Nacional - Economía

No más búsquedas de petróleo en el mar

2020-01-08

La petrolera gubernamental PEMEX decidió apostar por el rastreo de zonas donde es más...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MEXICO - El gobierno mexicano decidió dejar de lado la explotación de crudo en aguas profundas, que consume grandes recursos y tarda demasiado tiempo en dar resultados, y enfocar su prioridad a la búsqueda en tierra o aguas someras o superficiales.
    
La petrolera gubernamental PEMEX decidió apostar por el rastreo de zonas donde es más fácil y rápido hallar crudo, urgido de recursos para impedir que sus finanzas sigan hundiéndose, pues su deuda total alcanza los 106,000 millones de dólares.
    
De acuerdo con la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), el 53% de los recursos potenciales de petróleo de México se encuentra en aguas profundas del Golfo de México (más de 27,000 millones de barriles de crudo equivalente), distribuido en 11 diferentes áreas, sobre todo la llamada "Cinturón Plegado Perdido".
    
Antes de la actual gestión del presidente Andrés López Obrador, Petróleos Mexicanos (PEMEX) había invertido para exploración en aguas profundas más de 200,000 millones de pesos (unos 10,000 millones de dólares), pero la compañía decidió dejar de invertir en esas zonas.
    
Actualmente, sólo gigantes de la energía como la australiana BHP Billiton, Qatar Petroleum, de Qatar, y la angloholandesa Shell.
    
"Los esfuerzos de PEMEX por incursionar en proyectos en aguas profundas no han rendido, a la fecha, los resultados esperados.
    
En contraste, aquellos derivados en actividades en aguas someras y campos terrestres, siguen sustentando la plataforma de producción", señaló la empresa gubernamental.
    
Durante la gestión del ex presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) se aprobó en 2014 en el Congreso una ambiciosa reforma energética que abrió el sector a la empresa privada, por primera vez desde 1938, cuando el gobierno nacionalizó la industria petrolera.
    
Sólo en mayo de 2018, grandes conglomerados petroleros mundiales firmaron 19 contratos con las autoridades mexicanas para buscar y explotar hidrocarburos en las aguas profundas del Golfo de México.
    
Según la Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos, se contemplaba la perforación de más de un centenar de pozos en la zona, sumando 74,000 barriles de petróleo crudo diarios hacia 2033, lo que permitiría crear 230,000 empleos y comprometer 93,000 millones de dólares en inversiones en caso de éxito geológico.
    
Los contratos siguen vigentes, excepto aquellos donde PEMEX firmó acuerdos de coparticipación.
    
La exploración de petróleo en el Golfo de México implica extraer hidrocarburo a una profundidad de al menos 500 metros bajo el nivel del mar, lo que encarece los costos de producción.
    
Se estima que México podría extraer petróleo hasta por 52,600 millones de barriles de petróleo crudo equivalente (aceite ya gas) pero sólo 47% está en zonas no profundas o en tierra.
    
Aparte de abandonar la exploración en aguas profundas, el gobierno de López Obrador ha anunciado su intención de abstenerse de explotar petróleo tipo "shale" que se encuentra en cuevas subterráneas y que suele explotarse mediante la inyección de agua a alta presión para fracturar superficies rocosas.
    
La causa de esta polémica decisión es el rechazo de los grupos ambientalistas que consideran este sistema altamente contaminante, a pesar de que ha venido perfeccionándose y que es algo muy prometedor, como lo prueba que se ha convertido en la clave de la autosuficiencia energética de Estados Unidos.
    
"No vamos a utilizar el famoso fracking para explotar este petróleo, no vamos a usar esos métodos de extracción de petróleo, de gas. Eso no se va a aplicar", aseguró desde antes de asumir su encargo.
    
Conforme a la reforma energética, el gobierno anunció en marzo de 2018 la licitación de nueve áreas para la exploración y extracción de los llamados recursos no convencionales como "gas shale" y "shale oil" que requería para su explotación el uso de la polémica técnica de fracking. Sin embargo, los expertos consideran que el mandatario no debería de abandonar el llamado "petróleo de lutitas" porque de hacerlo dejaría ir la posibilidad de aumentar sensiblemente sus reservas de petróleo.



Jamileth