subyacentes los vacunen con la población general de adultos sanos. Dependiendo de la rapidez con la que los estados puedan resolver los problemas de suministro y distribución de vacunas, los estudiantes universitarios de Estados Unidos podrían empezar a vacunarse ya esta primavera o en verano.

Que los estudiantes vuelvan al aprendizaje presencial dependerá de las políticas de su universidad y de sus propios factores de riesgo y preocupaciones personales sobre la COVID-19. Esta primavera, muchas universidades han adoptado clases solo en línea. Otras han invitado a los estudiantes a vivir en el campus, pero asisten a la mayoría de las clases virtualmente para proteger a los profesores, que generalmente tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones por la covid. Dickinson College dividió su semestre: los estudiantes de primer y segundo año están en el campus en este momento; los de tercero y cuarto llegarán a la mitad para terminar el año escolar. Algunas instituciones han vuelto a la vida en el campus y han tratado de imponer reglas para el distanciamiento y las reuniones numerosas (con éxito limitado) y han estado realizando pruebas frecuentes para controlar los brotes.

Siguen apareciendo decenas de miles de nuevos casos de coronavirus en los campus universitarios. Una encuesta realizada por The New York Times en más de 1900 universidades estadounidenses —que incluyó todas las instituciones públicas de cuatro años y todas las universidades privadas que compiten en deportes de la National Collegiate Athletic Association— ha revelado más de 397,000 casos y al menos 90 fallecimientos desde que comenzó la pandemia. —Tara Parker-Pope

Preocupaciones médicas

¿Es necesario vacunarme si ya tuve COVID-19?

Sí. Según los expertos es seguro, y probablemente incluso sea beneficioso, que cualquier persona que haya tenido covid se vacune en algún momento. Aunque se cree que las personas que han contraído el virus tienen al menos cierta inmunidad natural, es demasiado pronto para saber cuánto dura. Se aconseja a las personas que han tenido covid que esperen unos 90 días después de la infección antes de vacunarse. —Apoorva Mandavilli

¿La vacuna funcionará en adultos mayores?

Todas las pruebas que tenemos hasta ahora sugieren que la respuesta es afirmativa. Los ensayos clínicos de las dos principales vacunas han demostrado que funcionan más o menos igual en personas mayores que en jóvenes. A medida que se distribuyan las vacunas, los fabricantes y los CDC seguirán vigilando la eficacia de la vacuna en las personas de 65 años o más que, debido a los cambios relacionados con la edad en sus sistemas inmunitarios, no suelen responder tan bien a la vacunación como los jóvenes. Pero al igual que se han desarrollado ciertas vacunas contra la gripe para evocar una respuesta inmunitaria más fuerte en las personas mayores, es posible que una de las nuevas vacunas surja como una mejor opción para este grupo de la población. Es demasiado pronto para saberlo. —Carl Zimmer

¿Se estudió a los pacientes con cáncer en los ensayos de la vacuna? ¿Cómo puede recibir la vacuna de forma segura un paciente oncológico?

Muchos pacientes con cáncer se enfrentan a la accidentada campaña de vacunación contra la COVID-19. La conclusión es que los pacientes en tratamiento activo deben consultar con su equipo médico cómo y cuándo vacunarse. A algunos pacientes se les puede aconsejar que programen la vacuna, si es posible, entre las rondas de quimioterapia —cuando sus recuentos de glóbulos blancos son más altos— para optimizar su respuesta inmune. Lo ideal es que los pacientes con cáncer en tratamiento activo reciban las vacunas bajo el cuidado de un médico o en un centro oncológico, donde pueden ser vigilados de cerca y donde es probable que se encuentren con menos gente que en un lugar de distribución masiva. La naturaleza de las normas de vacunación de cada estado puede complicar la vacunación de los pacientes oncológicos. Por ejemplo, si vives en un estado y recibes tratamiento contra el cáncer en otro, es posible que tu centro oncológico no esté autorizado a administrar la vacuna a un paciente foráneo.

Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer, los estudios iniciales en los que se probaron las vacunas para la COVID-19 no incluyeron a personas sometidas a quimioterapia u otros tratamientos que suprimen el sistema inmune. De las personas incluidas en los ensayos de la vacuna de Pfizer-BioNTech, el 3,7 por ciento tenía antecedentes de enfermedad maligna en el momento de la notificación, pero se cree que eran pacientes en remisión o totalmente recuperados, y no pacientes bajo tratamiento activo. En consecuencia, no está claro cómo responderán a la vacuna los pacientes en tratamiento activo contra el cáncer. En general, la mayoría de los médicos están de acuerdo en que los pacientes inmunodeprimidos obtendrán cierta protección de la vacuna, pero puede que sus cuerpos no produzcan una respuesta inmune tan robusta como la de una persona sana. —Dani Blum

Tengo una enfermedad autoinmune. ¿Me servirá la vacuna?

Aunque se permitió que personas con enfermedades autoinmunes se inscribieran en los ensayos de la vacuna para la covid, se excluyó a los pacientes que tomaban el tipo de medicamentos inmunosupresores utilizados para tratar los trastornos autoinmunes. Como resultado, los médicos creen que la vacuna es segura para las personas con enfermedades autoinmunes, pero no tienen datos específicos que demuestren la eficacia de la vacuna en estos pacientes.

