Religión

El papa y el presidente argentino Milei se abrazan tras canonizar a la primera santa argentina

2024-02-11

 El papa Francisco y el presidente de Argentina, Javier Milei, se abrazaron el domingo en la...

By NICOLE WINFIELD, ALESSANDRA TARANTINO and GIANFRANCO STARA

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — El papa Francisco y el presidente de Argentina, Javier Milei, se abrazaron el domingo en la Basílica de San Pedro en un encuentro de la fe y la política argentinas durante una misa para canonizar a la primera santa argentina.

La ceremonia para declarar santa a Mama Antula era el primer encuentro entre el papa argentino y Milei, que una vez llamó “imbécil” al papa por defender la justicia social. El presidente, que se sentó a la derecha de Francisco en el altar principal durante el acto, se inclinó y dio al papa un gran abrazo cuando Francisco se acercó en silla de ruedas al final del servicio.

“Muchas gracias...!!!”, escribió Milei en Instagram junto a una foto del abrazo.

Mama Antula fue una mujer laica del siglo XVIII que cuidaba a los pobres y ayudaba a mantener la espiritualidad jesuita con vida en Argentina después de que la orden religiosa, a la que pertenece el papa, fuera expulsada.

Muchos argentinos acudieron a la canonización, que se convirtió en una fiesta argentina en Roma. Milei saludó a seguidores en los bancos a su entrada en el tempo y posó para fotos antes de la liturgia, mientras que mujeres argentinas en particular rendían homenaje a una santa que desafió las normas para las mujeres de su tiempo para difundir su fe.

En su homilía, Francisco elogió a Mama Antula como modelo de caridad e instó a los fieles a tocar de verdad las heridas de los pobres, igual que Jesús superó el miedo y el prejuicio para tocar las heridas de los leprosos.

“Cuántos hombres y mujeres que sufren conocemos en las aceras de nuestras ciudades”, dijo. “¡Y cuántos miedos, prejuicios e inconsistencias, incluso entre los que son creyentes y se llaman cristianos, contribuyen a lastimarlos aún más!”.

Milei tenía previsto reunirse en privado con Francisco el lunes antes de otras reuniones en privado con la mandataria italiana, la ultraderechista Giorgia Meloni y el presidente del país.

Durante su campaña, Milei describió a Francisco como “imbécil” y “representante del maligno en la Tierra”.

Francisco tuvo una larga conversación con Milei tras su victoria electoral en diciembre y ha indicado que le ha perdonado por sus comentarios de campaña. Francisco ha dicho que baraja visitar Argentina este año, en el que sería su primer viaje a su país natal desde que fue elegido en 2013.

Tras llegar a Roma el viernes procedente de Israel, donde Milei anunció el traslado de la embajada argentina a Jerusalén, el presidente visitó el Coliseo y la iglesia donde está una de las esculturas más conocidas de Miguel Ángel, un Moisés sentado.

En una publicación de Instagram con una foto suya mirando a la escultura, Milei escribió su lema habitual, “¡viva la libertad carajo!”.

El presidente, que se describe como anarcocapitalista, ha prometido reducir de forma drástica el gasto del estado para combatir un déficit presupuestario del gobierno que dice impulsa la inflación, que terminó 2023 en un 211%.

El domingo pareció muy atento a la misa, donde hizo el signo de la cruz varias veces, recibió la comunión y reposó la cabeza en las manos mientras oraba de rodillas más tarde.

Mama Antula, que nació como María Antonia de Paz y Figueroa, es una figura venerada por los argentinos, una mujer que dejó atrás una vida de privilegio para difundir la espiritualidad jesuita en Argentina después de la orden fuera expulsada de las colonias españolas. Es especialmente reverenciada por las mujeres argentinas como modelo de fuerza e independencia en una época en la que las opciones de las mujeres en la vida se reducían al matrimonio o entrar en un convento.

El actual arzobispo de Buenos Aires, Jorge Ignacio García Cuerva, dijo que sería un error pensar que Mama Antula está solo siendo elevada ahora porque el papa es un jesuita argentino.

García Cuerva recordó que el proceso empezó en 1905, y que fue el papa Benedicto XVI quien la colocó en la vía cuando la declaró venerable en 2010.

“Es un don de Dios, que el papa Francisco — papa argentino, un papa jesuita — pueda canonizarla. Pero Mama Tula es santa más allá de Francisco”, declaró.



JMRS