Historias

Wall Street, Inversiones

2007-12-16

El pequeño Warren se dedicaba a comprar Coca Cola en paquetes de 6 botellas a 25 centavos el...

Warren Buffett

Warren E. Buffett nació en Omaha, Nebraska, el 30 de Agosto de 1930. Su padre, Howard Buffett, fué un corredor de bolsa. Desde pequeño supo lo que quería. A los 5 años, Warren le aclaró solémnemente a sus padres que tenia una meta importante en la vida: hacerse rico. A los 6 años puso manos a la obra. El pequeño Warren se dedicaba a comprar Coca Cola en paquetes de 6 botellas a 25 centavos el paquete. Despúes las revendia a 10 centavos la botella. Una ganancia más que jugosa para un niño en plena formación capitalista. Ello aconteció en Omaha, Nebraska, ya hace muchos años.

Al inquieto Warren lo cautivaba esa manera de ganar dolares. Y sobre todo en forma tan rápida. Pero sin embargo, era poco. El quería más. Muy prontamente descubrió el lugar donde realmente podría hacerse rico. En la bolsa. A los ocho años el pequeño engendro se pasaba las noches leyendo, estudiando el mecanismo y los secretos de la bolsa. La puerta de entrada al paraiso capitalista por excelencia. Gastó un dineral (para sus magras finanzas lo era) comprando libros, revistas, ensayos, estudios y todo lo relativo al fascinante mundo bursátil. Los libros y biografias especializadas en el tema despertaban su pasión.

A los 11 años compró su primer título. Despúes estudiaría en la Universidad de Nebraska y haría una maestría en economía en la Escuela de Negocios de Columbia, siendo alumno de Benjamin Graham, el legendario Value Investor. Trabajó con éste en Graham-Newman, donde siguió las reglas de inversión de su maestro. Volvió a Omaha en 1956 sin ningún plan en mente, hasta que alguien le pidió que manejase sus inversiones.

A los 26 años creó su propia compañia de inversiones. America. El pais de las posibilidades ilimitadas. En ese momento nacía un nuevo mito. Otra de tantas historias exitosas que abundan en los USA. El rendimiento obtenido por la inversiones de Buffett entre 1956 y 1969 fué del 29,5 % anual (en un mercado donde el rendimiento habitual se mueve entre el 7 % y el 11 %), lo que supone una rentabilidad acumulada cercana al 2,900 %. A medida que se iba corriendo la voz de su habilidad, más gente le iba confiando sus ahorros y la sociedad incrementaba su base de capital. Las nuevas aportaciones y la reinversión de los beneficios fueron convirtiendo a Buffett en un operador de cierta importancia, capaz no sólo de invertir sino también de controlar algunas pequeñas empresas.

En 1.969 llegó a la conclusión de que el mercado accionario estaba sobrevalorado en su conjunto y que le iba a ser imposible seguir obteniendo las rentabilidades que había conseguido hasta entonces. Disolvió todas sus sociedades y adquirió una firma textil, Berkshire Hathaway. Desde 1969 hasta el año 2003, el negocio de Berkshire ha tenido una rentabilidad anual media del 22,2 % frente al 10,4 % del índice S&P 500 incluyendo dividendos.

Esta "pequeña'" diferencia del 11,8 % es enorme debido al efecto del interés compuesto. Un dólar invertido en un fondo indexado en el S&P se habría convertido en teoría en 4.743 dólares, sin tener en cuenta gastos e impuestos. El mismo dólar invertido en Berkshire Hataway, el holding de Buffett, se habría convertido, siempre en teoría, en 259.485 dólares. A quien le puede extrañar que Buffett sea el segundo hombre más rico del mundo? A quien le puede extrañar que sus admiradores sean legiones si han ganado fortunas con Warren Buffett?

Buffett tiene 75 años y es una leyenda. Sus inversores lo adoran como a un dios y lo llaman cariñosamente "El oraculo de Omaha", ya que parece conocer hoy las cotizaciones de mañana.

Sin embargo, para Warren Buffett el asunto no tiene ninguna relación con bolas de cristales, aromas de incienso, polvos mágicos o cosas similares. Los resultados de su filosofía inversora tienen poco que ver con fuerzas sobrenaturales. Su exito se debe más a una estrategia de inversion bien definida. Warren no es tonto y sabe muy bien como se gana el dinero en los Estados Unidos.