Las enfermedades autoinmunes, como la artritis reumatoide o el lupus, se producen cuando el sistema inmunitario ataca por error los tejidos normales del cuerpo. Los tratamientos que suprimen el sistema inmunitario en un esfuerzo por frustrar el daño a los tejidos normales pueden dejar a los pacientes más susceptibles a las infecciones. En general, los médicos no han observado un riesgo mucho mayor de infecciones graves por COVID-19 o de muerte en quienes padecen trastornos autoinmunes, pero eso puede deberse a que las personas con estas afecciones son más propensas a adoptar estrictas precauciones de seguridad.

Alfred Kim, profesor adjunto de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis y codirector de la Clínica de Lupus de la Universidad de Washington, estudia actualmente las respuestas a las vacunas para la COVID-19 en personas con enfermedades autoinmunes. En el estudio se han inscrito hasta ahora unos 100 pacientes, y se prevé inscribir a unos 500. Kim dijo que espera presentar pronto los resultados preliminares a una revista revisada por expertos.

“Prevemos que la seguridad no va a ser diferente en las personas con enfermedades autoinmunes que toman inmunosupresores que en las que no toman ningún medicamento”, dijo Kim.

Aunque es posible que las personas que reciben tratamiento para una enfermedad autoinmune no generen una respuesta inmune a la vacuna tan potente como las que tienen un sistema inmune normal, la mayoría de los expertos creen que la vacuna ofrecerá al menos cierta protección. Kim se mostró esperanzado, pero quiere esperar a los datos definitivos.

“No creemos que vaya a haber un embotamiento de la respuesta a la vacuna tan grande que no vaya a permitir un efecto protector de la misma”, dijo Kim. “Eso es lo que creo que nos dirán los datos. Pero me reservo el derecho a cambiar mi respuesta dentro de seis meses”.

Incluso antes de la covid, se aconsejaba a las personas con enfermedades autoinmunes que tuvieran más cuidado con su salud, y eso debería continuar después de la vacunación.

“No puedes vacunarte y salir a los bares”, dijo Helen Talbot, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt. “Quienes tienen enfermedades autoinmunes deben seguir siendo muy cuidadosos”. —Dani Blum

Si tengo el virus pero no lo sé, ¿la vacuna funcionará?

Aunque todavía no hay muchos datos sobre este escenario, los investigadores de vacunas dicen que no hay motivo de preocupación adicional si descubres que estabas infectado en el momento de la vacunación. “No te sentirás muy bien, pero eso se debe a la covid, no a la vacuna contra la covid”, dijo la doctora Helen Talbot, miembro de un panel que asesora a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt.

Es poco probable que la primera dosis de la vacuna haya tenido tiempo suficiente para ayudar a tu cuerpo a combatir la infección, pero la vacuna debería estimular a tu cuerpo a producir una respuesta inmune duradera. Una vez que te hayas recuperado, debes planear recibir la segunda dosis según lo previsto. “Si tienes el virus sin saberlo y estás inmunizado, la vacuna no evitará la enfermedad, pero probablemente ayudará al desarrollo general de la respuesta inmune”, dice Talbot. “Te vacunarás por segunda vez cuando estés totalmente recuperado, probablemente después de los 21 o 28 días habituales. No es necesario volver a empezar la serie de vacunas”. —Dani Blum

¿Vacunarse será seguro para las personas con síndrome de Guillain-Barré?

El síndrome de Guillain-Barré es una enfermedad rara y grave que se produce cuando el sistema inmunitario del cuerpo ataca los nervios, causando debilidad muscular y a veces parálisis. Nadie sabe exactamente qué lo causa, pero la mayoría de los pacientes afirman que antes se habían recuperado de una infección respiratoria o gastrointestinal. El síndrome de Guillain-Barré también se ha señalado como una posible complicación de la COVID-19.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, no se han registrado casos de personas que hayan desarrollado el síndrome de Guillain-Barré después de recibir la vacuna contra la COVID-19 en los primeros días del lanzamiento de la vacuna. En el pasado, la vacuna contra la gripe se ha asociado a un riesgo minúsculo de Guillain-Barré. En 1976, la vacunación generalizada contra la gripe porcina se asoció a un ligero aumento del Guillain-Barré, estimado en aproximadamente un caso adicional por cada 100,000 personas que recibieron la vacuna contra la gripe porcina. El riesgo de la vacuna contra la gripe estacional es mucho menor, y ha estado siempre en el rango de uno a dos casos adicionales de Guillain-Barré por cada millón de dosis de vacuna contra la gripe.

No ha habido ningún caso de Guillain-Barré durante los ensayos clínicos de las vacunas de Pfizer y Moderna para la COVID-19, pero las cifras de los ensayos clínicos y el empuje actual de la vacunación son todavía demasiado pequeñas para detectar un evento tan raro. “Creemos que es segura, pero no lo sabremos hasta que llegue a millones y millones de personas”, dijo Helen Talbot, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt.

