Ciencia y Tecnología

Apple y el espejismo de la emisión en continuo

2022-03-31

Los productos derivados del gasto, a veces irracional, a corto plazo pueden ser al mismo tiempo...

Shira Ovide | The New York Times

"CODA" de Apple ganó el Oscar a mejor película. Genial. Pero ¿qué pasará cuando las grandes empresas tecnológicas dejen de derrochar dinero? (Asya Demidova/The New York Times)

Esta semana, una película de Apple, “CODA”, se convirtió en el primer filme de un servicio de emisión en continuo en ganar el Oscar a la mejor película. Ese hecho histórico significa que la clase dominante de Hollywood finalmente acepta como un entretenimiento legítimo a las películas y series que vemos a través de las conexiones a internet.

Pero, espera... ¿Por qué Apple tiene un servicio de emisión en continuo? ¿Y cuáles son los efectos para nosotros cuando montones de fondos corporativos deforman el mercado para lograr conveniencias que amamos? (Formulé preguntas similares el año pasado sobre Amazon).

Tener un Oscar es muy lindo, pero el éxito para Apple se define en gran medida en obtener mayores ganancias cada año. Lo lamento, esas son las reglas del capitalismo. Es difícil decir si la emisión de video en continuo contribuye a esa meta o si es una costosa distracción para Apple.

Gastar grandes cantidades de dinero, a veces de forma imprudente, en la búsqueda de posibles ganancias futuras es una estrategia empresarial muy antigua. En algunas ocasiones funciona. En otras, conduce a MoviePass, una iniciativa que empleó miles de millones de dólares en vender pases para el cine casi ilimitados por 10 dólares al mes y, después, cayó en la bancarrota.

De cualquier manera, el gasto imprudente de las compañías puede ser maravilloso para nosotros, al menos durante un tiempo. Es probable que eso nos haya dado servicios de emisión en continuo más baratos y mejores de los que habríamos tenido, viajes de bajo costo en Uber y gasolina barata. Sí, estoy haciendo una conexión entre la gasolina barata y la emisión en continuo. Permítanme explicar.

Los productos derivados del gasto, a veces irracional, a corto plazo pueden ser al mismo tiempo gloriosos para nosotros y un peligroso espejismo si y cuando el dinero se termina.

Algo de contexto: en 2019, Apple lanzó un servicio de emisión en continuo llamado Apple TV+. Algunas personas que compran un nuevo dispositivo de Apple obtienen gratis el servicio durante tres meses; de lo contrario, Apple cobra una cuota mensual de 4,99 dólares en Estados Unidos. Eso es alrededor de un tercio del costo de las suscripciones de las plataformas de Netflix y HBO Max, en las que hay más cosas que ver.

Es poco común que Apple explique por qué hace las cosas que hace y la compañía no ha aclarado sus metas para TV+. Sin embargo, la creencia popular es que la emisión en continuo es parte de su estrategia para mantener la lealtad de los propietarios de dispositivos Apple e incitarlos a gastar un poco más de dinero.

¿Esto ha justificado el gasto y la energía que Apple dedica a la emisión de video en continuo? Quién sabe. Tampoco queda claro si el servicio de emisión en continuo de Amazon ha sido una forma exitosa de atraer y mantener a miembros de Prime, el programa de suscripción anual de la empresa.

Tal vez dirigir un imperio de entretenimiento de Hollywood es simplemente divertido. Apple y Amazon son tan exitosas que pueden derrochar algo de dinero para descubrir si algún día se volverán todavía más ricas al ofrecer servicios de emisión de video en continuo. Sin embargo, vale la pena tener en mente la posible interrupción de los productos y servicios que nos gustan cuando las compañías decidan que su oneroso gasto ya no es una apuesta inteligente.

Los viajes en Uber eran baratos en gran medida hasta alrededor de 2020, porque la empresa contaba con dinero de los inversionistas para buscar muchos usuarios incluso si los viajes no arrojaban ganancias. Una imprudencia financiera similar ahora subsidia a los citadinos que ordenan Doritos y leche que llega a su domicilio en quince minutos. En la década de 2010, flujos de efectivo de inversionistas les permitieron a las empresas energéticas usar nuevos métodos de fracturación hidráulica para extraer petróleo y gas del subsuelo.

En todos esos casos, ese dinero que no era necesario gastar reconfiguró nuestro mundo de manera considerable. Obtuvimos gasolina más barata, viajes en Uber y servicios convenientes que no habrían podido existir sin que los inversionistas inyectaran su dinero con la esperanza de que les redituara en el futuro. El dinero irracional también convirtió a Netflix en un titán del entretenimiento y ahora Amazon y Apple también están derrochando dinero.

Es probable que tengamos mejores servicios de emisión en continuo, y menos caros, de los que tendríamos si hubiera menos compañías vendiendo suscripciones de entretenimiento. Las personas involucradas en la creación de entretenimiento tienen más compradores potenciales para su contenido. ¡Bien!

Pero ¿qué pasará si el dinero de repente debe traducirse en ganancias más directas? Netflix necesitó inversionistas para subsidiar su servicio durante un largo tiempo y ahora la compañía tiene una base financiera saludable. Sin embargo, Uber sigue sin ser rentable y los viajes ya no son baratos. Las personas dedicadas a la fracturación hidráulica emplearon con imprudencia tanto dinero de sus inversionistas que ahora son cautelosos al perforar en búsqueda de más petróleo y gas incluso en medio de una crisis energética, porque sus inversionistas ya no confían en ellos.

Quizás Apple y Amazon tendrán mucho éxito en la emisión de video en continuo. Pero ¿qué pasa si una de esas corporaciones decide que ya no está dispuesta a destinar miles de millones de dólares al entretenimiento que no aporta a sus resultados financieros? ¿Netflix costaría 40 dólares al mes porque hay menos competencia? ¿Los guionistas acabarían como los propietarios de casas en Pensilvania que dependían de las regalías de la perforación de esquisto que ha perdido importancia?

Simplemente, podríamos disfrutar el dinero que se está gastando para nuestro entretenimiento mientras dure. Sin embargo, recuerden que es posible que las cascadas de dinero lleguen a su fin y podría ser doloroso para las personas que crean entretenimiento y para quienes lo vemos.



aranza

Notas Relacionadas

No hay notas relacionadas ...