Consultorio Médico

Viruela del mono: ¿qué tan grave es?

2022-05-24

Los expertos en salud indican que la viruela del mono tiene pocas posibilidades de crear un...

Por Knvul Sheikh | The New York Times

Los funcionarios de salud están monitoreando más de 100 casos sospechosos o confirmados de viruela del mono o viruela símica que han aparecido en países donde la enfermedad no suele ocurrir, entre ellos Alemania, Australia, Bélgica, Canadá, España, Estados Unidos, Francia, Italia, Países Bajos, Portugal, el Reino Unido y Suecia.

El domingo, el presidente estadounidense, Joe Biden, abordó estos casos altamente inusuales y dijo que “es una preocupación en el sentido de que si se propagara sería relevante”. Luego de más de dos años de vivir en una pandemia, es comprensible que la noticia de la propagación de un nuevo virus por todo el mundo sea causa de alarma. Sin embargo, los expertos en salud indican que la viruela del mono tiene pocas posibilidades de crear un escenario similar al del coronavirus, incluso si se encuentran más casos. “Al extenderse la vigilancia, sí anticipamos que se verán más casos. Pero tenemos que poner esto en contexto porque no es la covid”, dijo el lunes Maria Van Kerkhove, la líder técnica de COVID-19 para la Organización Mundial de la Salud en una sesión de preguntas y respuestas en vivo.

La viruela del mono no es un virus nuevo y no se propaga de la misma manera que el coronavirus, por lo que consultamos con los expertos para una mejor comprensión del patógeno y cómo la enfermedad que causa es distinta de la COVID-19.

¿Cuán contagiosa es la viruela del mono?

Por lo general las personas contraen viruela del mono al entrar en contacto cercano con animales infectados. Eso puede significar una mordedura, rasguño, fluido corporal o heces de un animal o a través de la ingesta de carne que no ha sido suficientemente cocinada, dijo Ellen Carlin, investigadora de la Universidad de Georgetown que estudia enfermedades zoonóticas que se transmiten de animales a humanos.

Si bien se descubrió por primera vez en monos de laboratorio en 1958, lo que le da su nombre al virus, los científicos creen que los roedores son los principales portadores de la viruela del mono en la naturaleza. Se halla sobre todo en África central y occidental, particularmente en zonas cercanas a las selvas tropicales. Entre los posibles portadores se han identificado a las ardillas listadas africanas, las ardillas de árbol, las ratas de Gambia y los glíridos.

“El virus probablemente ha estado circulando entre estos animales durante mucho mucho tiempo”, dijo Carlin. “Y en su mayor parte, se ha limitado a las poblaciones animales”.

El primer caso de viruela del mono en humanos se detectó en 1970 en la República Democrática del Congo. Desde entonces, el virus ha causado brotes pequeños periódicamente, aunque la mayoría se han limitado a unos cuantos cientos de casos en 11 países africanos.

Un puñado de casos han llegado a otros continentes a través de viajeros o la importación de animales exóticos que han contagiado el virus a las mascotas domésticas y luego a sus dueños.

Pero la transmisión entre humanos de la viruela del mono es muy inusual, dijo Van Kerkhove. “La transmisión realmente sucede a través del contacto físico, contacto piel con piel. Así que es bastante distinta del covid en ese aspecto”.

El virus también puede propagarse al tocar o compartir artículos infectados, como la ropa o la ropa de cama o a través de gotículas respiratorias expelidas al estornudar o toser, según la OMS.

