Deportes

Djokovic-Alcaraz, la final soñada para el público del Abierto de Estados Unidos

2023-08-25

Daniil Medvedev, tercero del ránking, es la amenaza más obvia. El ruso realizó...

Por Steve Keating

25 ago (Reuters) - Carlos Alcaraz y Novak Djokovic traerán mucha emoción al Abierto de Estados Unidos la próxima semana, cuando la rivalidad más candente del tenis ocupe el centro del escenario en el último Grand Slam de la temporada.

No hay garantías de que los dos tenistas mejor clasificados del mundo se enfrenten en Flushing Meadows, pero sin duda es el duelo que todos desean para la final masculina del 10 de septiembre.

Aunque sólo se han enfrentado cuatro veces, la rivalidad entre Djokovic y Alcaraz ya ha alcanzado el frenesí de Roger Federer y Rafa Nadal, lo que ha disparado el precio de las entradas hasta el techo retráctil del estadio Arthur Ashe.

En el tenis, el pago (652 dólares por un asiento en la última fila del palco superior) se hace por adelantado, con gran riesgo. Si los astros se alinean, se puede ver una final entre Djokovic y Alcaraz, o se puede descubrir que se acaban de pagar 25,000 dólares por sentarse junto a la pista para ver a Jannik Sinner y Alex de Minaur jugarse el título, como sucedió en Toronto.

Federer y Nadal se enfrentaron 40 veces, muchas de ellas en encuentros épicos como las finales del Abierto de Australia, el Abierto de Francia y Wimbledon, pero fue un duelo negado al Abierto de Estados Unidos.

No solo los dos grandes nunca jugaron por un título del US Open, sino que sus enfrentamientos directos no incluyeron ni un solo partido en las pistas duras de Flushing Meadows.

La perspectiva de una tercera final entre Alcaraz y Djokovic en dos meses ha entusiasmado al mundo del tenis y es algo más que bombo publicitario.

"Es extraordinario lo que estamos viendo, y sin duda él (Djokovic) y Alcaraz son los dos tipos que llegan con grandes posibilidades de que uno de ellos gane", afirmó John McEnroe, siete veces campeón de Grand Slam y ahora comentarista de ESPN.

Como espectáculo deportivo, los partidos de Alcaraz y Djokovic han respondido en todos los niveles y serían dignos de los focos de la Gran Manzana.

Los dos son los vigentes campeones de los cuatro Grand Slams, con Djokovic en posesión de las coronas de Australia y el Abierto de Francia y Alcaraz los títulos de Wimbledon y el Abierto de Estados Unidos.

La victoria de Djokovic en el Abierto de Francia sobre el español, seguida de una convincente victoria en tres sets en la final del Abierto de Cincinnati el pasado domingo, indican que el serbio no va a entregar fácilmente su trono.

Al mismo tiempo, Alcaraz ha demostrado que está hecho de un material resistente. El número uno del mundo se recuperó de su decepción en el Abierto de Francia con un estilo férreo para negar a Djokovic una octava corona de Wimbledon, récord masculino.

"Todos los partidos que hemos jugado el uno contra el otro se han alargado", declaró Djokovic tras su victoria en Cincinnati. "El primer partido en Madrid el año pasado, 7-6 en el tercero, 7-6 en el tercero hoy."

"Los partidos de Grand Slam, a cuatro y cinco sets."

"Cada vez es mejor para los aficionados."

Con la certeza de estar en lados opuestos del cuadro, todos los elementos para un clásico están presentes, de forma que el intrépido español de 20 años está en rumbo de colisión para enfrentarse al que sigue siendo el abanderado de los Tres Grandes.

El serbio de 36 años, que ganó su primer título ATP cuando Alcaraz tenía tres años, regresa a Flushing Meadows por primera vez desde 2021 después de que no pudiera competir en el Abierto de Estados Unidos el año pasado por no estar vacunado contra el COVID-19.

Aunque Alcaraz y Djokovic son los grandes candidatos, hay aspirantes que vuelan bajo el radar.

Daniil Medvedev, tercero del ránking, es la amenaza más obvia. El ruso realizó algunos de sus mejores partidos en las pistas duras de Flushing Meadows y venció a Djokovic para levantar el trofeo de 2021.

Casper Ruud fue el finalista perdedor ante Alcaraz el año pasado, pero el número cinco del mundo ha mostrado una forma irregular desde su derrota ante Djokovic en la final del Abierto de Francia, con sólo una victoria en sus dos eventos de puesta a punto en Toronto y Cincinnati.

Por el contrario, el italiano Sinner, número seis del mundo, viene de ganar un torneo en Toronto, mientras que el alemán Alexander Zverev, finalista perdedor en 2020, ha tenido una sólida preparación con una carrera hasta las semifinales de Cincinnati que incluyó una victoria sobre Medvedev.

El público local tendrá grandes esperanzas, con dos estadounidenses entre los 10 primeros, Taylor Fritz (9) y Frances Tiafoe (10), ambos en busca de convertirse en el primer estadounidense que levanta el trofeo desde Andy Roddick en 2003.



aranza