Internacional - Economía

Economía alemana: ¿cuesta abajo también en 2024?

2024-01-02

Los motivos son conocidos: la gente en Alemania consume menos debido al aumento de la...

Por Thomas Kohlmann | DW

¿Seguirá estancada la economía alemana, o superará los obstáculos en 2024? Si bien se considera posible un ligero repunte económico, el crecimiento dinámico aún está lejano.

Con toda probabilidad, la economía de  Alemaniaterminó el ejercicio 2023 con números rojos. Cuando estén listas las cifras definitivas oficiales, se dará a conocer lo que economistas y asociaciones industriales consideran seguro: 2023 fue un año de estancamiento, con signo ligeramente negativo. Y las señales para 2024 tampoco parecen alentadoras.

Así también lo ve Moritz Kraemer, jefe economista del banco Landesbank Baden-Wurtemberg (LBBW), quien dijo sobreel freno del crecimiento económico de Alemania: "Nos movemos sobre una especie de ‘chapa ondulada': un poco hacia arriba y un poco hacia abajo, pero, en realidad, estamos en el suelo”.

Los motivos son conocidos: la gente en Alemania consume menos debido al aumento de la  inflación, y la coyuntura mundial paralizante afecta a las exportaciones, el motor de la economía alemana. Decenas de miles de millones se gastan en la transformación energética de la mayor economía de Europa, un giro impulsado por el ministro de Economía, Robert Habeck, del partido de Los Verdes. Y debido a los todavía altos precios de la energía en Alemania, numerosas corporaciones internacionales suspenden sus inversiones en el país. En lugar de ello, amplían su producción fuera de la Unión Europea, es decir, en EE. UU. o China.

A eso se suma que un veredicto del Tribunal Constitucional alemán prohibió traspasar al llamado Fondo para la Energía y la Transformación Económica 60,000 millones de euros de un paquete de emergencia que estaba destinado apaliar los efectos de la pandemia. Según Carsten Brzeski, jefe economista del banco ING, eso conlleva dos nuevos riesgos: medidas de ahorro presupuestarias e incertidumbre política. Debido a otros factores, como el aumento de las tasas de interés, no se avizora aún el fin del estancamiento.

La lucha por el ahorro

A fines de noviembre, el ministro de Finanzas, el liberal Christian Lindner, dijo que el Estado mantendrá "su capacidad de acción” y cifró el déficit en el presupuesto 2024 en 17,000 millones de euros, incluso luego de haberse anulado la prórroga de ayudas estatales para la electricidad y el gas. La sentencia constitucional amenaza especialmente los proyectos de política climática e industrial del ministro de Economía, Robert Habeck, quien calculó que, en el peor de los casos, el veredicto podría conducir a una reducción de medio punto porcentual en el crecimiento económico.

Después de cuatro duras semanas de negociaciones, el Gobierno federal de coalición presentó un presupuesto adicional para 2023, que fue solo posible suspendiendo el límite de endeudamiento de forma retroactiva. Y el nuevo proyecto de presupuesto para 2024 amenaza con desacelerar aún más la economía, especialmente mediante la combinación de medidas de austeridad, reducciones de los subsidios y precios más altos de la energía, y podría alimentar nuevamente la inflación, recientemente en baja.

¿Cuánto tiempo más estará estancada la economía de la 'locomotora europea'?

Alemania sigue a la zaga 

Ya antes del fallo constitucional, la Comisión Europea había previsto un crecimiento económico del 0,8% en Alemania, a la zaga en la eurozona. El actual pronóstico del Gobierno alemán parte de un aumento del Producto Interno Bruto (PIB) del 1,3 por ciento en 2024, tras la retracción del 0,4 en 2023. Pero los investigadores estiman que el crecimiento estará por debajo del 1% del PIB, e incluso podría disminuir. La OCDE había pronosticado un crecimiento del 0,6% para 2024. También en 2025, Alemania podría figurar, con un 1,2%, detrás de la media del 1,8% de los países de la OCDE.

Inflación, crisis energética, y ahora, crisis presupuestaria: "La crisis energética golpeó a Alemania más que a otros países debido a que la industria nacional tiene un papel preponderante y a que la dependencia del gas ruso es mucho mayor que en otros países”, resumió la economista de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) Isabell Koske. La inflación llevó a una disminución del consumo y la crisis presupuestaria provoca incertidumbre a empresas y consumidores, añadió. El instituto alemán Ifo corrigió el 14 de diciembre su pronóstico para 2024 a la baja, del 1,4% a solo el 0,9%. El Instituto Leibniz de Investigación Económica Halle (IWH) recortó sus proyecciones del 0,9% al 0,5%. Y el Bundesbank, del 1,2% al 0,4%.

Es crucial "resolver la crisis presupuestaria lo más rápido posible para dar a las empresas y a los hogares seguridad y confianza en la planificación del futuro", exige la experta de la OCDE. La solución debería incluir el recorte de gastos, el aumento de los ingresos y una reforma al freno de la deuda.

El "final del camino”

Moritz Schularick, presidente del Instituto Kiel para la Economía Mundial y profesor de Economía en la Universidad Science Po, de París, resumió a DW los factores de estrés que afectan a la economía alemana. Alemania ha hecho tres grandes apuestas en las últimas décadas que actualmente están causando dificultades al país.

"Una apuesta por el gas ruso como fuente barata de energía para la industria, una apuesta por el milagro económico chino como motor de las exportaciones alemanas, una apuesta por la Pax Americana, por la subcontratación de la seguridad nacional a Estados Unidos." Alemania, continuó Schularick, "ha llegado al final del camino en los tres puntos”.


 



aranza