Eso puede sonar inquietantemente familiar puesto que, en los primeros días de la pandemia, muchos expertos dijeron que el coronavirus también tenía poca transmisión de persona a persona más allá de las gotículas respiratorias y las superficies contaminadas. Las investigaciones posteriores demostraron que el coronavirus puede propagarse a través de partículas mucho más pequeñas llamadas aerosoles que tienen la capacidad de viajar distancias superiores a los dos metros. Pero eso no significa que sucederá lo mismo con el virus de la viruela símica, dijo Luis Sigal, experto en poxvirus de la Universidad Thomas Jefferson en Filadelfia. El coronavirus es un diminuto virus de ARN monocatenario, que puede haber ayudado a su capacidad de transportarse por el aire. Sin embargo, el virus de la viruela del mono está hecho de ADN de doble cadena, lo que significa que el virus en sí es mucho más grande y pesado y no puede viajar tan lejos, dijo Sigal.

Otra vía de transmisión de viruela del mono es la que sucede de la madre al feto a través de la placenta o el contacto cercano durante y después del parto.

La mayoría de los casos de este año se han dado entre hombres jóvenes, muchos de los cuales se identificaron a sí mismos como hombres que tienen sexo con otros hombres, aunque los expertos han sido cautelosos para no afirmar que la transmisión de la viruela del mono podría ocurrir a través del semen u otros fluidos corporales intercambiados durante el sexo. Más bien, la ruta más plausible la constituye el contacto con lesiones infecciosas durante el sexo. “No se trata de una enfermedad gay, como han intentado etiquetarla algunas personas en redes sociales”, dijo Andy Seale, médico y asesor del Programa de VIH, Hepatitis y ETS de la OMS durante la sesión del lunes. “Cualquiera puede contraer la viruela símica a través del contacto cercano”.

¿Cuáles son los síntomas y cuán grave puede ser una infección de viruela del mono?

La viruela del mono es parte de la misma familia de virus que la viruela, pero por lo general es mucho más leve, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. En promedio, los síntomas aparecen dentro de los seis a 13 días posteriores a la exposición, pero pueden demorar hasta tres semanas. Las personas que se enferman comúnmente experimentan fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y de espalda, ganglios linfáticos inflamados y agotamiento general.

Alrededor de uno a tres días después de desarrollar fiebre, la mayoría de las personas también presentan una erupción cutánea dolorosa que es característica de los poxvirus. Empieza con marcas rojas y planas que se inflaman y llenan con pus en los siguientes cinco a siete días. La erupción puede empezar en el rostro, manos, pies, el interior de la boca o los genitales del paciente y extenderse al resto del cuerpo. (Aunque la varicela causa un sarpullido de apariencia similar, no es un poxvirus en realidad, sino que es resultado del virus de la varicela-zoster, que no está relacionado).

Cuando se secan las pústulas de la persona, en dos a cuatro semanas, ya no son infecciosas, dijo Angela Rasmussen, experta en virus en la Organización de Vacunas y Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Saskatchewan en Canadá.

Los niños y las personas con inmunodeficiencias subyacentes pueden presentar casos más graves, pero la viruela símica rara vez es mortal. Si bien una cepa que se encuentra en África Central puede matar hasta el 10 por ciento de las personas infectadas, las estimaciones sugieren que la versión del virus que circula en la actualidad tiene una tasa de mortalidad de menos del 1 por ciento.

Y podría considerarse que la erupción fácilmente identificable así como la aparición temprana de síntomas son beneficiosos. “Una de las cosas más desafiantes de la covid ha sido que puede propagarse asintomática o presintomáticamente a través de personas que no tienen idea de que están infectados”, dijo Rasmussen. “Pero con la viruela símica no parece haber transmisión presintomática”.

Sin embargo, como ha demostrado el reciente brote de casos, hay muchas oportunidades de transmitir la viruela del mono en los primeros días de una infección, cuando los síntomas no son específicos, dijo Rasmussen.

¿Debo preocuparme?

La buena noticia es que no hay pruebas aún que sugieran que el virus del mono ha evolucionado o se ha vuelto más contagioso. Los virus de ADN como la viruela símica por lo general son muy estables y evolucionan con extrema lentitud en comparación con los virus de ARN, dijo Sigal. Los científicos están secuenciando los virus de los casos recientes en busca de posibles mutaciones y pronto sabrán si la gravedad, infecciosidad u otras características han cambiado, dijo. “Pero mi expectativa es que no serán distintos”.