Para las personas que han padecido Guillain-Barré en el pasado, las orientaciones han sido confusas. El lineamiento oficial de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades es que las personas con antecedentes de Guillain-Barré deben recibir la vacuna para la covid. Pero el doctor Anthony Fauci, principal experto en enfermedades infecciosas del país, ha dicho que no recomienda que las personas con antecedentes de Guillain-Barré se vacunen. “Recomendamos a esas personas que no se vacunen porque podrían desencadenar una respuesta grave similar”, dijo Fauci.

Pero no todo el mundo está de acuerdo con ese consejo. Los miembros de la GBS/CIDP International Foundation, un grupo de defensa de las personas con Guillain-Barré, escribieron una carta abierta al doctor Fauci en la que instaban a las personas con el síndrome a seguir vacunándose. “En este momento, no hay ninguna razón para que los que tuvieron el SGB en el pasado no puedan recibir las vacunas para la covid”, escribieron. “Si tienen dudas, deben hablar con los profesionales de salud de su localidad”. —Dani Blum

¿Se incluyó a quienes han recibido trasplantes en los estudios? ¿Es seguro vacunarse?

Los pacientes trasplantados no fueron incluidos en los ensayos de la vacuna. A pesar de la falta de información, los grupos a favor de los trasplantes han instado a los pacientes a vacunarse con Pfizer o Moderna. Los pacientes trasplantados, que deben tomar medicamentos que suprimen su sistema inmunitario, corren un alto riesgo de sufrir complicaciones si contraen COVID-19. Las investigaciones demuestran que los pacientes trasplantados que tienen COVID-19 tienen un 30 por ciento más de riesgo de morir que los pacientes sin factores de riesgo subyacentes. Aunque la vacuna no se ha estudiado en pacientes trasplantados, los médicos saben que las vacunas que no implican la administración de un virus vivo a un paciente trasplantado suelen ser seguras. Las vacunas de Pfizer y Moderna utilizan moléculas de ARN mensajero para estimular el sistema inmunitario y no contienen ninguna forma de virus vivo, muerto o neutralizado. La Sociedad Estadounidense de Trasplantes creó una hoja informativa para los pacientes trasplantados y aconseja a los pacientes que se vacunan que sigan usando una mascarilla y tomen precauciones para evitar exponerse al coronavirus. Un equipo de Johns Hopkins Medicine ha iniciado un estudio de observación de personas que han recibido trasplantes y se vacunan. La información preliminar del estudio debería estar disponible alrededor de febrero. —Tara Parker-Pope

¿Sabemos si estas vacunas serán seguras para las personas con VIH?

Los ensayos que estudian la vacuna para la COVID-19 han incluido a personas con VIH, aunque en un número reducido. El ensayo de Pfizer incluyó a 120 personas con VIH, y el de Moderna a 176, según Poz , un sitio de noticias para personas que viven con VIH/sida o están afectadas por él. Aunque las cifras son demasiado reducidas para sacar conclusiones significativas, no se ha informado de ningún problema de seguridad inusual para las personas con VIH. Dado que las vacunas de Pfizer y Moderna no contienen virus debilitados o inactivados, se cree que son una opción segura para las personas con VIH y sida. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades dijeron que las personas con VIH “deben ser asesoradas” sobre las incógnitas, incluyendo la seguridad y eficacia en “poblaciones inmunocomprometidas”. Las personas con sistemas inmunitarios comprometidos pueden no producir una respuesta inmunitaria robusta a la vacuna, y deben seguir todas las orientaciones actuales para protegerse contra la COVID-19, dijeron los CDC. —Tara Parker-Pope

Funcionamiento de las vacunas

¿Habrá nuevas vacunas próximamente?

Las vacunas de Pfizer y Moderna fueron las primeras en ser aprobadas. Cada vacuna requiere dos dosis con un intervalo de tres a cuatro semanas. Una tercera vacuna, de Johnson & Johnson, solo requiere una dosis y se espera que se apruebe en febrero. Una cuarta vacuna, de la empresa Novavax, con sede en Maryland, podría solicitar la autorización de uso de emergencia a finales de abril. La vacuna de Novavax requiere dos dosis, con un intervalo de tres semanas. El gobierno ya ha pedido 110 millones de dosis de la vacuna Novavax, que deben entregarse a finales de junio, y Novavax ha dicho que cree que puede cumplir ese objetivo. —Sharon LaFraniere y Noah Weiland

¿Cómo funcionan las nuevas vacunas genéticas?

Aunque se las describe como vacunas “genéticas”, las nuevas vacunas para la covid no alteran los genes de ninguna manera. En cambio, las vacunas de Pfizer-BioNTech y Moderna utilizan una molécula genética para preparar el sistema inmunitario. Esa molécula se conoce como ARNm, la “m” significa mensajero. Piensa en esta molécula como un conjunto de instrucciones. Mientras que una vacuna tradicional utiliza un germen debilitado o inactivado para desencadenar una respuesta inmune en nuestro organismo, las vacunas de ARNm llevan un conjunto de instrucciones para enseñar a nuestras células a fabricar una proteína que desencadene una respuesta inmune y produzca anticuerpos contra el virus.