Y es comprando "pichinchas". Asi de simple. Salir con la billetera llena de dolares en las liquidaciones de temporada. A usted no le sucede lo mismo? Saltar de alegria cuando sale de un comercio, porque termina de comprar un perfume de Cartier o uno de Versace a 20 dolares, cuando en realidad cuestan mucho más?
Warren Buffett hace lo mismo. Compra títulos de empresas a precios bajos, si son precios de liquidación… tanto mejor! La estrategia se basa en la compra de acciones de aquellas empresas que estén bajo-valoradas. Ésto es, activos de firmas cuyo valor real (o sea edificios, productos, cuota de mercado, muebles, maquinas, etc.) sea mayor a su cotización en la bolsa. Éste es el trabajo de Warren Buffett. Cuando el oraculo de Omaha encuentra la candidata,, analiza el negocio, el mercado y los productos. Y sobre todo debe convencerse del negocio, lo debe "entender".

Entónces Buffett pega el manotazo, compra. Y espera. Espera. La paciencia es sagrada en la bolsa si se quiere tener exito. Esperar lo que sea necesario. Hasta que el mercado y los inversores, reconozcan el verdadero valor de la firma. Tarde o temprano… ello sucede. Wall Street lo sabe. Alli donde hay buenos negocios y se gana plata, aparecen los inversores. Compran. Entónces sube la cotización. A veces no hace falta esperar mucho. A veces si. Entónces…paciencia. Ella juega un rol fundamental en la estrategia de Buffett.

Una de sus citas preferidas es: Aquel que no esté dispuesto a tener un título en su cartera por lo menos durante 10 años, no lo puede tener ni durante 10 minutos en su portfolio. Si bien Bill Gates es un buen amigo, Warren Buffett no se deja encandilar por la Nueva Economia. Ni siquiera posee títulos de Microsoft. Buffett confiesa que Microsoft es una firma excelente, pero como inversor no puede estimar donde la empresa estará en 5, 10 o 20 años. Sin embargo con Coca Cola o con Gillette tiene la más absoluta seguridad de ello.

Las favoritas de Buffett las conocen hasta los niños del jardin de infantes en los Estados Unidos. Posee el 11 % de American Express, el 8 % de Coca Cola, el 9 % de Gillette, el 18 % del Washington Post, el 3 % de Wells Fargo, el 7 % del M & T Bank, entre otras empresas de reconocida fama en el mundo, como Disney o McDonald´s.

El boom tecnológico en los años 1.999 y 2,000, donde las cotizaciones de los activos subián como cohetes de la noche a la mañana, originó algunas dudas sobre la estrategia de Buffett. Muchos inversores se preguntaban si la estrella del oraculo se estaba apagando. Su compania de inversiones Berkshire Hataway perdía valor. Las cotizaciones de los valores tecnológicos y de internet no dejaban de subir imponentes. Buffett se negaba a comprarlos. La magia de Warren desaparecia. Los analistas en Wall Street criticaban su anticuado metodo inversor. El anciano Buffett, con décadas de experiencias, sabía que su hora llegaría.
El resto de la historia la conocen todos. Las bolsas se derrumbaron. La burbuja explotó y arruinó a muchos inversores. Las cotizaciones de los valores tecnológicos y de internet se derritieron como la nieve bajo el sol. Los activos de Buffett no. El viejo zorro sabe como se gana la plata en Wall Street. La figura de Buffett brilló nuevamente. Sus inversores…agradecidos.

Warren Buffett deja la timba y la especulación para otros. El invierte, no juega con el dinero. Durante el 2,000 a Buffett se le caian las babas cuando en contra de la tendencia general, y mientras la tempestad azotaba el firmamento accionario de todo el planeta, su firma de inversiones lograba una perfomance del 114 por ciento. Una vez más, el "Oraculo de Omaha" no se equivocaba.

El inversor que, tal como dijimos, en el año 1964 hubiera apostado algunos dolares en el holding Berkshire Hataway del legendario inversor Warren Buffett, habría logrado con su inversión una perfomance del 305.134 %. Una perfomance anual promedio del 21,5 %.

Empezó con 100 dólares propios, más otros miles de sus propios familiares. Su fortuna actual sobrepasa los 45 mil millones de dólares. Es el hombre más rico del mundo despúes de Bill Gates. En julio del 2006, Warren Buffett donó el 85 % de su fortuna personal (unos 33,000 millones de dólares) a diversas fundaciónes de beneficencia.



EEM

Notas Relacionadas

No hay notas relacionadas ...



Ver publicaciones anteriores de esta Columna