Vuelta al Mundo

Una parodia en Chile movilizó al ejército de fans de la banda BTS contra el racismo

2021-04-12

Los fans de BTS son legión y ferozmente leales. Rápidamente salieron en defensa de la...

Por Russell Goldman | The New York Times

Una parodia sobre la banda coreana BTS en la televisión chilena provocó una reacción negativa internacional durante el fin de semana, e ilustró el poder de los numerosos fans del grupo y la creciente sensibilidad en todo el mundo hacia el discurso racista, especialmente antiasiático.

En un breve breve segmento del programa Mi Barrio, emitido el sábado en el canal Mega de Chile, los humoristas satirizaron al supergrupo surcoreano, se burlaron del idioma coreano y asociaron a los miembros de la banda con el dictador norcoreano Kim Jong-un.

Cuando se les pidió que se presentaran, los actores que representaban a los miembros de la banda dijeron que se llamaban “Kim Jong-Uno”, “Kim Jong-Dos”, “Kim Jong-Tres”, “Kim Jong-Cuatro” y “Juan Carlos”. Cuando se le pidió que dijera algo en coreano, un comediante habló incoherencias con acento.

Los fans de BTS son legión y ferozmente leales. Rápidamente salieron en defensa de la banda y relacionaron las bromas con problemas más amplios de racismo antiasiático y xenofobia que han estallado desde que el coronavirus salió a la luz el año pasado en China.

Impulsado por estos fervientes seguidores, que se autodenominan Army (Ejército), el grupo ha batido récords en las listas de Billboard, ha lanzado singles con ventas de platino y ha ganado innumerables premios en todo el mundo. El grupo cuenta con el mayor número de interacciones de la historia en Twitter y el mayor número de visualizaciones de videos en 24 horas en YouTube.

Además de utilizar su poder y su número para promocionar y defender al grupo, los fans de BTS también han demostrado ser un poderoso bloque en otras cuestiones. El año pasado, los fans de la música pop coreana se coordinaron para avergonzar al presidente Donald Trump al inflar las peticiones de entradas a un acto de campaña.

En un momento en que aumenta la retórica y la violencia antiasiática en internet y en todo el mundo, Mi Barrio se convirtió rápidamente en el objetivo de una campaña antirracista más amplia. La empresa de tarjetas comerciales Topps se enfrentó a una reacción similar la semana pasada después de publicar tarjetas de Garbage Pail Kids que pretendían burlarse de la banda, pero que fueron ampliamente percibidas como racistas e inapropiadas.

La indignación por el episodio de Mi Barrio no se limitó a las redes sociales en español y a las cuentas de los fans de BTS, sino que se extendió rápidamente por toda la red, y el hashtag #ElRacismoNoEsComedia se convirtió en el tema número 1 en Twitter en Estados Unidos el domingo por la noche. Fue una indicación de que miles de personas estaban discutiendo el término al mismo tiempo.

“No hay NADA divertido en el racismo, especialmente en una época en la que los crímenes de odio contra los asiáticos han proliferado en todo el mundo. Esto es asqueroso”, escribió un usuario de Twitter.

Una cuenta chilena de fans de BTS con 150,000 seguidores presionó a la gente a registrar una queja formal contra Mi Barrio ante el Consejo Nacional de Televisión del país, pidiendo al regulador que vele “para que actitudes y estereotipos racistas sean eliminados de la televisión chilena”.

En un comunicado publicado en su cuenta de Instagram el domingo, Mi Barrio adoptó un tono conciliador, aunque no del todo arrepentido. “Seguiremos mejorando, aprendiendo, escuchando y firmes en nuestra intención: llevar entretención a las familias”.

BTS no ha comentado oficialmente el episodio de Chile, pero en un comunicado publicado en marzo sobre el aumento de los ataques contra los asiáticos, el grupo dijo: “Recordamos momentos en los que como asiáticos nos enfrentamos a la discriminación. Hemos soportado insultos sin razón y se han burlado de nuestro aspecto. Incluso nos preguntaron por qué los asiáticos hablaban en inglés”.

“Nos oponemos a la discriminación racial. Condenamos la violencia. Tú, yo y todos nosotros tenemos derecho a ser respetados”, concluye el mensaje. “Nos mantendremos unidos”.

Esa declaración, publicada en Twitter, ha recibido más de dos millones de ‘me gusta’.



Jamileth