Funciona así: cuando te inyectan en el brazo, la inyección incluye la molécula mensajera, que está empaquetada en una burbuja aceitosa que se fusiona con una célula. A continuación, la célula utiliza la molécula de ARNm como un conjunto de instrucciones para fabricar algo llamado “proteína de espiga”. (La superficie del coronavirus está cubierta de espigas similares).

Tu sistema inmune reconoce rápidamente que la proteína de espiga es un invasor extraño y comienza a atacarla. La vacuna ha entrenado a tu sistema inmunitario para que reconozca y ataque la espiga. Ahora, si alguna vez entras en contacto con el coronavirus real, tu sistema inmunitario ha aprendido a manejarlo. Puedes obtener más información sobre las vacunas de ARNm en la página web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. —Tara Parker-Pope

¿La molécula de ARNm de las nuevas vacunas altera mis genes?

¡No! El ARN mensajero usado en las vacunas de Pfizer y Moderna nunca entra en el núcleo de tus células y no tiene ningún efecto sobre tu ADN. La molécula de ARNm sobrevive el tiempo necesario para que tus células copien las instrucciones y creen la proteína de la espiga que se utiliza para entrenar a tu sistema inmunitario contra el coronavirus. Entonces, ¿qué sucede con la molécula después de entregar estas instrucciones? Dura unos días, y luego la célula la destroza y se deshace de ella utilizando enzimas especiales. Es importante entender que la vacuna imita un proceso natural que ocurre en el cuerpo todos los días. En cualquier momento, cada una de nuestras células puede contener cientos de miles de moléculas de ARNm, que trabajan para fabricar una gran variedad de proteínas propias. —Tara Parker-Pope y Carl Zimmer

¿Y si en vez de vacunarme mejor me arriesgo a la COVID-19?

La COVID-19 es, con mucho, la opción más peligrosa. Las vacunas para la covid conllevan pocos riesgos conocidos. Pero los peligros de la COVID-19 están bien documentados. Alrededor del 20 por ciento de las personas que padecen los síntomas de COVID-19 desarrollan una enfermedad grave y potencialmente mortal. Aunque las personas mayores, obesas o con otros problemas de salud son las que corren mayor riesgo de sufrir complicaciones por la COVID-19, los jóvenes también pueden enfermar gravemente. En un estudio con más de 3000 personas de entre 18 y 34 años que fueron hospitalizadas por covid, el 20 por ciento necesitó cuidados intensivos y el 3 por ciento murió.

Las complicaciones de salud a largo plazo asociadas a la COVID-19 son una gran preocupación. Hasta una de cada tres personas que se recuperan de covid tienen molestias crónicas durante meses, como agotamiento, aceleración del corazón, coágulos de sangre y pérdida del sentido del olfato o del gusto. —Apoorva Mandavilli

¿Funcionarán las vacunas contra las nuevas variantes que han surgido en todo el mundo?

Moderna y Pfizer-BioNTech afirmaron que sus vacunas eran efectivas contra las nuevas variantes del coronavirus descubiertas en el Reino Unido y Sudáfrica. Pero son ligeramente menos protectoras contra la variante de Sudáfrica, que puede ser más hábil para esquivar los anticuerpos en el torrente sanguíneo. Una tercera candidata a vacuna, Novavax, es aproximadamente un 90 por ciento efectiva contra la cepa original del coronavirus, pero solo un 50 por ciento contra la variante de Sudáfrica. Aunque esto parece una mala noticia, es tranquilizador que la variante no pueda eludir por completo la vacuna. Los responsables de la empresa creen que pueden ajustar la vacuna para mejorar su efectividad contra la variante.

Los investigadores de Moderna examinaron muestras de sangre de ocho personas que habían recibido dos dosis de la vacuna y de dos monos que habían sido inmunizados. Los anticuerpos neutralizantes —el tipo que puede desactivar el virus— fueron tan efectivos contra la variante identificada en el Reino Unido como contra la forma original del virus. Pero con la variante que circula en Sudáfrica, la efectividad de los anticuerpos se redujo a la sexta parte . Aun así, según la empresa, esos anticuerpos “siguen estando por encima de los niveles que se espera que sean protectores”.

Como precaución, Moderna ha comenzado a desarrollar una nueva versión de su vacuna que podría utilizarse como vacuna de refuerzo contra la variante en Sudáfrica. Moderna dijo que también planeaba comenzar a probar si la administración a los pacientes de una tercera inyección de su vacuna original como refuerzo podría ayudar a defenderse de las nuevas formas emergentes del virus. BioNTech podría desarrollar una nueva vacuna ajustada contra las variantes en unas seis semanas, dijo. La Administración de Alimentos y Medicamentos no ha comentado cuál será su política de autorización de vacunas actualizadas para que funcionen mejor contra las nuevas variantes.

Los científicos habían previsto que el coronavirus evolucionaría y podría adquirir nuevas mutaciones que disminuirían la eficacia de las vacunas, pero pocos investigadores esperaban que sucediera tan pronto. Gran parte del problema es que el virus se ha extendido sin control en muchas partes del mundo. Cada nueva infección da al coronavirus más oportunidades de mutar y crear nuevas variantes. —Denise Grady, Apoorva Mandavilli y Katie Thomas

Si las vacunas deben permanecer congeladas, ¿cómo se transportan y entregan?

