Mercados Bursátiles

Las criptofirmas se resquebrajan ante la caída de los precios

2022-06-15

En vista del tambaleante precio del bitcóin, Celsius anunció el 12 de junio su...

David Yaffe-Bellany y Erin Griffith, The New York Times

'La música dejó de sonar'

Nadie quería perderse la oportunidad de formar parte del frenesí de las criptomonedas.

Desde hace dos años, en respuesta al aumento del precio del bitcóin y otras monedas virtuales, proliferaron las empresas emergentes en el sector de las criptodivisas. Compañías especializadas en la comercialización de monedas digitales entre los inversionistas inundaron las ondas hertzianas con anuncios televisivos, modernas operaciones de préstamo ofrecían tasas de interés por las nubes a quienes hicieran depósitos en criptomonedas y casas de cambio como Coinbase, que les permiten a los inversionistas intercambiar activos digitales, comenzaron a contratar personal de forma desaforada.

Una industria global valuada en cientos de miles de millones de dólares surgió prácticamente de la noche a la mañana, y ahora se desploma.

Tras varias semanas de caída libre en los precios de las criptomonedas, Coinbase declaró el 14 de junio que recortará el 18 por ciento de sus empleados, y otras empresas dedicadas a las criptodivisas como Gemini, BlockFi y Crypto.com ya han realizado despidos. Empresas emergentes de gran notoriedad, como Terraform Labs, han implosionado, llevándose con ellas años de inversiones. El 12 de junio, un criptobanco experimental, Celsius, suspendió de manera abrupta los retiros.

Esta retracción en el ecosistema de las criptodivisas ilustra cuán frágil es la estructura creada en torno a estos activos riesgosos y sin regulación. El valor total del mercado de las criptomonedas ha caído aproximadamente un 65 por ciento desde el otoño, y los analistas predicen que las ventas continuarán. El precio de las acciones de las empresas del sector se ha ido a pique, los inversionistas al por menor claudican y los ejecutivos de la industria pronostican un bajón prolongado que podría poner en peligro a más empresas.

“La marea ya bajó en el sector de las criptodivisas, y ha revelado que muchas de estas compañías y plataformas tenían cimientos muy inestables e insostenibles”, comentó Lee Reiners, exfuncionario de la Reserva Federal y catedrático en la Escuela de Derecho de la Universidad Duke. “La música dejó de sonar”.

Las criptomonedas son monedas digitales que se intercambian a través de redes de computadoras dedicadas a verificar las transacciones, en vez de utilizar una institución centralizada, como un banco. Desde hace varios años, se les ha presentado como una opción para estar protegidos contra la inflación que generan los bancos centrales cuando inundan la economía con dinero. El bitcóin, la criptomoneda más valiosa, tiene integrado un límite a sus existencias.

El problema, ahora que se desploman las acciones, las tasas de interés van al alza y la inflación es elevada, es que los precios de las criptomonedas también se derrumban, lo que demuestra que ya están ligadas al mercado general. Por si esto fuera poco, a medida que las personas retiran sus inversiones de las criptodivisas, esa salida deja al descubierto los inestables cimientos de muchas de las empresas más populares de la industria.

Muchas de estas empresas pueden sobrevivir una caída en los precios de las criptomonedas. Por desgracia, es probable que los recortes continúen en tanto ajustan sus estrategias después de varios años de crecimiento excesivo. Algunas de las más vulnerables quizá sean las empresas emergentes que lanzaron su propia criptomoneda, en vista del declive de los precios en todo el mundo.

Algunos expertos en la industria desde hace tiempo habían advertido que el acelerado crecimiento de los últimos dos años no seguiría para siempre, y hacían comparaciones con el bombo publicitario puntocom de finales de los años noventa. En esa época, decenas de empresas puntocom salieron a bolsa en un ambiente de total frenesí por la promesa inicial de internet, aunque muy pocas generaron ganancias. Cuando se evaporó esa confianza a principios de la década del 2000, muchas de esas empresas fracasaron y solo quedaron en pie las más grandes, como eBay, Amazon y Yahoo.

Esta vez, los inversionistas predicen que habrá más sobrevivientes. “Sin duda, algunas empresas que generaron un entusiasmo exagerado no cuentan con los elementos básicos”, comentó Mike Jones, colaborador de la empresa de capital de inversión Science Inc. “Pero también hay empresas muy sólidas cuyos precios están muy por debajo del nivel que deberían tener”.

Varias señales de alerta ya habían advertido que algunas empresas del criptomundo no eran sostenibles. Los escépticos señalaron en varias ocasiones que muchas de las firmas más populares ofrecían productos respaldados por maquinaciones financieras riesgosas.

