Nacional - Seguridad y Justicia

Detienen a hijo del Chapo y luego lo liberan

2019-10-18

El presidente Andrés López Obrador dijo hoy, en su habitual conferencia de prensa de...

 

(ANSA) - CIUDAD DE MÉXICO.- El hijo del jefe del Cártel de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán, Ovidio, de 28 años, fue detenido por el Ejército y liberado poco después en la norteña ciudad de Culiacán, luego de suscitarse una ola de violencia que dejó 8 muertos y 23 heridos.
    
La cifra de víctimas fue confirmada hoy por voceros oficiales en conferencia de prensa. El gabinete de seguridad del presidente Andrés López Obrador tomó la controvertida decisión, que generó numerosas críticas, bajo el argumento de que se deseaba "evitar más violencia".
    
Hombres armados salieron a las calles a incendiar vehículos, disparar contra la fuerza pública y aterrorizar a miles de personas que se refugiaron en casas, edificios y comercios apenas se supo del arresto de Ovidio.
    
"El gobierno no busca enlutar hogares" ni convertir a México "en un cementerio mayor al que ya ha sido en tantos años", afirmó hoy en conferencia de prensa el ministro de Seguridad Pública, Alfonso Durazo.
    
El presidente Andrés López Obrador dijo hoy, en su habitual conferencia de prensa de todas las mañanas, que la decisión de dejar libre al hijo de "El Chapo" tuvo su respaldo porque "la situación se tornó difícil y la vida de muchos ciudadanos estaba en riesgo".
    
La decisión del gobierno de liberar al hijo del Chapo acarreó una tormenta de críticas de la oposición y analistas políticos.
    
"Es una derrota del país. Es una derrota de la administración de López Obrador. Es una derrota de la muy dudosa estrategia de pacificación que defiende en el discurso", señaló Carlos Loret, uno de los columnistas más críticos del gobierno.
    
"López Obrador y su gabinete de seguridad claudicaron a su obligación y facultad máxima y decidieron ceder el monopolio de la fuerza y la violencia, que les concede la Constitución", señaló en el mismo tenor el analista Salvador García.
    
Diversas zonas de Culiacán fueron paralizadas y parecían un escenario de guerra cuando hombres armados aparentemente intentaban impedir el tránsito de convoyes del Ejército y la policía para frenar la detención de Ovidio Guzmán.
    
Miles de personas se atrincheraron en sus viviendas y comenzaron a enviar mensajes a sus familiares y amigos para evitar salir a las calles, mientras algunos vehículos fueron incendiados y se escuchaban balazos en diversas zonas.
    
López Obrador defendió la liberación del hijo del Chapo al señalar que "se decidió proteger la vida de las personas y yo estuve de acuerdo con eso porque no se trata de masacres, ya eso ya se terminó". "No puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de las personas. No se puede apagar el fuego con el fuego.
    
Esa es la diferencia de esta estrategia en relación a lo que han hecho los anteriores gobiernos. Nosotros no queremos muertos, no queremos la guerra", señaló.
    
López Obrador dijo que "la estrategia que se estaba aplicando anteriormente convirtió al país en un cementerio: eso ya no lo queremos", indicó.
    
La captura de Ovidio Guzmán, requerido en Estados Unidos, junto con su medio hermano Iván Archivaldo, por diversos delitos vinculados al tráfico de drogas, desató un verdadero infierno en Culiacán, capital del estado de Sinaloa, como no se veía desde hace varios años.
    
El operativo para detener al hijo del "rey de las drogas", de 61 años, extraditado a Estados Unidos en enero del 2017 y recientemente condenado en Nueva York a 10 cadenas perpetuas, tuvo lugar en el sector de Tres Ríos.
    
El hijo del segundo matrimonio de "El Chapo" con Griselda López Pérez, y conocido como "El Ratón", fue finalmente entregado al anochecer con soldados en un puesto de control en la comunidad de Costa Rica.
    
Se presume que Ovidio e Iván Archivaldo disputan el liderazgo del Cártel de Sinaloa, la empresa criminal más poderosa del país desde hace décadas, tras la captura y extradición de su padre.
    
Las autoridades de Estados Unidos tienen en la mira al hijo de El Chapo desde hace 11 años y en 2012 lo ficharon como uno de los "operadores activos" y figuras notables de la organización liderada por su padre, un escurridizo capo que se evadió dos veces de cárceles de alta seguridad.



Jamileth