La planificación del transporte y la distribución de las vacunas lleva meses en marcha. Aunque las vacunas para la covid son nuevas, las empresas de transporte y las farmacias tienen mucha experiencia en la distribución de vacunas y en poner las inyecciones en los brazos de la gente. Pero las dos primeras vacunas para la covid en Estados Unidos, de Pfizer y Moderna, presentan un reto único porque deben conservarse en condiciones de congelación.

UPS y FedEx ya tienen redes de congeladores que utilizan para enviar alimentos perecederos y suministros médicos. Las empresas también tienen experiencia en el envío de vacunas para otras enfermedades, como la gripe estacional. UPS ha construido una llamada granja de congeladores en Louisville, Kentucky, el mayor centro de la empresa, donde puede almacenar millones de dosis a temperaturas bajo cero. FedEx dijo que reforzó su infraestructura de cadena de frío durante la pandemia de H1N1 en 2019, y ha añadido más congeladores y remolques refrigerados para prepararse para la distribución de la vacuna para la covid. FedEx y UPS están transportando la vacuna por gran parte del país, y a cada entrega le siguen envíos de hielo seco extra un día después. Pfizer ha diseñado contenedores especiales, con rastreadores y suficiente hielo seco para mantener las dosis suficientemente frías hasta diez días.

Cada camión que lleve los contenedores tendrá un dispositivo que rastrea su ubicación, temperatura, exposición a la luz y movimiento. Y los fabricantes de vacunas y el gobierno federal han estado trabajando con hospitales, farmacias y otros centros de vacunación para asegurarse de que están equipados con congeladores adecuados, contenedores especiales y suministros de hielo seco para almacenar las vacunas. —Abby Goodnough y David Gelles

He oído rumores y chistes sobre los microchips en las nuevas vacunas. ¿De qué se trata?

La falsa teoría de la conspiración sobre los microchips surgió después de que Bill Gates, el fundador de Microsoft, hiciera un comentario sobre los “certificados digitales” que podrían utilizarse algún día para demostrar que una persona se había sometido a las pruebas o había sido vacunada contra la COVID-19. La referencia hizo que circularan por internet teorías de conspiración que especulaban con la posibilidad de que el gobierno colocase un microchip de seguimiento para vigilar los movimientos de los estadounidenses. Durante meses, videos ampliamente compartidos y publicaciones virales en las redes sociales han afirmado sin fundamento que esas tecnologías podrían introducirse en las jeringuillas que suministran las vacunas. Pero ninguno de esos rumores es cierto.

Las vacunas de Pfizer y Moderna tienen un ingrediente activo: una molécula llamada ARN mensajero, o ARNm, que contiene instrucciones genéticas para una proteína del coronavirus llamada espiga. Una vez inyectado, el ARNm dará instrucciones a las células humanas para que fabriquen la espiga, exponiendo al sistema inmunitario a una característica muy reconocible del virus. El resto de los ingredientes son lípidos, incluido el colesterol, que forman una burbuja de grasa alrededor de la frágil molécula de ARNm, así como sacarosa (azúcar) y diversas sales —Katherine J. Wu y Tara Parker-Pope

¿Cuál es la diferencia entre la autorización de uso de emergencia y la aprobación normal de una vacuna?

Una autorización de uso de emergencia, como la que le otorgaron a las vacunas de Pfizer y Moderna, es sorprendentemente similar a una aprobación estándar. Incluye los mismos pasos básicos (pruebas preclínicas, ensayos de seguridad de fase 1, ensayos ampliados de fase 2 y ensayos de eficacia de fase 3) que serían necesarios en el proceso de aprobación tradicional. La principal diferencia es que, en caso de emergencia, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por su sigla en inglés) le da prioridad a la solicitud y acelera su análisis de la investigación. Una manera de hacerlo es resolver los problemas logísticos con anticipación, mientras se espera a que finalicen los ensayos clínicos. Por ejemplo, la FDA trabajó con las empresas de vacunas para resolver los problemas de fabricación y distribución antes de que las compañías completaran sus ensayos clínicos o presentaran solicitudes para uso de emergencia. Stephen Hahn, excomisionado de la FDA, dijo en una entrevista con la revista Scientific American que, en casos de emergencia, la agencia puede priorizar una solicitud para reducir el proceso de revisión —que usualmente dura de cuatro a seis meses— a pocas semanas.

Aunque los fabricantes de vacunas logren una autorización de uso de emergencia se espera que continúen recopilando información sobre la seguridad y eficacia de la vacuna, y soliciten una licencia, que es el paso final del proceso de aprobación. Además, se recopilarán datos adicionales sobre poblaciones especiales de pacientes como niños, mujeres embarazadas y pacientes inmunodeprimidos que no fueron estudiados en la primera ronda de investigación. —Tara Parker-Pope y Carl Zimmer

Qué pasa con los miles de millones de personas que viven fuera de Estados Unidos? ¿Cómo se vacunará el resto del planeta?

