Nacional - Política

Xóchitl Gálvez vestida de dinosaurio añade sabor a carrera presidencial

2023-09-01

La historia de éxito personal de Gálvez contrasta con el modelo paternalista del...

Por Dave Graham

CIUDAD DE MÉXICO, 1 sep (Reuters) - Cuando Xóchitl Gálvez llegó al pleno del Senado de México en diciembre vestida con un traje inflable de dinosaurio verde para protestar contra un proyecto de ley del partido gobernante ni siquiera el desconcertado líder de la cámara alta que intentaba increparla pudo contener una sonrisa.

El acto de Gálvez, quien subió a la tribuna con un cartel que decía "Plan Jurásico" para criticar una reforma del gobernante Movimiento Regeneración Nacional (Morena) como retrógrada, es uno de los muchos que la hicieron famosa antes de ganar esta semana la candidatura presidencial para 2024 de una alianza de los principales partidos de oposición.

Sus desdenes por las convenciones, su don para el teatro político y su habilidad para conectar con los votantes son rasgos que hacen eco del presidente Andrés Manuel López Obrador, un veterano antisistema que finalmente fue elegido en 2018 y quien ahora está tratando de frustrar su candidatura.

"Coinciden en la forma de hablar, en la informalidad, en lo irreverente, en cómo conectan con mexicanos más pobres", dijo Francisco Abundis, director de la encuestadora Parametría.

"Ella es más ligera que el presidente; en esto le veo hasta más ventajas para la campaña", añadió.

Gálvez, partidaria de la empresa, consiguió la candidatura del opositor Frente Amplio por México después de que el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó México durante buena parte del siglo pasado, abandonara a su propia aspirante para respaldarla en las elecciones del 2 de junio de 2024.

Está previsto que Morena anuncie a su candidato el 6 de septiembre tras la realización de encuestas nacionales. Sondeos de opinión sugieren que la probable ganadora será la exalcaldesa de Ciudad de México Claudia Sheinbaum.

El liderazgo del partido gobernante en las encuestas se ha forjado en torno a la popularidad personal de López Obrador, quien, según la legislación mexicana, sólo puede ejercer un mandato de seis años.

El presidente, de 69 años, arremete contra la oposición en sus conferencias de prensa diarias y todos sus posibles sucesores de Morena se han comprometido a continuar su legado político, lo que le confiere un enorme peso en la campaña.

Gálvez, de 60 años, se ha burlado durante mucho tiempo de la dependencia del partido de López Obrador. Publicó un video durante la campaña electoral de 2018 en el que se vistió como él y se burló de su ubicuidad en las fotos promocionales de los candidatos de Morena.

"Yo no necesito de padrino", bromeó. "Yo solita, y sin ayuda, voy de frente."

OPTIMISTA

Inconteniblemente optimista y entusiasta ciclista, Gálvez ha descrito sus raíces políticas como marxistas, aunque ocupa una curul de la bancada del Partido Acción Nacional (PAN), de centroderecha, en el Congreso e hizo una carrera en los negocios antes de entrar a la política.

Tanto ella como López Obrador trabajaron para mejorar la vida de las comunidades indígenas; ella dirigió una comisión nacional para los pueblos indígenas durante el mandato del expresidente Vicente Fox, mientras que él dirigió la oficina de asuntos indígenas de su natal Tabasco en la década de 1970.

López Obrador ha gobernado como un defensor de los pobres, aumentando el gasto social y denunciando la corrupción y avaricia empresarial como señas de identidad de una élite privilegiada a la que apoda "fifí".

Gálvez, quien se ha comprometido a mantener los programas de asistencia social del mandatario, ha presentado su vida como una historia de triunfo sobre la adversidad, en la que creció en una familia pobre de raíces indígenas hasta convertirse en una empresaria exitosa.

Este año, López Obrador calificó a Gálvez de "tenaz" durante un intento de ella por entrar en su conferencia de prensa matutina. Después de que la senadora anunciara su candidatura presidencial, empezó a arremeter contra ella, tachándola de empleada de la "oligarquía".

Ella rechaza tales ataques. Hace unos meses declaró a Reuters: "No puede ser que a mí me llaman 'fifí'", señalando sus orígenes.

La historia de éxito personal de Gálvez contrasta con el modelo paternalista del presidente, dijo Ernesto Ruffo, un veterano del PAN que trabaja en su campaña presidencial.

"Eso es lo que tiene con una enorme preocupación a López Obrador", dijo Ruffo, cuya victoria en 1989 sobre el PRI como gobernador de Baja California anunció el principio del fin del unipartidismo en México.

Gálvez enfrenta un gran reto para poner fin al gobierno de Morena; algunas encuestas dan al partido gobernante mucho más apoyo que a todos los grupos de oposición juntos. Uno de los principales partidos opositores, Movimiento Ciudadano, permanece al margen de la alianza del Frente.

Además, el proceso de nombramiento de Gálvez ha resultado caótico, según Abundis, de Parametría. Muchos leales al PRI se quedaron atónitos por la forma en que el partido se deshizo de su propia contendiente.

Para representar un verdadero desafío, Gálvez tendrá que ser disciplinada y asegurarse de no extralimitarse en sus funciones, afirmó.

"Es una línea muy delgada en este tema de ser sueltos e irreverentes, dijo Abundis. "Porque a la gente también le gusta la seriedad, que seas un político con fondo, que no trivialices a la política", añadió.



aranza