No obstante, los expertos tienen algunas explicaciones respecto al aumento reciente en casos de viruela del mono. Las investigaciones han demostrado que las incidencias de humanos que contraen virus por contacto con animales, también conocidas como contagios zoonóticos, se han vuelto más comunes en las últimas décadas. El aumento de la urbanización y la deforestación significa que los humanos y los animales salvajes están en contacto con más frecuencia. Algunos animales que portan virus zoonóticos, como murciélagos y roedores, en realidad se han vuelto más abundantes mientras que otros han extendido o adaptado sus hábitats debido al desarrollo urbano y el cambio climático.

“Hay más oportunidades para que patógenos relativamente inusuales entren a nuevas comunidades, hallen nuevos huéspedes y viajen a nuevos lugares”, dijo Rasmussen.

A pesar de la baja pandémica, la gente también viaja con más frecuencia y a más partes del mundo que hace una década. Y si bien muchos de los nuevos casos de viruela del mono son desconcertantes porque los pacientes no tenían antecedentes de viajes directos a países endémicos de África, los epidemiólogos podrían descubrir una conexión indirecta de viaje a medida que se apresuran a completar el rastreo de contactos en las próximas semanas.

“Por estos días el mayor riesgo para la gente en cuanto a virus sigue siendo la covid”, dijo Rasmussen. “La buena noticia es que muchas de las mismas medidas que reducen tu riesgo de covid —distanciamiento social, uso de mascarilla en espacios públicos, buena higiene de manos y desinfección de superficies— también reducirán tu riesgo de contraer viruela símica”.

¿Cuál es el tratamiento para este tipo de viruela?

Si te enfermas, el tratamiento para la viruela del mono por lo general implica el manejo de síntomas. Dos medicamentos antivirales —cidofovir y tecovirimat— así como un tratamiento intravenoso de anticuerpos desarrollado originalmente para la viruela podrían igualmente emplearse para la viruela símica, aunque solo se ha estudiado en laboratorio y modelos con animales.

También hay una vacuna aprobada por la FDA en 2019 para las personas de 18 años y más que protege tanto para la viruela como para la viruela símica. Pero los funcionarios de salud estadounidenses dejaron de vacunar de rutina contra la viruela en 1972, cuando la enfermedad fue erradicada en Estados Unidos. Y las vacunas y tratamientos de viruela en el país ahora se almacenan sobre todo con fines de seguridad nacional.

“Los brotes esporádicos de viruela símica que han ocurrido en el pasado no han sido suficientes para ameritar la reactivación del programa de vacunación contra la viruela”, dijo Rasmussen. Los funcionarios de salud en Estados Unidos y otros países podrían considerar emplear algunas de las vacunas que tienen almacenadas en una estrategia de “vacunación en anillo” para prevenir la propagación de viruela símica de un paciente al personal de salud que lo atiende y sus contactos cercanos, dijo.

Si tienes una erupción nueva o te preocupa la viruela del mono, los CDC instan a contactar a tu proveedor de atención de salud. La agencia ha pedido a los médicos estar alerta ante las señales de la erupción distintiva y dice que los posibles casos deben ser aislados y notificados a la institución. Los médicos no deberían tampoco limitar la vigilancia a los hombres que se identifican como gays o bisexuales ni a los pacientes que hayan viajado hace poco a los países de África central u occidental.

“Es muy difícil establecer una línea de tiempo para cuándo estará contenido esto, o cuán fácil será”, dijo Rasmussen. “Pero disponemos de las herramientas farmacológicas, en combinación con los procedimientos clásicos de aislamiento y cuarentena que han ayudado a contener los brotes de viruela símica en el pasado. Podemos contenerla otra vez. La clave será identificar todos los casos”.



Jamileth