Los esfuerzos de vacunación contra la COVID-19 han revelado una extraordinaria brecha en el acceso a las vacunas en todo el mundo. Países ricos como Estados Unidos y el Reino Unido han llegado a acuerdos con múltiples fabricantes de medicamentos y se han reservado suficientes dosis de las vacunas que probablemente saldrán al mercado este año para inmunizar a sus ciudadanos varias veces. China y Rusia han desarrollado sus propias vacunas y han iniciado programas de inmunización masiva. Por el contrario, la mayoría de los países pobres dependen de una compleja iniciativa mundial de reparto de vacunas llamada Covax, y es probable que solo reciban dosis suficientes para vacunar como máximo al 25 por ciento de sus poblaciones este año. Dirigida por la Organización Mundial de la Salud y dos organizaciones mundiales sin ánimo de lucro, Covax depende de la ayuda financiera y otros apoyos de las naciones ricas. No fue hasta este mes que Estados Unidos aceptó participar y aportar fondos.

Algunos países menos ricos tienen su propia capacidad de fabricación de vacunas y la han aprovechado. India está en camino de producir más dosis de vacunas contra la COVID-19 el próximo año que cualquier otro país. El Serum Institute de India, que tiene contratos para grandes cantidades de las vacunas de AstraZeneca y Novavax, ha prometido al gobierno indio la mitad de su producción. Y el multimillonario Carlos Slim ha ayudado a financiar un acuerdo para llevar150 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca en América Latina, y así aprovechar las capacidades de fabricación de Argentina y su México natal.

China, que tiene la tercera mayor capacidad de fabricación de vacunas del mundo, ha indicado que tiene la intención de poner sus vacunas a disposición de los países pobres. Pero las perspectivas para la mayor parte del mundo en desarrollo son nefastas. Debido a los límites de fabricación, muchos países de bajos ingresos podrían tardar hasta 2024 en obtener suficientes vacunas para inmunizar completamente a sus poblaciones. —Megan Twohey, Keith Collins y Katie Thomas

Lee más Los países ricos son los primeros en obtener las vacunas, mientras que las naciones pobres luchan por conseguir suficientes

Después de la vacunación

¿Cuánto dura la vacuna? ¿Necesitaré otra el año que viene?

Eso está por determinarse. Es posible que las vacunas para la Covid-19 se conviertan en un acontecimiento anual, al igual que la vacuna de la gripe. O puede que los beneficios de la vacuna duren más de un año. Hay que esperar para ver la duración de la protección de las vacunas. Para determinar esto, los investigadores van a hacer un seguimiento de las personas vacunadas para buscar “casos de brotes”, es decir, aquellas personas que enferman de COVID-19 a pesar de la vacunación. Esto es un signo de debilitamiento de la protección y dará a los investigadores pistas sobre la duración de la vacuna. También vigilarán los niveles de anticuerpos y células T en la sangre de las personas vacunadas para determinar si es necesaria una vacuna de refuerzo y cuándo. Es posible que la gente necesite refuerzos cada pocos meses, una vez al año o solo cada pocos años. Es solo cuestión de esperar los datos. —Carl Zimmer

Si ya me vacuné, ¿por qué tengo que seguir usando mascarilla?

La respuesta depende de las circunstancias en las que te encuentres. Empecemos por el principio. La protección de la vacuna tarda un tiempo en surtir efecto, así que sigues siendo vulnerable a contraer el coronavirus hasta una o dos semanas después de recibir la segunda dosis, por lo que debes usar tu cubrebocas durante las primeras semanas tras la vacunación.

Cuando estés totalmente vacunado, deberás seguir usando la mascarilla en espacios públicos. Las reglas federales, estatales y municipales sobre el uso de cubrebocas seguirán vigentes durante un tiempo. Aunque te hayas vacunado, hay millones de personas que siguen sin protección, y no hay forma de discernir fácilmente quién se ha vacunado y quién no. También existe la preocupación teórica de que una persona vacunada pueda llevar el virus en su nariz y no enfermarse, pero aun así estornudar o respirar sobre otras personas. Basándose en estudios sobre la vacuna de la gripe e incluso en los pacientes enfermos de COVID-19, los investigadores tienen motivos para esperar que las personas vacunadas no propaguen el virus, pero es necesario seguir investigando. Así que, hasta que todo el mundo esté vacunado, lo mejor es usar una mascarilla cuando estás cerca de otras personas. —Tara Parker-Pope

Si estoy vacunado y todos mis amigos y familiares están vacunados, ¿podemos reunirnos sin cubrebocas?

En resumen, sí, aunque hay algunas precauciones que debes tener en cuenta antes de quitarte la mascarilla. Pedí consejo a Ashish K. Jha, decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown. Dice que hay cuatro preguntas que debes hacerte si quieres pasar tiempo en interiores con otras personas vacunadas, sin cubrebocas.

- ¿Estás vacunado?

- ¿Están vacunados todos los demás?

- ¿Cuál es el nivel de propagación en la comunidad?

- ¿Hay entre ustedes alguien con alto riesgo?

