Turismo

Tren Maya en México: "Memorial rodante para el presidente"

2023-12-22

Para colmo, ha puesto en manos de los militares la ejecución de su proyecto favorito, que se...


(DW) - La prensa en alemán comenta esta semana el Tren Maya, proyecto estrella del Gobierno mexicano, y también el papel de los militares en su administración.

El diario taz, de Berlín, escribe: "El mayor proyecto de infraestructuras de la historia reciente de México, el nuevo proyecto de construcción ferroviaria del Tren Maya, está pasando a toda velocidad por encima de los derechos de los pueblos indígenas, descendientes de los mayas. Participación, coordinación del trazado, consentimiento para el uso de territorios indígenas... nada de eso.

El proyecto de inversión de al menos 30 mil millones de dólares, que según los anuncios rimbombantes del presidente pretende catapultar a todo el sureste de México para salir de la pobreza, fue concebido pasando por encima de los pueblos indígenas que lo habitan e impulsado desde arriba, a pesar de las protestas de numerosas organizaciones ecologistas. 

Para colmo, ha puesto en manos de los militares la ejecución de su proyecto favorito, que se ha convertido en el pilar de su política en los últimos seis años. Esto demuestra la falta de espíritu democrático de un hombre que una vez fue un faro de esperanza para muchos, y que una vez se propuso mejorar la situación de la población en general. Poco de esto ha quedado, y el Tren Maya es un claro ejemplo de ello".

"Un paraíso cortado en dos"

El diario Süddeutsche Zeitung, de Múnich, apunta: "Hubo repetidos intentos de detener la construcción: Se presentaron objeciones, se organizaron manifestaciones, artistas y celebridades se opusieron públicamente al proyecto. Hubo resistencia no sólo en México, sino también en Europa, ya que empresas como la francesa Alstom participaron y siguen participando en el Tren Maya, al igual que (la red ferroviaria alemana) Deutsche Bahn. Hubo incluso ataques a sus trenes por parte de activistas.

Pero, al final, todos los esfuerzos fueron en vano: en sus conferencias de prensa matutinas, AMLO arremetió contra los 'pseudoambientalistas', supuestamente financiados por el Gobierno de Estados Unidos. Y, con un decreto, incluso impulsó el Tren Maya contra la oposición de un tribunal y transfirió partes de la construcción a los militares. Los militares no están obligados a publicar información sobre los proyectos que llevan a cabo".

"El Ejército mexicano gana terreno"

El diario Frankfurter Allgemeine Zeitung de Fráncfort analiza el rol de las fuerzas armadas: "Entre 2006 y 2021, casi 250 tareas gubernamentales, que antes eran gestionadas por autoridades civiles, fueron transferidas al Ejército.

En la mayoría de los casos, esto ocurrió después de que López Obrador llegara al poder hace cinco años. El presidente nacionalista de izquierdas aumentó el presupuesto militar y transfirió amplias tareas de seguridad, construcción y administración al ministerio de Defensa y a la Marina.

El Ejército gestiona ahora instituciones y proyectos con una facturación anual de dos dígitos de miles de millones de dólares, incluida la administración aduanera del país, que recauda unos 60,000 millones de dólares al año.

El Ejército también es responsable de la construcción y explotación de varios grandes proyectos de infraestructura. Entre ellos, el Tren Maya en la península de Yucatán, que costará más de 20,000 millones de dólares, y una línea ferroviaria que unirá los océanos Atlántico y Pacífico.

En Yucatán, el Ejército también construirá y explotará dos acueductos, un nuevo aeropuerto y varios hoteles. También se le ha encargado la construcción de 2,700 sucursales del estatal Banco de Bienestar en todo el país.

La simpatía de López Obrador por el Ejército no se limita a su supuesta incorruptibilidad. Subcontratar proyectos de infraestructura al Ejército permite al presidente declarar estos proyectos como un asunto de seguridad nacional. Así, los contratos no tienen que licitarse. Los proyectos quedan también exentos de cualquier control.

Un ejemplo es el Tren Maya, cuyo primer tramo acaba de inaugurarse. Fue puesto bajo la administración del Ejército y declarado asunto de seguridad nacional cuando empezaron a aumentar las denuncias medioambientales contra el proyecto. La resistencia al proyecto fue así sofocada.

Al entregar al Ejército tareas y proyectos que en realidad deberían ser llevados a cabo por personas e instituciones civiles, López Obrador ha contribuido a alcanzar el éxito de forma rápida y poco burocrática. Sin embargo, la influencia de los militares en el Estado y la política se ha hecho tan fuerte que la evolución difícilmente puede revertirse. Los críticos temen incluso que la posición del Ejército se haya hecho tan fuerte que el presidente ya no controle al Ejército, sino viceversa".



aranza