Terraform Labs, por ejemplo, ofrecía TerraUSD, promocionada como una criptomoneda estable con valor fijo ligado al dólar estadounidense. El fundador, Do Kwon, le dio mucha publicidad a esta moneda y recaudó más de 200 millones de dólares de empresas importantes de inversión como Lightspeed Venture Partners y Galaxy Digital, aunque algunos críticos advertían que se trataba de un proyecto inestable.

El precio de la moneda estaba ligado, mediante un algoritmo, a una criptomoneda hermana, Luna. Cuando el precio de Luna se fue a pique en mayo, TerraUSD siguió sus pasos en una “espiral de la muerte” que desestabilizó al mercado en general y causó la ruina de algunos inversionistas.

Esta semana, el anuncio de Celsius sobre el congelamiento de sus retiros tuvo un efecto parecido. Celsius lanzó una agresiva campaña publicitaria para presentarles a los clientes sus servicios de préstamo similares a los bancarios, con la promesa de brindarles rendimientos de hasta el 18 por ciento si decidían depositar sus criptoactivos en la empresa.

Durante varios meses, sus críticos se preguntaron cómo era posible que Celsius siguiera ofreciendo rendimientos tan altos sin realizar inversiones riesgosas que pusieran en peligro los fondos de sus depositantes. Varios reguladores estatales examinaron las operaciones de la empresa. A fin de cuentas, parece que una caída en el precio de las criptomonedas se encargó de ejercer sobre la compañía más presión de la que podía soportar.

En vista del tambaleante precio del bitcóin, Celsius anunció el 12 de junio su decisión de congelar los retiros “debido a las condiciones extremas del mercado”. La empresa no respondió a nuestra solicitud de comentarios.

La inestabilidad del mercado también ha disparado una crisis en Coinbase, la mayor casa de cambio de criptomonedas en Estados Unidos. Entre finales de 2021 y finales de marzo, Coinbase perdió 2,2 millones de clientes activos, equivalentes al 19 por ciento del total, en reacción a la caída en los precios de las criptomonedas. Las ventas de la compañía en los primeros tres meses del año disminuyeron un 27 por ciento con respecto al año anterior, a 1200 millones de dólares. El precio de sus acciones se desplomó un 84 por ciento desde su debut en bolsa el año pasado.

Este mes, Coinbase anunció que rescindirá sus ofertas de trabajo y prolongará la suspensión a las contrataciones para combatir la desaceleración económica. El 14 de junio, comunicó su decisión de despedir a cerca de 1100 empleados.

Brian Armstrong, director ejecutivo de Coinbase, informó a los empleados sobre esos despidos en una nota enviada el 14 de junio por la mañana, en la que explicó que la empresa “creció muy rápido” debido a la popularidad de los productos de criptodivisas.

“Pero ahora me queda claro que contratamos a demasiadas personas”, escribió. Un portavoz de Coinbase se negó a hacer comentarios.

“La meta desde hace varios años había sido crecer a toda costa”, indicó Ryan Coyne, encargado de la división de criptoempresas y tecnología financiera en el Grupo Mizuho. “Ahora, lo importante es lograr un crecimiento redituable”.

Gemini, casa de cambio de criptomonedas dirigida por los multimillonarios Tyler y Cameron Winklevoss, también anunció este mes su decisión de despedir al diez por ciento de su fuerza de trabajo. En un comunicado dirigido al personal, los gemelos Winklevoss afirmaron que la industria atraviesa un “criptoinvierno”.

No obstante, también se mostraron optimistas acerca del futuro de la industria. “La revolución del criptomundo sigue en marcha y su impacto seguirá siendo profundo”, escribieron en un documento. “Sin embargo, su trayectoria no ha sido ni gradual ni predecible”.

El año pasado, la casa de cambio Crypto.com, con sede en Singapur, sacó al aire un comercial de televisión con Matt Damon, que ahora es tristemente célebre, en el que el actor proclama que la “fortuna favorece a los valientes” y alienta a los espectadores a invertir en el mercado de las criptomonedas. La semana pasada, el director ejecutivo de Crypto.com anunció el despido del cinco por ciento de los empleados, unas 260 personas. El 13 de junio, BlockFi, que ofrece servicios de préstamo en el sector de las criptodivisas, dio a conocer que reducirá su plantilla aproximadamente un 20 por ciento.

Gemini y BlockFi se negaron a hacer comentarios. Un portavoz de Crypto.com indicó que la compañía sigue trabajando para “invertir recursos en capacidades de ingeniería y producto con el objetivo de desarrollar productos de primera calidad”.

Algunas de las empresas no han perdido su actitud insolente. Durante el juego número 5 de la final de la NBA el lunes por la noche, Coinbase transmitió un comercial que hacía alusión a ciclos de altibajos anteriores.

“El criptomundo ha muerto”, declara el anuncio. “Larga vida al criptomundo”.
 



aranza