Incluso si todos los presentes están vacunados, hay que pensar en las dos últimas preguntas. La vacuna ofrece un 95 por ciento de protección (un cálculo basado en datos de ensayos clínicos estrictamente controlados, no en el mundo real). Pero también hay que pensar en las probabilidades de entrar en contacto con el virus. Un cinco por ciento de riesgo de infección cuando el virus está en pleno apogeo sigue siendo un riesgo importante.

“Si el riesgo de infección es muy alto, entonces el 95 por ciento no es lo suficientemente bajo mientras la cantidad de casos sea tan alta como lo son en Estados Unidos”, dijo Jha. “La gente debería llevar un cubrebocas incluso después de la vacunación. Con el tiempo, a medida que las cifras de infección descienden, digamos que se tiene un riesgo del cinco por ciento a partir de una base baja, entonces se vuelve mucho más seguro”.

La última pregunta —si hay alguien de alto riesgo en la reunión— también es importante. Incluso si una persona de alto riesgo está vacunada, hay que tomar precauciones adicionales cuando los recuentos de casos de virus son elevados en la comunidad. Y hay que tener en cuenta que la vacuna puede no ser un 95 por ciento eficaz en todas las personas: una persona mayor o alguien con un sistema inmunitario menos eficiente puede obtener menos protección de la vacuna que una persona joven y sana.

“Aunque haya sido vacunado, durante una pandemia arrasadora y con un panorama terrible, si visito a mis padres ancianos voy a ser cuidadoso; mi tolerancia al riesgo es baja”, dijo Jha. “Voy a tener un umbral diferente con mi padre de 82 años que con mi amigo de 47 años. A medida que la pandemia disminuya, creo que vamos a poder relajarnos más”.

Desafortunadamente, gran parte de los mensajes de salud pública en torno a la vacuna han consistido en recordar a la gente que debe seguir usando mascarillas, en lugar de recordarles también que, tras la vacunación y con las precauciones adecuadas, podremos socializar de forma segura con otras personas vacunadas, sin tener que usar una mascarilla. —Tara Parker-Pope

¿Exigirá mi empleador que me vacune?

Los empleadores tienen derecho a obligar a sus trabajadores a vacunarse una vez que la vacuna esté formalmente aprobada. Muchos sistemas hospitalarios, por ejemplo, exigen la vacunación anual contra la gripe. Pero los empleados pueden solicitar exenciones basadas en razones médicas o creencias religiosas. En estos casos, se supone que los empleadores deben proporcionar un “ajuste razonable”: con la vacuna contra el coronavirus, por ejemplo, se podría permitir a un empleado trabajar si lleva una mascarilla o trabajar desde casa. —Abby Goodnough

¿Tendré que presentar una prueba de vacunación para viajar?

Actualmente no hay requisitos de prueba de vacunación para viajar, pero eso puede cambiar más adelante. Por el momento, las medidas se centran en mostrar una prueba que haya dado negativo al virus. Todos los pasajeros internacionales (incluidos los ciudadanos estadounidenses) que se dirijan hacia Estados Unidos deben demostrar que han dado negativo en la prueba del coronavirus antes de embarcar en sus vuelos, según una política federal que entró en vigor el 26 de enero.

La nueva medida exige que todos los pasajeros aéreos, independientemente de su estado de vacunación, se sometan a una prueba de detección de infección actual en los tres días anteriores a un vuelo programado a Estados Unidos, y que presenten documentación escrita de los resultados de la prueba o prueba de haberse recuperado de la COVID-19. La prueba de inmunización no será suficiente, porque las personas vacunadas pueden infectarse, en teoría, y transmitir el virus en un vuelo, dijo un portavoz de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Las principales compañías aéreas, como United, JetBlue y Lufthansa, tienen previsto utilizar una aplicación de pasaporte de salud, denominada CommonPass, que puede verificar los resultados de las pruebas de coronavirus y el estado de vacunación de los pasajeros. CommonPass notifica a los usuarios las normas locales de viaje —como la de tener que presentar una prueba negativa del virus— y luego tiene como objetivo comprobar que las cumplen. El sitio web de la empresa dice que la aplicación estará disponible pronto en la tienda de aplicaciones de Apple y en Google Play. —Natasha Singer y Apoorva Mandavilli

¿Cómo sabremos cuán bien están funcionando las vacunas?

Al principio, las personas no sabrán con exactitud qué nivel de protección tienen luego de ser vacunadas pero, en los meses posteriores a los procesos de vacunación masiva, una serie de estudios continuarán monitoreando cuán bien funcionan las vacunas en la población. El objetivo principal será estudiar las tasas de COVID-19 en grupos de personas vacunadas en comparación con las tasas de quienes no recibieron la vacuna. (Los estudios de seguridad también continuarán para determinar si se producen efectos secundarios adicionales o riesgos graves para la salud después de la vacuna).

“Podremos observar retrospectivamente cuál es la eficacia”, dijo Paul A. Offit, profesor de la Universidad de Pensilvania y miembro del panel asesor de vacunas de la Administración de Alimentos y Medicamentos. Los ensayos clínicos “muestran la eficacia en condiciones controladas, pero hay que ver la eficacia de las vacunas en el mundo real”, añadió.

