Educación

El presidente argentino llama a que 2022 sea "el año de la educación"

2022-01-31

Como parte de las medidas de confinamiento que tomó Argentina para combatir la pandemia en...

 

Buenos Aires, (EFE).- El presidente argentino, Alberto Fernández, llamó este lunes a que 2022 sea “el año de la educación” para recuperar lo que postergó la pandemia de la covid-19, al visitar una planta gráfica en la que se imprimen libros de texto que se distribuirán a escuelas de todo el país.

“Este tiene que ser el año de la educación. Todo lo que nos postergó la pandemia tenemos que recuperarlo este año, y una forma de recuperarlo es que todos los chicos tengan en su primer día de clases los libros que necesitan para poder aprender”, expresó el mandatario durante la actividad y remarcó la importancia de “revitalizar el hábito de la lectura en los alumnos”.

El ciclo lectivo, que será de 190 días, comenzará el 2 de marzo próximo en 22 de las 24 jurisdicciones del país.

Como parte de las medidas de confinamiento que tomó Argentina para combatir la pandemia en 2020 y parte de 2021, el Gobierno de Alberto Fernández incluyó el cierre de escuelas y la virtualidad en el dictado de clases, lo que según admitieron sus propios funcionarios desconectó alrededor de un millón de chicos del colegio y hasta ahora se han podido recuperar cerca de 500,000.

“Necesitamos que nuestros chicos reciban el mejor aprendizaje y lo hagan en la escuela pública”, afirmó el mandatario.

Fernández recorrió este lunes la planta de Gráfica Argentina, ubicada en la localidad de Loma Hermosa, en la provincia de Buenos Aires, una de las empresas donde se imprimen los textos del programa “Libros para aprender”, que contempla la distribución de ejemplares sobre matemática y lengua en escuelas primarias de todo el país.

“A veces los alumnos llegan a la facultad con dificultad para entender los textos, ahí hay un déficit que debemos mejorar y creo que por esta vía, dándole a cada alumno y alumna de la a Argentina el material que tiene que leer, estamos dando un paso en favor de la democratización de la educación”, subrayó Fernández.

La iniciativa prevé entregar 7.171.652 libros con 156 títulos diferentes a 3.577.464 estudiantes de 18.849 escuelas primarias públicas de gestión estatal, privadas de cuota cero y privadas de oferta única, que requerirá una inversión de 5.243,000 pesos.

Los estudiantes podrán llevar los textos de la escuela a la casa y de la casa a la escuela y serán de su propiedad para ayudar a organizar el proceso de enseñanza y aprendizaje, a profundizar el trabajo con los contenidos, a optimizar el tiempo en el aula y a darle continuidad al trabajo pedagógico en los hogares.

El programa también implica la entrega de libros específicos para los docentes y la realización de capacitaciones a maestros que se desarrollarán a lo largo del año para intensificar los aprendizajes en lengua y matemática.

Fernández resaltó la importancia de “ayudar a los docentes a acceder a todas las herramientas para que puedan enseñarles a sus alumnos”.



Jamileth