Migración

Llegan más refugiados rohinyas a Indonesia pese a rechazo de la población

2024-01-01

Una turba de estudiantes indonesios irrumpió el miércoles en el sótano de un...

 

MEDAN, Indonesia (AP) — Alrededor de 150 refugiados rohinyas, en su mayoría mujeres y niños hambrientos y débiles, llegaron a una playa en la provincia indonesia de Sumatra del Norte después de semanas en el mar, informaron autoridades el domingo.

El grupo de 53 hombres, 39 mujeres y 55 niños llegó a la playa de Karang Gadih en el distrito de Langkat el sábado por la noche, dijo el jefe de la aldea, Muhammad Amiruddin. Un bote de madera desvencijado y con goteras que los llevó desde Bangladesh estaba amarrado en una isla faro no lejos de la aldea, añadió.

Cinco de los refugiados estaban enfermos después del largo viaje y los residentes les dieron comida y agua al tiempo que esperaban instrucciones de las autoridades locales y de inmigración para decidir adónde llevarlos. Sin embargo, los residentes no quieren a los refugiados en sus comunidades y la semana pasada muchos protestaron por las recientes llegadas de rohinyas.

“Los ayudamos porque parecen muy débiles por el hambre y la deshidratación”, dijo Amiruddin. “Pero muchos residentes no pueden aceptar que vivan en nuestro pueblo porque sólo traerán problemas más adelante”.

Dijo que uno de los refugiados reveló a las autoridades que navegaron desde el campo de refugiados de Cox Bazar en Bangladesh hacia Indonesia y quedaron varados en una isla faro.

Unos 740,000 rohinyas fueron reasentados en Bangladesh después de huir de sus hogares en Myanmar para escapar de una brutal campaña de contrainsurgencia por parte de las fuerzas de seguridad. Pero los campamentos en Bangladesh son miserables, con una creciente violencia de pandillas y un hambre rampante, lo que lleva a muchos a huir nuevamente.

Una turba de estudiantes indonesios irrumpió el miércoles en el sótano de un salón comunitario local en Banda Aceh, capital de la provincia de Aceh, donde se refugiaban 137 rohinyas. El incidente provocó protestas de un grupo de derechos humanos y de la agencia de refugiados de la ONU, que denunciaron que el ataque dejó a los refugiados conmocionados y traumatizados.

 



aranza