Varios factores pueden cambiar el rendimiento de una vacuna en el mundo real: cómo se almacena, si se siguen los procedimientos de vacunación adecuados y los tipos de pacientes que reciben la vacuna, incluidos aquellos con afecciones médicas subyacentes que no se estudiaron en los ensayos originales. Para ver cómo les está yendo a las vacunas, los funcionarios de salud federales, los investigadores de las empresas y los expertos académicos le harán seguimiento a grandes grupos de personas, recopilarán datos de registros médicos y monitorearán a las personas en los hogares de ancianos y el ejército. Los expertos estudiarán grupos minoritarios raciales y étnicos, así como grupos de pacientes específicos, como aquellos con afecciones cardíacas, obesidad o afecciones autoinmunes, para determinar cuán bien están protegidos contra la COVID-19. Acá puedes leer más sobre los esfuerzos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades para garantizar que las vacunas funcionen. —Dani Blum y Tara Parker-Pope

¿Cómo sabremos que las cosas van mejorando?

Cuando los recuentos de casos empiecen a descender y la tasa de positividad de las pruebas en todos los estados del país sea inferior al cinco por ciento, sabremos que las cosas están mejorando. La tasa de positividad de las pruebas es el porcentaje de pruebas globales realizadas en una comunidad que dan resultado positivo. Cuanto menor sea la cifra, menos casos nuevos y menos probabilidades de cruzarse con alguien que tenga el virus. En algunos estados la tasa de positividad de las pruebas es del 20 por ciento o el 30 por ciento, lo que demuestra que el virus está fuera de control. En otros estados, como Vermont, Connecticut y Hawái, el cumplimiento de las medidas de salud pública ha mantenido la tasa de positividad por debajo del tres por ciento, lo que significa que el riesgo de contraer el virus en esos estados es mucho menor que en otras partes de Estados Unidos. Idealmente, una vez que entre el 70 por ciento y el 85 por ciento del país esté vacunado, la tasa de positividad en todos los estados caerá muy por debajo del cinco por ciento. “El mejor número es cero”, dijo el doctor Anthony Fauci. “Nunca va a ser cero, pero cualquier cosa que se acerque a eso es fantástica”. —Tara Parker-Pope

¿Cuándo será seguro volver a hacer cosas como ir al cine o al teatro?

Los funcionarios de salud pública calculan que entre el 70 y el 85 por ciento de la población debe vacunarse antes de que la gente pueda volver a moverse libremente en la sociedad. Si las cosas van bien, la vida podría mejorar mucho a finales de la primavera y principios del verano. “Depende de la aceptación de la vacuna y del nivel de infección en la comunidad”, dijo el doctor Anthony Fauci. “Si resulta que solo el 50 por ciento se vacuna, entonces va a llevar mucho, mucho más tiempo volver al tipo de normalidad que nos gustaría ver”. —Tara Parker-Pope

¿Cuáles son las probabilidades de que lleguemos pronto a tasas de vacunación del 70 al 85 por ciento?

A pesar de los recientes cuellos de botella que han ralentizado la distribución de la vacuna, la mayoría de los expertos en salud son optimistas en cuanto a que para esta primavera se habrán resuelto la mayoría de los problemas de suministro y habremos mejorado la vacunación generalizada. El resto dependerá de la voluntad del público de vacunarse. Aunque las dudas sobre la vacuna siguen siendo preocupantes, hay indicios de que la confianza en ella está aumentando en Estados Unidos y en todo el mundo.

En junio, una encuesta mundial realizada a 13.426 personas de 19 países reveló que el 71,5 por ciento dijo que era muy probable o algo probable que se vacunara contra la COVID-19. Las diferencias en las tasas de aceptación iban desde casi el 90 por ciento de los encuestados en China hasta menos del 55 por ciento en Rusia.

En Estados Unidos, la Kaiser Family Foundation ha empezado a publicar un informe periódico llamado KFF COVID-19 Vaccine Monitor, que hace un seguimiento a la opinión del público sobre las vacunas. La encuesta de la KFF de diciembre mostró que el 71 por ciento de las personas dijo que definitivamente o probablemente se vacunará contra la COVID-19, “si los científicos determinan que es segura y estuviera disponible gratuitamente para todos los que la quisieran”. Esto supone un aumento con respecto al 63 por ciento que respondió de la misma manera en la encuesta de septiembre de la fundación. El aumento de la confianza se observó en todos los grupos raciales y étnicos, y tanto entre los demócratas como entre los republicanos.

Según la encuesta, alrededor del 27 por ciento del público aún no está seguro sobre las vacunas. Las dudas sobre las vacunas son mayores entre los republicanos (42 por ciento), las personas de 30 a 49 años (36 por ciento) y los residentes en zonas rurales (35 por ciento). Hay algunas tendencias preocupantes en los datos de la encuesta. Entre las personas que trabajan en un entorno de cuidado de la salud, el 29 por ciento se muestra reticente a las vacunas, al igual que el 33 por ciento de los que pertenecen a la categoría de “trabajador esencial”. También es preocupante que el 35 por ciento de los adultos negros , que han sufrido mayores tasas de infección y mortalidad durante la pandemia, digan que definitivamente o probablemente no se vacunarían. —Tara Parker-Pope



JMRS
Utilidades Para Usted de El Periódico de México